viernes 1 de julio de 2022
Policiales femicidio | violencia de género |

Dieron a conocer los fundamentos de la sentencia a Jorge Trossero por el  femicidio de Danisa Canale

Los jueces destacaron el aporte de los peritos y profesionales de la salud mental y de los allegados a la pareja para sostener la responsabilidad del acusado y los agravantes de alevosía y femicidio.

Hace un mes Jorge Trossero fue condenado a prisión perpetua como autor del femicidio de su esposa Danisa Canale en el marco de un juicio oral y público que se desarrolló en los Tribunales de Santa Fe. En los fundamentos de los jueces Sergio Carrara, Octavio Silva y Rosana Carrara, a los que tuvo acceso Aire Digital, se remarca el aporte de los psicólogos y psiquiatras que declararon en el debate así como de los familiares y allegados de la pareja.

La defensa de Trossero había planteado la inimputabilidad del acusado y había solicitado su absolución; sin embargo esto fue rechazado de manera unánime por los jueces en base a la prueba producida en el juicio que culminó el 10 de diciembre pasado con la sentencia a prisión perpetua.

juicio femicidio Galvez 7.jpg
Jorge Trossero fue condenado por unanimidad como autor del femicidio de su esposa Danisa

Jorge Trossero fue condenado por unanimidad como autor del femicidio de su esposa Danisa

Fundamentos

La mecánica del hecho y la participación de Trossero nunca fue motivo de discusión: Danisa Canale fue atacada a mazasos por su marido el 15 de enero del 2019 en su domicilio de calle Liniers al 900 de la ciudad de Gálvez, a la altura de una puerta entre el comedor y el garage. Es el propio Trossero, quien llamó a la Central de Emergencias alrededor de las 16:30, dio la primera versión de lo sucedido: “Soy Jorge Trossero, vengan a buscarme, maté a mi mujer”.

Los jueces consideraron que testimonios brindados en el juicio por allegados a Danisa y Trossero dieron cuenta “de algunas circunstancias de trascendencia que pudieran considerarse como aquellas motivaciones que llevaron al fatal desenlace”. En este sentido, concluyeron que el día del femicidio, el acusado se encontraba en buenas condiciones y con buen ánimo ya que manejaba la camioneta y realizaba el reparto junto al empleado de la verdulería, “indicadores específicos que luego resaltarían los profesionales al determinar la lucidez de condiciones psíquicas del acusado y la inexistencia de indicadores que pudieran anular la comprensión de sus actos”.

Leer más ► Femicidio en Gálvez: Trossero podía comprender lo que hacía cuando mató a mazasos a su esposa

danisa y trossero para web 2.jpg
Danisa y Jorge llevaban siete años de matrimonio

Danisa y Jorge llevaban siete años de matrimonio

Los testigos aportaron declaraciones que para el tribunal permiten inferir la existencia de problemas entre la pareja por mala administración en lo económico, que derivaban en deudas que debían afrontar, “sumado a ello el cuadro de problemas psicológicos y depresivos por los cuales se venía tratando desde hace años el acusado”. Además, los testigos indicaron que Trossero no aportaba soluciones para cubrir las deudas que tenían y por el contrario realizaba gastos superfluos, decidiendo afrontar emprendimientos económicos de envergadura pero sin afrontar las deudas “y que ello derivara en la existencia de una tensa relación entre la pareja, con persistencia de discusiones, con daños en mobiliario provocado por las trompadas que arrojaba Trossero cuando se veía envuelto en ese escenario, reproches persistentes y además la rotura de prendas de vestir a la víctima, circunstancias que llevaron a la misma a querer tomar la decisión de terminar con la relación de pareja e irse a vivir a otro lado”, remarcaron los jueces.

En cuanto al estado en el que se encontraba Trossero al momento de atacar a Danisa, el tribunal valoró que “no menos significativo fue la labor desplegada durante el debate por parte de los peritos y profesionales de la salud, que dieran cuenta de circunstancias trascendentes del perfil psicológico del acusado, para determinar si el mismo comprendía la criminalidad de sus actos al momento de acontecidos los mismos y acorde a ello si podía dirigir sus acciones”.

danisa y trossero para web.jpg
Trossero actuó con ensañamiento y en un contexto de violencia de género

Trossero actuó con ensañamiento y en un contexto de violencia de género

Por lo menos seis profesionales de la salud mental declararon en el juicio y fueron contestes en remarcar que si bien Trossero presentaba como diagnóstico trastornos del ánimo y depresión, esto de ninguna manera le impidió comprender el hecho criminal que cometió contra su esposa. Trossero se encontraba lúcido, orientado en tiempo y espacio, sabía bien quién era, pudo dar cuenta de su historia de vida, sabía claramente sus datos personales, respondía de manera coherente con contenido del pensamiento sin alteraciones.

Se descartó que tuviera insuficiencia en sus facultades mentales y se puntualizó el hecho de que haya sido el propio Trossero quien llamó a la Policía y dio referencias su nombre, su domicilio y lo que había hecho: “Ratifica que no estaban abolidas las funciones mentales, que comprendía la criminalidad de sus actos y pudo dirigir sus acciones".

Los jueces concluyeron que Trossero tuvo la oportunidad adecuada par doblegar a su esposa, utilizó un elemento adecuado para lesionarla “convirtiéndose en un medio adecuado para prolongar el despiadado ataque, haciendo sufrir en forma desmedida a su oponente, actuando sobre seguro en dicho sitio sin la presencia de otras personas que pudieran intervenir prestando colaboración a la víctima, decidiendo de tal manera y en dichas circunstancias agredir mortalmente a la víctima a sabiendas de las consecuencias lesivas de su accionar, provocando con ello una pronunciada agonía en la víctima hasta que finalmente fallece”.

Leer más ► Femicidio en Gálvez: 10 golpes en la cabeza provocaron la muerte de Danisa

PLACA NUMEROS-VIOLENCIA-DE-GENERO.jpg

Para sostener el agravante de ensañamiento, el tribunal remarcó que “el acusado tuvo la firme decisión de cegar la vida de su esposa por esa vía y no existieron mecanismos psíquicos ni alteraciones mentales que pudieran operar en su contra, vale decir, los hechos fueron representados y queridos por el imputado, con pleno conocimiento y plena razón, buscando el resultado a través de la vía escogida y sin hesitación alguna decidió dar muerte a su oponente en tales condiciones”.

En cuanto a la calificación de femicidio y el contexto de violencia de género, los jueces valoraron que la agresión “la hizo basada en la idea de su superioridad por ser varón y en la inferioridad de la mujer, por el solo hecho de pertenecer al género femenino, planteando episodios de celos con el entorno familiar con la intención de mantener alejados de la misma, y ello con el claro objeto de obtener el control de la pareja en lo emocional a modo de indicadores de cierta dominación, pero además de ello la manipulación de la víctima en lo económico”.

“La violencia ejercida contra la víctima y en éste contexto se fue dando a través del tiempo y ello ha quedado claramente evidenciado por los enojos persistentes reflejados en el ánimo de la pareja (...) Pero además, existen claros indicadores de la existencia de violencia física (...) provocando con estas conductas una clara referencia de dominación hacia la víctima, quien además se mostraba en lo cotidiano como una mujer vulnerable, trabajadora, colaboradora con el acusado a quien acompañaba no sólo en sus emprendimientos sino además hasta acompañando en su tratamiento psicológico en la ciudad de Rosario, en el suministro de medicación, etc”, concluyeron.

Dejá tu comentario