lunes 6 de julio de 2020
Policiales | Rosario | violencia de género |

Polémica por el pedido de 10 años de cárcel para una madre cuyo bebé murió golpeado por su pareja mientras ella se bañaba

La fiscal Georgina Pairola solicitó la pena de cadena perpetua para el padrastro y 10 años de prisión para la mamá, por el hecho ocurrido en abril de 2017 en Granadero Baigorria. Sin embargo, desde la Asociación de Abogadas Feministas (Abofem) cuestionaron la medida contra la mujer y criticaron la carencia de perspectiva de género en la Justicia.

Esta semana comenzó en Rosario un juicio oral y público contra una joven de 25 años y su pareja, de 24, a quienes se los responsabiliza con distintos roles por la muerte del bebé Mateo Agustín Amaya, de apenas seis meses. El hecho ocurrió en abril de 2017 en Granadero Baigorria. La fiscalía solicitó perpetua para el padrastro y 10 años de prisión para la mamá. La defensa se opuso y pidió la absolución, mientras que la Asociación de Abogadas Feministas (Abofem) hizo duras críticas en relación a la revictimización de la mamá y la carencia de una mirada judicial con perspectiva de género.

El camino judicial que recorrió el caso durante estos tres años habla de una situación aberrante, entremezclada con la pobreza extrema, las necesidades básicas insatisfechas y un severo contexto de violencia de género hacia madre ahora acusada.

absolucion.jpg
Comunicado de la asociación.

Comunicado de la asociación.

En el juicio, que comenzó el martes y terminó el viernes, la fiscal Georgina Pairola solicitó para Aldana Jackeline 10 años de prisión como autora del delito de “abandono de persona con resultado muerte agravado por el vínculo”. Y para quien fuera su pareja, Franco Nahuel L., la prisión perpetua como autor de “homicidio calificado por alevosía".

La situación por la que enfrentan esa grave acusación se remonta a la mañana del domingo 23 de abril de 2017, dentro de una humilde casa ubicada en Matacos al 2030, en la vecina localidad de Granadero Baigorria. En el fondo del lote residía la pareja con Mateo, y en el frente una abuela del joven.

Leer más ► La historia de Luz Camila: del femicidio de su madre a la ley Brisa y la habitación rosada con muñecas

No eran las 9 de la mañana de ese día cuando Aldana decidió ir a bañarse a la casa del frente porque ellos no tenían agua. Mientras, el pequeño Mateo quedó bajo el cuidado de Franco. A los pocos minutos la madre escuchó desde la ducha que el bebé lloraba, y un momento después su pareja se le apareció con el nene en brazos y le dijo que no respiraba.

Pairola medidas.jpg
La fiscal Georgina Pairola pidió perpetua para el hombre y 10 años de prisión para la mujer.

La fiscal Georgina Pairola pidió perpetua para el hombre y 10 años de prisión para la mujer.

Franco se subió a la moto de un vecino y llevó al bebé al hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde le diagnosticaron un traumatismo de cráneo severo. Ante la gravedad del cuadro, lo derivaron al Hospital de Niños Victor J. Vilela, donde finalmente murió. Luego la autopsia develó que sufrió “un traumatismo encéfalo craneal producto del mecanismo de sacudida y golpe”, probablemente contra la pared o el piso, o el marco de una puerta, según según determinaron los forenses.

Leer más ► Encontraron muerto a un joven dentro de una escuela de barrio Santa Rosa de Lima

El caso quedó en manos de la fiscal Pairola, que en principio detuvo a la pareja, pero la joven recuperó la libertad y solamente llevó a la audiencia imputativa a López como responsable de la muerte de Mateo, que no era su hijo biológico. El joven dijo que tal vez el nene se había golpeado contra una puerta mientras corría, pero los investigadores no le creyeron.

Después de un año y medio, el padre biológico del bebé se presentó como querellante en la causa judicial y la situación de Aldana se complicó. A mediados de 2018 el hombre impulsó una acusación contra ella bajo el argumento de que no cuidó de su hijo adecuadamente. La fiscal aceptó el planteo y llamó como imputada a la madre, a la que le achacó el delito de abandono de persona con resultado muerte agravado por el vínculo. Y aunque Franco siguió detenido, Aldana recuperó la libertad porque un tribunal de segunda instancia no vio elementos incriminantes para sostenerla bajo encierro efectivo.

Matacos2030 medidas.jpg
Lugar del crimen en Granadero Baigorria.

Lugar del crimen en Granadero Baigorria.

Bajo esa acusación llegaron al juicio oral y público que comenzó el martes y terminó el viernes con los alegatos de clausura ante el Tribunal conformado por los jueces Román Lanzón, Ismael Manfrín, Mariano Aliau.

En esa instancia, el defensor Darío Pangrazzi solicitó la absolución de Aldana. Remarcó que no se puede criminalizar a su asistida por haberse despegado durante diez minutos del hijo para bañarse. Además, sostuvo que fue víctima de agresiones por parte del coimputado, en un contexto grave de violencia de género.

El abogado del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal recordó otro elemento a favor de la acusada, al citar que el Tribunal de segunda instancia revocó la prisión preventiva por “falta de elementos” para mantenerla en prisión efectiva.

Leer más ► "Se empastillaba y se perdía", dijo el abuelo del joven que apareció muerto en una escuela

Aldana declaró durante el juicio. Habló de la angustia que atraviesa y los trastornos psicológicos que sufrió, y ratificó su versión: que el día del hecho se alejó sólo unos minutos del bebé para ducharse. También recordó que Franco la sometía físicamente. En ese sentido se constató que tenía lesiones de distinta evolución en mamas, piernas y brazos. Además, contó que ni siquiera pudo asistir al velorio de Mateo porque en ese momento aparecía como sospechada, y la familia del padre no la dejó entrar a la sala.

Sin embargo, la fiscal Pairola sostuvo el pedido de pena de 10 años para ella y la prisión perpetua para López. La funcionaria argumentó que la joven fue responsable porque conocía los antecedentes violentos de López, y sin embargo dejó al bebé bajo su cuidado. Es que a partir de las pericias e informes médicos se determinó que el bebé tenía lesiones anteriores, con hematoma subdural intracraneal, mejillas y en una rodilla.

“No cumplió adecuadamente el rol de madre. Conocía las lesiones preexistentes provocadas por esta persona violenta (por Franco), las conocía cabalmente. A pesar de todo, ella trasladó al bebé a ese domicilio, lo pone en peligro concreto, ya que el hecho de ir a bañarse fue aprovechada por esta persona para golpear al niño y causarle la muerte”, amplió la fiscal.

Leer más ► Detuvieron al presunto femicida de Verónica Soulé, la mujer quemada cerca de San Jorge

Durante los alegatos finales del viernes la fiscal modificó su pretensión en relación a Aldana, y aunque sostuvo el pedido de 10 años de prisión, solicitó que en vez de efectiva en un penal, la cumpla bajo la modalidad domiciliaria. Un cambio radical en la postura de la acusación.

La controversia sobre el análisis de la fiscal en relación al rol de la madre y su responsabilidad en el hecho se instaló en pleno juicio, cuando el mismo martes la Asociación de Abogadas Feministas (Abofem) delegación Rosario hizo un duro cuestionamiento a la acusación. “Está basada en estereotipos de género por roles asignados a las mujeres propios de una sociedad patriarcal, reprochándole a Aldana que dejó a su hijo al cuidado de su pareja”.

Según la entidad, “del propio legajo surge que Aldana era víctima de violencia de género por parte de Franco. Incluso la Fiscal que la entrevistó varias veces como testigo, y le sugirió que hiciera una denuncia penal en contra de Franco luego del hecho”.

Y cuestionan la figura penal escogida por la fiscal. “La acusan del delito de abandono de persona, pero no tiene asidero jurídico. El artículo 106 del Código Penal es claro en cuanto a que el abandono es dejar a una persona en desamparo. Y lo que ocurrió acá es que Aldana dejó diez minutos al bebé al cuidado de su pareja para ir a bañarse”.

Leer más ► Tucumán: investigan si un hombre murió asfixiado por policías de la misma manera que George Floyd

Desde Abofem recalcan que “los jueces que avalaron la imputación no sólo no analizaron el caso con perspectiva de género, revictimizando a Aldana, sino que la acusación tampoco tiene asidero jurídico. Esto evidencia que Aldana fue acusada porque para la Fiscalía y los Jueces que intervinieron, el dejar a su hijo al cuidado de su pareja diez minutos para bañarse fue suficiente para catalogarla como una mala madre.

Las abogadas feministas explicaron a Aire de Santa Fe que acompañarán a la defensa de la joven madre hasta que se conozca la sentencia. “Decimos basta de funcionarios judiciales sin perspectiva de género que pongan en riesgo la libertad de las mujeres. Absolución para aldana”, exigieron. El martes a las 13 el Tribunal dará a conocer el veredicto en el Centro de Justicia Penal de Rosario.

Dejá tu comentario