lunes 6 de julio de 2020
Sociedad | femicidio |

La historia de Luz Camila: del femicidio de su madre a la ley Brisa y la habitación rosada con muñecas

La pequeña de 7 años tenía 9 meses cuando el Cristian "el Gusano" Vera asesinó a su madre frente a su abuela Susana Montes. Desde aquel trágico 2013 a hoy pasaron muchas cosas. Una de ellas ocurrió hace un mes: Luz es beneficiaria de la ley Brisa.

Luz Camila tiene 7 años, es hija de Griselda Correa, la mujer asesinada el 20 de agosto del 2013 a manos de su explotador sexual, pareja y padre de Luz Cristian "el Gusano" Vera. “Mamá, mamá, me quitó mi bebé”, fueron las últimas palabras que pronunció Griselda, antes de que unos seis disparos la dejaran tendida en el piso de la casa de su madre, en la calle Diez de Andino al 6700. Susana Montes le respondió que “él es el padre, te la va a devolver”, pero la frase fue interrumpida por el ruido de los disparos que terminaron con la vida de su hija. A 7 años de aquel trágico suceso Luz es beneficiaria de la Ley Brisa.

Hace dos años atrás, a Susana le adjudicaron una casa -lejos de aquella en la que mataron a Griselda- que comparte con sus dos hijas Maribel (11) y Georgina (17) y su nieta Luz Camila (7) a quien cría como una hija y de la que aguarda la tenencia definitiva. Para Susana es difícil sostener el hogar económicamente porque con tres hijas mujeres en casa se le complica salir a trabajar y por todo lo que pasó claramente siente temor en dejarlas solas.

Susana Montes - Luz _MG_3616-MTH-1200.jpg
Luz Camila en la falda de su abuela Susana Montes. Detrás el retrato de la mamá de Luz, Griselda Correa, víctima de femicidio el 20 de agosto de 2013

Luz Camila en la falda de su abuela Susana Montes. Detrás el retrato de la mamá de Luz, Griselda Correa, víctima de femicidio el 20 de agosto de 2013

Desde el año 2018 en que se sancionó la Ley Brisa, Susana emprendió otra lucha: intentar conseguir el beneficio mensual para poder mejorar su calidad de vida y la de sus tres mujercitas. En febrero cuando pensaba que todo estaba resuelto le comunicaron que había algunas irregularidades en los papeles y que debía renovar la tenencia de Luz . Fue como volver todo a cero. Pero pasaron los días y en plena pandemia, la llamaron y le comunicaron desde la SENAF ( Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia) que finalmente Luz Camila quedó bajo el amparo de esa ley. Aire Digital visitó en su casa a Luz Camila y a Susana Montes.

Susana no para de decir una frase "El Estado le dio a Luz lo que nunca hizo con Griselda"

En ese hogar se respira tranquilidad, Susana y las niñas hablan con un tono de voz muy bajo. Se aman y no se separan. Da la sensación que las cinco juntas tienen valor para enfrentar el mundo exterior que por cierto demasiadas veces les fue hostil. "Nosotros estamos bien juntas, no salimos para nada solo para comprar algo. Ahora puedo tener carne y pollo en el freezer, antes con lo que ganaba pagaba la luz, las expensas y no quedaba nada. Ahora puedo hacer una provista mensual."

Embed

Leer más►La dura historia de Susana Montes: de presenciar el femicidio de su hija a criar a su nieta Luz Camila

Susana no para de decir una frase "El Estado le dio a Luz lo que nunca hizo con Griselda". Griselda Correa había denunciado muchas veces a su pareja por violencia de género y la mujer murió sin respuestas a su desesperado pedido. Susana repite una y otra vez que nunca encontró la respuesta de por qué el Estado abandonó a Griselda tras tres denuncias a la policía y llamados anónimos.

Susana Montes - Luz _MG_3579-MTH-1200.jpg
Luz en su cuarto con las paredes rosadas recién pintadas y los muebles que pudieron comprar con el beneficio de la ley Brisa

Luz en su cuarto con las paredes rosadas recién pintadas y los muebles que pudieron comprar con el beneficio de la ley Brisa

Con una clara mejoría en las condiciones de vida, Susana tiene un solo objetivo: que sus tres niñas crezcan libres, seguras, sanas y que se forjen un futuro mediante el estudio. "La ley Brisa es un beneficio para mi nieta, para que no le falte nada, estoy contenta, el Estado se preocupó por mi nieta. Que más quisiera alguien que pierde un ser querido, dejar esa plata y recuperarlo, pero no se puede. Cuando me dieron el dinero lloré mucho pero mi hija me decía mamá ponete bien. Esto llegó en medio de la cuarentena y es una bendición de Dios. El Estado no ayudó a mi hija (Griselda) : tres denuncias y cinco llamadas anónimas tuvo mi hija antes de ser asesinada. Yo lucho para que mis hijas sigan estudiando, para que tengan todo limpio en casa. Por más de que a veces me duele el pie salgo igual a pelear por ellas."

Susana Montes - Luz _MG_3570-MTH-1200.jpg
El

El "peluche sillón" de Luz Camila

Susana Montes - Luz _MG_3577-MTH-1200.jpg
Luz Camila tiene 7 años. La habitación que comparte con una de sus hermanas

Luz Camila tiene 7 años. La habitación que comparte con una de sus hermanas

Luz Camila : una gigante de la vida

Luz tiene a su mamá muerta y a su papá preso. Con sus 7 años está absorta en un celular donde mira videos de Tik Tok. El 4 de noviembre es su cumpleaños, tiene ojos oscuros, vidriosos y vivaces y su cabello le llega a la cintura. "Griselda siempre me decía mami es pelada y mirá ahora el cabello que tiene". A Luz le encanta ir al Colegio -está en segundo grado- hace la tarea en casa cumpliendo con la cuarentena pero extraña a sus compañeros y amigos.

Luz Camila es "amante de las pantuflas de pezuñas", disfruta mirar tele, jugar en su cuarto y dibujar en hojas de cuaderno que va pegando en la casa por todos lados. Tiene un oso grande y aplastado por ella misma al que no le da vacaciones porque lo usa de sillón. Tiene un video en su celu "uno de sus favoritos": todos sus compañeros mostrando la bandera que fabricaron para el 20 de junio pero acusa a varios de ellos "esa no está hecha a mano". Cuando el video llega a la foto de ella, se mira, le pone pausa, me mira y dice "no me gusta mi sonrisa".

La miro a los ojos ... nos quedamos mirando esa sonrisa del video que a ella no la convence. Tanta vida vivida en sólo 7 años, tantos sueños robados, tanta Luz... a pesar de los pesares.

Con una clara mejoría en las condiciones de vida, Susana tiene un solo objetivo: que sus tres niñas crezcan libres, seguras, sanas y que se forjen un futuro mediante el estudio.

En qué consiste la Ley Brisa

La Ley Brisa, o Ley 27.452 (de Régimen de Reparación Económica para niñas, niños y adolescentes) sancionada y promulgada el 26 de julio del 2018 otorga una reparación económica para hijas e hijos víctimas de femicidios equivalente a una jubilación mínima. La pensión se corresponde a un haber jubilatorio mínimo e incluye una cobertura integral de salud hasta los 21 años de edad, beneficios que tendrán carácter vitalicio en caso de que sean personas con discapacidad.

El proyecto se inspiró en el caso de Brisa Barrionuevo, una niña de tres años, cuya madre fue asesinada a golpes y su cadáver arrojado al río dentro de una bolsa por su marido. Cuando Daiana Barrionuevo desapareció, su expareja le dijo a la policía que se había ido con un amante, lo que motivó una búsqueda durante 20 días, tras la cual se descubrió su cuerpo. La mujer fue asesinada y arrojada al río.

Susana Montes - Luz _MG_3597-MTH-1200.jpg
Susana y Luz en el balcón de su casa

Susana y Luz en el balcón de su casa

El cuerpo de Daiana apareció el 10 de enero de 2014. Tres años después -2017- , Iván Adalberto Rodríguez, el padre de los niños y de Brisa, fue condenado a prisión perpetua. Tras el femicidio de Daiana, su hermana Cintia se hizo cargo de sus sobrinos (Brisa y los mellizos Elías y Tobías) que junto a su esposo ya tenían tres niños. La asociación civil La Casa del Encuentro tomó el caso de Brisa para reclamar en el poder legislativo una herramienta de contención que les brindara un sustento a los hijos de víctimas de femicidio, hasta cumplir la mayoría de edad representando de esta manera a los niños y niñas que son víctimas colaterales de un femicidio.

La normativa fija un mecanismo compatible con los regímenes de la Asignación Universal por Hijo (AUH), asignaciones familiares, pensiones y regímenes de alimentos que perciban por parte de su progenitor, o con cualquier otra prestación de la cual sean destinatarios.

La ley establece que el trámite se inicia en la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) y cualquier hijo o hija que al día de la fecha sea menor de edad, puede percibir el haber. La reparación corresponde a aquellos niños, niñas o adolescentes cuyo padre haya sido procesado o condenado como autor, coautor, instigador o cómplice del delito de femicidio contra su madre.

La autoridad de aplicación de la norma es la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF) que tiene a cargo la administración de los recursos dispuestos para su cumplimiento. Por su parte, la Anses es responsable de la tramitación administrativa, liquidación y puesta al pago de la prestación. En tanto, la comisión de seguimiento, tiene a su cargo controlar que los pagos se efectúen y está integrada por representantes de esos dos organismos y del Instituto Nacional de las Mujeres.

El observatorio de Mumalá, relevó 22 casos de niños santafesinos que en 2019 perdieron a sus madres víctimas de femicidios, un número que al 30 de mayo de este año ya trepó a 21.

La subsecretaria de Mujeres de la provincia admite “la complejidad del trámite”, y señaló que se viene trabajando en una guía para que los municipios acompañen a las familias. Elevaron a la Nación el pedido de “una reforma para hacerlo más ágil y accesible”, mientras que desde las provincia “se trabaja en el acercamiento de las familias y con la Ansés” que es donde se lleva adelante todo el proceso.

Si bien la ley Brisa apunta en los específico a quienes perdieron a sus madres, también las mujeres que sufren graves lesiones y corren riesgo de vida tanto ellas como sus hijas e hijos, más de una vez quedan sin poder acceder a espacios de contención, y una ayuda económica que les permita acceder a un lugar donde vivir para salir de ese contexto.

De hecho sólo en 2019 casi 300 chicos pasaron con sus madres por alguna de las 16 casas de protección de la provincia, y esa cifra es apenas una muestra de los niños expuestos a entornos de violencia.

El mueble del recuerdo trágico: el día que asesinaron a Griselda

Susana compró una cocina porque la suya ya no funcionaba, adquirió un lavarropas para dejar de lavar a mano la indumentaria de cinco personas y roperos para las habitaciones de las chicas. "Lo que sí, quisiera deshacerme de este mueble", con su dedo índice señala cada uno de los orificios que dejaron los disparos que "El Gusano" Vera efectuó con el arma con la que asesinó a Griselda; delante de Susana. A ese modular, Susana lo trasladó desde aquella casa a la que hoy habita junto a sus hijas. Ya no quiere tenerlo con ella: agiganta los recuerdos amargos del femicidio de Griselda Correa.

Susana Montes - Balazo_MG_3631-MTH-1200.jpg
Susana muestra los orificios que dejaron los disparos que mataron a su hija aquel 20 de agosto de 2013

Susana muestra los orificios que dejaron los disparos que mataron a su hija aquel 20 de agosto de 2013

Susana Montes - Balazo_MG_3632-MTH-1200.jpg
El mueble que Susana ya no quiere conservar en su casa

El mueble que Susana ya no quiere conservar en su casa

Susana Montes - Balazo_MG_3634-MTH-1200.jpg
Al menos cinco veces disparó su arma Cristian Vera, el femicida de Griselda

Al menos cinco veces disparó su arma Cristian Vera, el femicida de Griselda

Susana Montes - Balazo_MG_3635-MTH-1200.jpg
Los amargos recuerdos de Susana

Los amargos recuerdos de Susana

Temas