menu
search
Ciencia |

Frío, cráteres y oscuridad: los misterios que rodean al agua de la Luna

El polo sur de la Luna es uno de los lugares más extremos del Sistema Solar. Además, está envuelto de misterios como es el comportamiento del agua que existe en el satélite de la Tierra. Sin luz solar, con impactos permanentes de meteoroides sobre su superficie y mucho frío, la NASA reveló algunos detalles del comportamiento del agua en un lugar donde la atmósfera no existe.

Redacción Aire Digital

La región del polo sur de la Luna es el hogar de algunos de los entornos más extremos del Sistema Solar: es inimaginablemente fría, está masivamente craterizada y tiene áreas que están constantemente bañadas por la luz solar o en la oscuridad.

Esta la razón por la que la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) quiere enviar astronautas allí en el 2024 como parte de su programa Artemis. La vuelta del hombre a la Luna es un hecho.

La característica más atractiva de esta región más al sur son los cráteres, algunos de los cuales nunca ven la luz del día llegar a sus pisos. La razón de esto es el bajo ángulo de la luz solar que golpea la superficie en los polos.

Leer más ► A 50 años del lanzamiento del Apolo 11: como si el cosmos supiera, llegó un eclipse parcial de Luna que se vio en Argentina

Para una persona de pie en el polo sur lunar, el Sol aparecería en el horizonte, iluminando la superficie de lado y, por lo tanto, rozando principalmente los bordes de algunos cráteres, dejando sus profundos interiores en la sombra.

Como resultado de la oscuridad permanente, el Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) de la NASA ha medido las temperaturas más frías del Sistema Solar dentro de estos cráteres, que se han conocido como ambientes perfectos para conservar material como el agua por eones. O al menos, eso se creía.

Leer más ► Un astrónomo revela que se pueden ver muchos eclipses a simple vista desde la Tierra

A pesar de que la temperatura desciende a – 233 grados Celsius (presumiblemente puede mantener las heladas atrapadas en el suelo virtualmente para siempre) el agua está escapando lentamente de la capa superior más delgada de la superficie de la Luna.

Científicos de la NASA informaron este hallazgo recientemente en un artículo en la revista Geophysical Research Letters.

“La gente piensa que algunas áreas en estos cráteres polares atrapan agua y eso es todo”, dijo William M. Farrell, físico de plasma en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, quien dirigió la investigación de las heladas lunares.

“Pero hay partículas de viento solar y meteoroides que golpean la superficie, y pueden provocar reacciones que normalmente ocurren a temperaturas de superficie más cálidas. Eso es algo que no se ha enfatizado”, agregó.

Leer más ► Los increíbles detalles que reveló un especialista en el estudio del Sol y su comportamiento en la Tierra

A diferencia de la Tierra, con su atmósfera lujosa, la Luna no tiene atmósfera para proteger su superficie. Entonces, cuando el Sol rocía partículas cargadas conocidas como el viento solar en el Sistema Solar, algunas de ellas bombardean la superficie de la Luna y levantan moléculas de agua que rebotan hacia nuevos lugares.

Del mismo modo, los meteoroides rebeldes constantemente se estrellan contra la superficie y arrancan el suelo mezclado con trozos de agua congelada. Los meteoroides pueden arrojar estas partículas del suelo, que son muchas veces más pequeñas que el ancho de un cabello humano, a una distancia de 30 kilómetros del lugar del impacto, dependiendo del tamaño del meteoroide.

Las partículas pueden viajar tan lejos porque la Luna tiene una baja gravedad y no hay aire para frenar las cosas: “Entonces, cada vez que tienes uno de estos impactos, una capa muy delgada de granos de hielo se extiende por la superficie, expuesta al calor del Sol y el entorno espacial, y eventualmente se subliman o pierden debido a otros procesos ambientales”, dijo Dana Hurley , científica planetaria del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland.

Leer más ►Los restos rojos de una estrella que murió hace mucho tiempo y que muestran el destino del Sol

Si bien es importante tener en cuenta que incluso en los cráteres sombreados el agua se está filtrando lentamente, es posible que también se agregue agua, señalan los autores del artículo.

Los cometas helados que chocan contra la Luna, más el viento solar, podrían reponerlo como parte de un ciclo global del agua; eso es algo que los científicos están tratando de averiguar. Además, no está claro cuánta agua hay.

¿Está sentado solo en la capa superior de la superficie de la Luna o se extiende profundamente en la corteza de la Luna?, se preguntan los científicos.

Los parches débiles de escarcha que los científicos han detectado en los polos usando instrumentos como el instrumento LAMP del Proyecto de Mapeo Alfa Lyman (LAMP) de LRO podrían tener solo 2,000 años de antigüedad, en lugar de millones o miles de millones de años como algunos podrían esperar, estimó el equipo de Farrell . “No podemos pensar en estos cráteres como puntos muertos de hielo”, señaló.

Leer más ► Con computadoras menos potentes que un celular, el hombre llegó a la Luna

Para confirmar los cálculos de su equipo, dijo Farrell, un futuro instrumento capaz de detectar vapor de agua debería encontrar, por encima de la superficie de la Luna, de una a 10 moléculas de agua por centímetro cúbico que hayan sido liberadas por los impactos.

Hasta que los astronautas de la NASA regresen a la Luna para desenterrar un poco de tierra, o la agencia envíe nuevos instrumentos cerca de la superficie que puedan detectar moléculas de agua flotantes, la teoría del equipo de investigación sobre la influencia de los meteoroides en el medio ambiente dentro de cráteres sombreados podría ayudar a eliminarlos.

Leer más ► Aterrizaje del Apolo 11: poco combustible y un peligroso cráter forzaron a Armstrong a tomar una decisión inmediata

Ya ha ayudado a los científicos a comprender si las aguas superficiales superiores son nuevas o antiguas, o cómo puede migrar alrededor de la Luna. Otra cosa que los impactos de meteoroides en los pisos del cráter podrían ayudar a explicar es por qué los científicos están encontrando parches de escarcha tenue diluida en regolito, o suelo lunar, en lugar de bloques de hielo de agua pura.

Leer más ► Con computadoras menos potentes que un celular, el hombre llegó a la Luna

A pesar de que abundan las preguntas sobre el agua, es importante recordar, dijo Farrell, que fue solo en la última década que los científicos encontraron evidencia de que la Luna no es una roca seca y muerta, como muchos habían asumido durante mucho tiempo.

 

Nota de Redacción: en esta noticia se utilizó información de la NASA

Dejá tu comentario