Un astrónomo revela que se pueden ver muchos eclipses a simple vista desde la Tierra

Jaime García, director del instituto Copérnico de Mendoza.

Se lo contó a Aire Digital Jaime García, director científico del Instituto Copérnico de Mendoza.  Hace diez días pudo verse en Argentina uno de los fenómenos más importantes para los científicos, un eclipse total de Sol. El mejor lugar para la observación fue la localidad de Bella Vista, en San Juan.


Por Astrid Galetti

En el marco de las Primeras Jornadas Internacionales de Promoción de la Cultura Científica en Astronomía que se realizaron en la capital sanjuanina, Jaime Rubén García, director científico del Instituto Copérnico de Mendoza y miembro de la American Association of Variable Star Observer (AAVSO) expuso para los aficionados y académicos que participaron de este evento astronómico sobre el interés científico de los eclipses como el que se vio en la tarde de este martes.

Leer más ► Los increíbles detalles que reveló un especialista en el estudio del Sol y su comportamiento en la Tierra

“Ver un eclipse es una actividad única. Todos los eclipses tiene muchísimo interés científico. No hay nada más importante para los astrónomos que ver los eclipses. Este eclipse de Sol tiene un contenido que va mucho más allá de lo científico que tiene que ver con lo afectivo, lo emocional, porque uno se emociona” dijo.

¿Por qué se ve un eclipse total de Sol? ¿Cuántos tipos de eclipses hay?

Un eclipse es el oscurecimiento de un cuerpo celeste por otro. “Al menos en astronomía”, aclaró García. “Como los cuerpos celestes no están quietos  en el firmamento, a veces la sombra de uno se proyecta sobre el otro , lo tapa, y por eso se produce que el otro se oscurezca”. 

Leer más ►Eclipse: la crónica del día en el que el Sol y la Luna danzaron hasta alinearse en una postal única

El Sol es 400 veces más grande que la Luna pero también está 400 veces más lejos, esta es la razón por la que queda completamente oculto por la Luna. De otra manera, no se produciría un eclipse sino otro fenómeno de ocultación.

Leer más ► Alrededor de 15.000 personas observaron el eclipse solar en San Juan

“Nuestro satélite, la Luna, está localizado a una distancia tal de la Tierra que hace que nosotros la veamos con un cierto diámetro, pero esa distancia tiene una proporcionalidad exacta con la distancia en la que está el Sol y entonces nosotros vemos a la Luna cubriendo exactamente a todo el Sol. Esto es una interesante casualidad”, explicó García.

Y dijo: “Somos afortunados. Quizá la existencia de los eclipses y del cielo transparente sea la razón por la cual somos seres inteligentes”.

Lo que hace que un eclipse sea total o parcial es la umbra y la penumbra que se proyectan en la Tierra cuando la Luna se interpone entre nuestro planeta y el Sol.

Leer más ► Eclipses: ¿Qué pensaban en la antigüedad sobre estos fenómenos?

“La umbra es el cono de sombra” dijo. “Hay otro cono que se llama penumbra que es de media luz porque toma parte de la luz del diámetro del Sol que es mucho más grande que el de la Tierra. El eclipse total se ve únicamente en donde va transitando la sombra, el punto, en lo demás es un eclipse parcial” explicó.

Una Ocultación es cuando un cuerpo  más grande tapa a uno más pequeño y un Tránsito es cuando un cuerpo pequeño pasa por delante de un cuerpo más grande, que es lo que podría haber pasado con el Sol y la Luna si no tuvieran esa dimensiones y distancias tan impresionantes que hacen que se vean del mismo tamaño desde la Tierra.

Hay diversos tipos de eclipses.

“Los eclipses pueden ser entre estrellas (en sistemas binarios, es decir, planetas con dos Soles por ejemplo), entre exoplanetas (planetas que giran alrededor de otras estrellas que no son el Sol), eclipses de esos exoplanteas respecto a sus estrellas centrales, entre planetas y el Sol, entre satélites naturales entre los planetas y el Sol (como el de este martes), entre satélites naturales y sus planetas, entre satélites naturales entre sí y entre otros cuerpos celestes” aclaró el divulgador.

Próximo Tránsito en Argentina

Los científicos y aficionados saben con ventaja que pueden disfrutar de más de un eclipse al año. Justamente por la diversidad de eclipses que existen es que puede decirse que en Argentina volveremos a ver otro eclipse en noviembre. Estamos hablando del planeta Mercurio, que pasará delante del Sol y podrá ser visto desde la Tierra. Tal como contó García, este tipo de eclipse se conoce como Tránsito, porque Mercurio es mucho más pequeño que el Sol.

Leer más ► De película: hackearon a la NASA usando una mini computadora barata

El 11 de noviembre del 2019, el Sol, Mercurio y la Tierra quedarán alineados en ese orden. Esta coincidencia entre ambos en el punto de intersección ocurre aproximadamente una vez por década.

“El próximo eclipse va a ser muy lindo porque en nuestro país va a pasar la centralidad, es decir, se lo va a ver completo el 11 de noviembre de este año” dijo. “Este es el año de los eclipses. Dos de Luna, este del martes y este Tránsito de noviembre”.

También puede haber eclipses entre los planteas del Sistema Solar. “El 18 de junio, por ejemplo, se los vio a Mercurio y Marte que pasaron muy cerca pero no se eclipsaron. Estas son las conjunciones planetarias y eventos mutuos entre planeas” contó.

Leer más ►Este video muestra el monstruoso tamaño del Universo

Pero eso no es todo. “También ocurren eclipses entre galaxias o cúmulos de galaxias y lo que nosotros vemos es una imagen distorsionada pero ampliada como arcos que tienen que ver con algo que está detrás. La presencia de cúmulos desvían la luz y podemos ver algo que no se veía porque estaba detrás”, de ahí la importancia de observar estos eclipses.

Descubriendo estrellas

Hace un siglo, el 29 de mayo de 1919, un eclipse solar total se convirtió en la primera verificación experimental de la Teoría General de la Relatividad de Albert Einstein, la cual predecía la ocurrencia de este fenómeno de curvatura de la luz por el efecto gravitacional. El eclipse se observó desde Sobral, en Brasil y desde la isla de Príncipe, en la costa occidental de África.

“La teoría predecía la curvatura de la luz por efecto gravitacional, por una cuestión geométrica provocada por la presencia de algo dinámico. El eclipse de Sobral permitió ver una estrella de la Constelación de Tauro que pasaba por detrás del Sol y el Sol modificó su trayectoria, por lo que pudimos verla” contó García.

Leer más ► Mirá todo lo que harán Albertina y Santiago en el campamento espacial

La curvatura de la luz que pasó por detrás del Sol hizo que la estrella se proyectara hacia la Tierra corrida de su lugar de origen y que así pudiésemos verla, ya que de no ser por la curvatura no habríamos podido saber que estaba allí.

“La curvatura que produce el campo gravitacional del Sol nos muestra estrellas ocultas detrás del Sol. Podemos ver algo que no vemos.  Es lo que pasa con las estrellas más lejanas que pasan por detrás de las estrellas más cercanas”, es la forma de descubrirlas.

NOTICIAS DESTACADAS