La novedosa teoría sobre la crucifixión de Jesús que replantea detalles trascendentes

Hasta ahora se creía que Jesús había sido crucificado junto a dos ladrones, pero una revisión de la historia sagrada propone ahora otra interpretación.


Las vida de Jesús, relatada en las sagradas escrituras, fue interpretada de diferentes maneras a lo largo de la historia. Y en las traducciones, hubo muchas dudas con palabras que podían cambiar radicalmente la historia si no eran tomadas por su verdadero significado.

En una nueva revisión de lo textos, el prestigioso teólogo Ariel Álvarez Valdez marca algunos detalles que lo llevan a una conclusión: los dos hombres que fueron crucificados junto a Jesús no eran ladrones.

En las escrituras no se los nombra, sino como “bandidos” (en griego: lestés). “malhechores” (kakúrgos) o “otros dos”, sin más explicaciones. Y la crucifixión era una condena reservada para los rebeldes políticos o los revolucionarios sociales.

Leer más►Las increíbles coincidencias entre las desapariciones de Madeleine McCann y Sofía Herrera

 

Buscando el origen de la palabra bandido, Álvarez Valdéz explica que posteriormente a la muerte de Jesús, la palabra lestés (que las Biblias se traduce como “bandido”) tenía un nuevo significado, según informa Clarín. “Una nueva especie de bandidos surgió en Jerusalén: los sicarios” dice Josefo. O sea que, al escribirse los Evangelios, podían querer referirse a los judíos sublevados contra Roma, y no a un ladrón.

También llama la atención que los soldados que detienen a Jesús en el Monte de los Olivos, él se defiende usando esa misma palabra: “¿Han venido a prenderme con espadas y palos, como si fuera un bandido (lestés)?” (Mc 14,48; Mt 26,55; Lc 22,52)

La nueva teoría supone que los dos condenados eran discípulos de Jesús, y que fueron detenidos y juzgados por el mismo delito que él.

Leer más►Un cura se declaró culpable de abusar a tres catequistas

Otro detalle es que en griego la palabra “condena” no se refiere exclusivamente al castigo, sino a todo el proceso de acusación y juicio, por lo que el diálogo con “el buen bandido” cambia de sentido.

“¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena? (Lc 23,40), dejaría entrever que ambos eran considerados subversivos y agitadores.

 

 

NOTICIAS DESTACADAS