sábado 4 de abril de 2020
Policiales | abuso sexual |

Jardín San Roque: analizan una veintena de casos sospechosos contra el maestro de música

El dato surge de los testimonios recabados en la investigación, tras conocerse la detención del docente. Sin embargo la investigación se encuentra paralizada debido a la situación de la pandemia por coronavirus.

La fiscal Alejandra Del Río Ayala, quien lleva adelante junto con la fiscal Celeste Minniti la investigación por presuntos abusos cometidos por un maestro de música en el jardín San Roque, actualizó el estado de la causa por Emergencias 911.

Consultada al respecto por Ignacio Laurenti y Bruno Ballesteros, la representante del MPA recordó que “el fin de semana previo a la imputación de las directivas se sumaron muchos casos. Algunos son sospechas, otros con relatos explícitos”, brindados por testigos que se presentaron en la Fiscalía a declarar tras la detención del maestro de música del establecimiento, Darío C.

Leer más ► "El profe Darío es muy malo": el pedido de auxilio de un niño que se respondió un año después

“En total tenemos 20 posibles casos, pero con esta situación que estamos viviendo tratamos de no hacer medidas que no sean estrictamente necesarias”, aclaró Del Río Ayala. Recordamos que en consonancia con el decreto presidencial firmado hace una semana, que impuso el aislamiento social, preventivo y obligatorio, la justicia adoptó una serie de restricciones al trabajo: sólo se desarrollan los actos vinculados a los derechos básicos de las víctimas y los imputados.

En la presente causa, que ya tiene definida la situación de prisión preventiva del docente imputado por abuso, y medidas alternativas otorgadas a las dos directivas investigadas por encubrimiento, “algunas medidas se han visto paralizadas, como requerir informes o mandar oficios”, precisó la fiscal.

Investigación compleja

Del Río Ayala explicó que se trata de una causa muy compleja, que involucra a muchos niños muy pequeños, “donde cada situación es un mundo”. Sobre los posibles hechos de abusos que se agregaron a la causa, la fiscal detalló que “hay una situación que data del 2016, la gran mayoría data de 2018 y 2019. No obstante no puedo decir que son 20 contundentes, son 20 casos de sospecha. Hay muchos padres que han venido a decir que sus hijos han relatado situaciones de abuso, y hay otros padres que han venido a exponer situaciones de fuertes sospechas que pueden haber sido víctimas, pero no hay relato concreto”.

allanamiento abusos en jardin de infantes.jpg
Familiares de los niños que asisten al Jardín San Roque presenciaron el operativo desde las afueras del edificio.

Familiares de los niños que asisten al Jardín San Roque presenciaron el operativo desde las afueras del edificio.

Esto implica que aún no se ampliará la imputación contra Darío C., hasta tanto no pueda precisarse cuántos y cuáles son los hechos que puedan definirse como abusos cometidos por el docente. Y en relación a las dos directivas “habrá que analizar en detalle qué grado de participación tuvieron en los hechos que se les puedan atribuir al imputado principal”, explicó Del Río Ayala.

Sin dudas del encubrimiento

Por último la fiscal se refirió a la situación de la directora y la ex directora del jardín, a quienes se les imputó el delito de encubrimiento agravado por no haber adoptado las medidas necesarias cuando tomaron conocimiento del posible abuso sexual cometido por el docente contra un alumno del establecimiento.

En relación a la resolución del juez Gabriel Candioti, en la que brindó los fundamentos por los que otorgó la libertad a las dos imputadas, con una serie de medidas cautelares bastante fuertes, Del Río Ayala precisó que el magistrado “fue muy claro en cuanto a la apariencia de responsabilidad (del delito atribuido), el "problema" para imponer la prisión preventiva es la pena en expectativa, que permite la excarcelación. El juez entendió que en caso de una condena podría ser de ejecución condicional, pero en cuanto a la existencia de los riesgos procesales los dio por acreditados, por eso las medidas alternativas que impuso fueron muchas y gravosas”, detalló.

Leer más ► Las directivas del San Roque "favorecieron la posibilidad de más abusos", entendió el juez

Finalmente la fiscal reflexionó sobre la repercusión que la causa generó en la comunidad educativa. “Acá se armaron como dos bandos, quienes están a favor de la escuela y quienes están a favor de los denunciantes. No se puede hablar de una escuela mala, una escuela negligente. Las responsabilidades recaen sobre las personas, y en todas las instituciones hay gente que hace las cosas bien y gente que hace las cosas mal”, manifestó

“Hay algo que se preguntaron muchas de las personas que cuestionaron la investigación, y es ‘justo ahora se devela todo esto?’" expuso Del Río Ayala, y respondió: "sí, y hay una explicación que es muy lógica: cuando los niños son muy pequeños, y quienes son padres de niños chiquitos lo van a entender, a veces los chicos manifiestan cosas con sus actitudes, con sus cambios de conducta, que no siempre nos van a llevar a un abuso, pueden deberse a un montón de situaciones. Muchos de estos padres advertían en sus hijos situaciones de tiempo atrás que nunca habían relacionado con un abuso, hasta que se destapó esto. Y cuando se supo, les preguntaron por el profe y por las clases de música y allí pudieron ir atando cabos. No es extraño, no nos tiene que llamar la atención que a raíz de esto muchos otros hayan hablado”, concluyó.

Audio ► La entrevista con la fiscal en Emergencias 911

Embed

Temas

Dejá tu comentario