martes 17 de mayo de 2022
Sociedad femicidio | Provincia de Santa Fe |

Una mujer policía se sumó al reclamo por el femicidio de Murphy

La agente Melina Di Marco, acompañó el reclamo de la mesa Ni Una Menos que se realizó por el femicidio de Marina Espíndola ocurrido en la localidad de Murphy. Una de las manifestantes le entregó un pañuelo violeta que ella no dudó en colocarse.

Durante el acto la mujer policía se puso en su muñeca un pañuelo violeta entregado por una manifestante durante la marcha que se realizó en reclamo de justicia por el femicidio de Espíndola.

"Me tocó estas en la línea frente a la Sub Comisaría y a las personas que participaban de la marcha. En un momento una chica se acercó, nos dio un pañuelo violeta que representa la lucha contra la violencia de género. Salí de la línea, le di la mano fuerte y ella me dijo: "Porque sos mujer". Le di la mano fuerte y le agradecí", relató la mujer policía cuya foto con el pañuelo en la muñeca se viralizó en las últimas horas.

"Me puse el pañuelo en el momento, me salió del alma hacer la seña. Más allá del lado que me toca mi trabajo, lo adoro, pero soy hija, hermana, madre, vecina. Hay que decir un basta también", enumeró Di Marco.

En Santa Fe preocupa la cantidad de femicidios que se registraron en lo que va del año. La escalada de violencia machista, que sólo en el mes de enero se cobró la vida de cuatro personas en la provincia. El último ocurrió el martes pasado, cuando un policía de 50 años asesinó de un tiro en la cabeza a su expareja, a quien le disparó con su arma reglamentaria frente a uno de sus tres hijos, tras lo cual se suicidó, en la localidad santafesina de Murphy, situada en el sudoeste provincial.

Fuentes policiales y judiciales informaron que, con base en testimonios obtenidos en las primeras horas de la pesquisa, la víctima, Marina Espindola había denunciado a su ex por violencia de género en varias oportunidades. Por el caso, el Ministerio de Seguridad pasó a disponibilidad a la plana mayor de la policía de la localidad, ya que previamente se habían negado a tomar las denuncias de la víctima, con el objetivo de proteger a su colega policía.

Los femicidios de enero en la provincia de Santa Fe

- Alddana Lorenz. Tenía 35 años, ingresó al hospital Cullen el 24 de diciembre tras ser brutalmente golpeada por su hermano, que se encuentra prófugo de la Justicia. Murió el 4 de enero. Por su identidad de género, su asesinato configura un travesticidio.

- Melani Juárez. Tenía 21 años. Fue asesinada a puñaladas entre el 16 y el 18 de enero, en la pensión donde residía en la ciudad de Rosario. El principal sospechoso es un hombre que había pagado por vivir en el mismo edificio hasta fines de enero, pero desapareció el día del crimen.

- Celia Acosta. Tenía 29 años y era madre de tres hijos. Fue asesinada a puñaladas en su casa de la localidad de Carcarañá el sábado 22 de enero. El principal sospechoso es su expareja, a quien Celia había denunciado por violencia de género en varias ocasiones y a quien se le había impuesto una medida de alejamiento respecto de la víctima. Celia había pedido un botón antipánico, que nunca le fue entregado.

- Marina Espíndola. Tenía 42 años y era madre de tres hijos. Fue asesinada el martes 25 de enero por su expareja, Gabriel Robles, un policía que usó el arma reglamentaria para cometer el crimen: le disparó a Marina frente a uno de sus hijos y luego se suicidó. Por el caso, el Ministerio de Seguridad pasó a disponibilidad a la plana mayor de la policía de la localidad, ya que previamente se habían negado a tomar las denuncias de la víctima, con el objetivo de proteger a su colega policía.

- Además, hubo dos crímenes de mujeres en contextos de violencia narco en la ciudad de Rosario. En el primer caso la víctima fue Natalia Longhi, quien fue acribillada en la puerta de su casa por dos desconocidos que el 6 de enero le tocaron la puerta y la balearon sin mediar palabra. Los investigadores creen que, en realidad, los sicarios buscaban a otra persona y se confundieron de vivienda. Con el mismo modus operandi, el 17 de enero fue asesinada Débora Andino. Débora estaba embarazada al momento de ser ultimada y el crimen se cometió delante de su hija de nueve años, que resultó herida de gravedad por los disparos y está internada en el hospital Vilela.

Dejá tu comentario