martes 18 de enero de 2022
Policiales Crimen | robo | Hugo Oldani

Caso Oldani: los segundos fatales y un crimen con más preguntas que respuestas

Hace un año el empresario de turismo Hugo Oldani fue asaltado y asesinado en el interior de la galería Rivadavia. Hasta el momento la causa cuenta con seis imputados y muchas incógnitas.

El empresario de turismo santafesino Hugo Oldani tenía 63 años cuando recibió un disparo en el abdomen que le puso fin a su vida, durante la tarde del 11 de febrero del 2020 en la puerta de su local en la galería Rivadavia de la ciudad de Santa Fe.

El autor del disparo, Cristian Figueroa, de 22 años, no actuó sólo: en el momento del ataque estaba acompañado por una joven de entonces 17 años. Además, cuando huyeron del lugar lo hicieron con otros dos jóvenes: uno que oficiaba de campana, Brian Damiani, y otro que aportó su auto y actuó como chofer, Juan Manuel Rufino.

A un año del crimen, todos ellos se encuentran imputados y en prisión preventiva, al igual que Andrés Kaipl, un joven que, a bordo de otro automóvil, los escoltó en la huida.

oldani.jpg
El empresario santafesino Hugo Oldani fue asesinado el 11 de febrero de 2020, en la galería Rivadavia

El empresario santafesino Hugo Oldani fue asesinado el 11 de febrero de 2020, en la galería Rivadavia

Un plan criminal que terminó de la peor manera

Se presume que el robo al empresario no fue “al voleo”, sino que formaba parte de un plan preparado con antelación: el mismo día a la mañana Figueroa, Rufino y Damiani mantuvieron una reunión con Kaipl y una tercera persona, de cuya identidad aún quedan muchas dudas.

Los investigadores identificaron a esta tercera persona como Alfredo Sadonio, un bioquímico santafesino cuya posible participación en el hecho fue perdiendo fuerza con el correr de la investigación. El rol atribuido a Sadonio fue el de haber brindado información sustancial para perpetrar el robo: indicaciones de lugar, de día y de hora, como así también características del lugar y de la víctima para poder alzarse con un importante botín en moneda extranjera, sin riesgos.

Al finalizar ese encuentro, Kaipl fue hasta la galería Rivadavia, donde Oldani tenía su agencia de Turismo, y con un celular en mano grabó un video registrando las instalaciones.

Caso Oldani: Capitulo I El homicidio

A la tarde, cerca de las 18, como recomendó el “datero”, Rufino pasó a buscar a Damiani, a Figueroa y a la joven menor de edad a bordo de su automóvil Toyota Corolla blanco. Dispuestos a todo para perpetrar el robo, llevaron un arma de fuego cargada.

Ruffino detuvo el auto en la zona de avenida Rivadavia y Tucumán. Figueroa, Damiani y la adolescente bajaron del vehículo y caminaron por Rivadavia hacia calle La Rioja. Figueroa y la chica iban tomados de la mano, un poco más atrás los seguía Damiani. En tanto, Rufino a bordo del auto dio la vuelta manzana y se detuvo en la Rioja al 2400 a esperar a sus consortes de causa.

La pareja ingresó a la galería, en busca del local de Oldani, mientras Damiani se quedó afuera, haciendo de campana. Cuando Figueroa y la chica se encontraron con Hugo en la puerta del local, forcejearon con él, le efectuaron un disparo con un arma de fuego y le quitaron un bolso que tenía en las manos.

Leer más ► Caso Oldani: la Cámara de Apelaciones determinó que la menor involucrada es coautora del homicidio

Tantos Figueroa, como la joven y Damiani huyeron y subieron al Corolla, que los esperaba listo para la retirada. Un disparo de arma de fuego en una galería comercial del microcentro santafesino, en una tarde de verano, la Seccional Primera de policía ubicada a una cuadra del lugar, calles atestadas de autos y semáforos, y sin embargo el vehículo logró evadirse ante la mirada de los transeúntes ocasionales.

Oldani fue trasladado de urgencia al hospital Cullen por el servicio de emergencias 107, donde intentaron salvarle la vida. Los médicos lograron reanimarlo dos veces, sin embargo falleció minutos antes de las 21.

Leer más ► Cómo fue el recorrido de los delincuentes que mataron a Oldani en pleno centro santafesino

cuatro detenidos oldani.jpg
A.C.G, la menor cómplice; Ruffino, el conductor; Damiani, el campana y Figueroa, quien disparó el arma

A.C.G, la menor cómplice; Ruffino, el conductor; Damiani, el campana y Figueroa, quien disparó el arma

Preguntas sin respuesta

El automóvil Toyota Corolla blanco fue buscado desde el primer momento por su participación en el crimen. Lo encontraron al día siguiente en una vivienda de calle Arenales al 9200, en barrio Policiales. Ese día no hubo detenidos.

Los primeros en caer fueron Rufino y Damiani, una semana después del crimen. A Figueroa lo detuvieron en el mes de abril abril, mientras que la chica logró mantenerse prófuga hasta agosto.

Todos los imputados declararon y dijeron diferentes cuestiones no demasiado esclarecedoras, hasta que Damiani pidió brindar testimonio como “imputado colaborador”: dijo entonces que dos personas les habían aportado la información para perpetrar el crimen por lo que los pesquisas, del Organismo de Investigación, trataron de dar con los "autores intelectuales".

Caso Oldani: Capitulo II La causa

Damiani describió a las personas con las que habían mantenido un encuentro la mañana del ataque. Dio referencias sobre el lugar donde se produjo ese encuentro. En base a su declaración, se realizó un identikit de los sospechosos y los investigadores del Organismo de Investigaciones del MPA reconstruyeron el recorrido descrito por Damiani.

Así, las sospechas recayeron sobre dos hombres: Andrés Kaipl, alias "Andresito" y el bioquímico Alfredo Sadonio. Kaipl era el dueño del segundo vehículo implicado en el hecho, un Fiat Palio gris que escoltó la huida, y que los primeros testimonios habían ubicado en lugar de destino de la banda: la casa de un amigo de Rufino en la zona de Monte Vera. Allí llegó el Palio y se llevó del lugar a Figueroa.

Leer más ► Ordenaron la prisión preventiva para el tercer implicado en el homicidio de Oldani

Kaipl admitió conocer a Figueroaa través de su hermana, ya que dijo haber estado tanto en la galería Rivadavia esa mañana, como dando vueltas por la zona con su auto durante la tarde; sin embargo, dijo que estaba buscando a un “cubanitero” que le debía plata a su jefe prestamista.

autos para web.jpg
El Toyota Corolla de Rufino y el Fiat Palio de Kaipl fueron captados por las cámaras de seguridad en el lugar del hecho

El Toyota Corolla de Rufino y el Fiat Palio de Kaipl fueron captados por las cámaras de seguridad en el lugar del hecho

La vinculación de Sadonio no cuenta con tantos elementos: arribaron a él a través de la descripción de Damani, quien dijo que se habían encontrado en la puerta de una farmacia, y relató cómo llegaron a la farmacia. El hombre logró demostrar que el día del ataque y el día anterior estuvo trabajando en Ataliva, por lo que no puede haber sido quien participó de la reunión la mañana del 11 de febrero. Tras diez días detenido, Sadonio recuperó la libertad.

¿Qué tenía Oldani en el bolso que le robaron? ¿Si no fue Sadonio, quién fue el autor intelectual del hecho? ¿El bioquímico tuvo una participación distinta a la que atribuyó la Fiscalía o fue un “perejil” que cayó por un trabajo deficiente de los investigadores? ¿El “jefe prestamista” de Kaipl deberá estar vinculado en la causa?, son algunas de las preguntas que no dejan de surgir a un año del crimen.

Dejá tu comentario