martes 27 de octubre de 2020
Sociedad | Educación | escuelas |

Educación: los efectos del aislamiento y las claves para la vuelta a la presencialidad

Fueron los ejes de una conferencia virtual que contó con las exposiciones de la ministra de Educación de Caba, María Soledad Acuña y el director del Centro de Estudios en Políticas Públicas, Gustavo Iaies.

El 20 de marzo, pocos días después del inicio del ciclo lectivo 2020, la Argentina entró en aislamiento total como prevención frente a la pandemia de coronavirus. En ese momento, las clases presenciales quedaron suspendidas en todo el territorio y se abrió un escenario inédito en la educación argentina: docentes, estudiantes y padres debieron aprender a convivir en la virtualidad para poder continuar con el proceso de aprendizaje. El cambio de modalidad que en un principio parecía que iba a durar algunas semanas, se fue extendiendo con el correr de los meses, hasta sumar más de 200 días de escuelas cerradas.

Los efectos de ese prolongado aislamiento educativo sobre los niños y adolescentes y las claves para poder retomar la presencialidad –tan necesaria para la consolidación de los vínculos pedagógicos– estuvieron en el centro del análisis de una conferencia que brindaron María Soledad Acuña, ministra de Educación de Caba –el primer distrito del país que decidió retomar las clases presenciales– y Gustavo Iaies, director del Centro de Estudios en Políticas Públicas (Cepp), Gustavo Iaies. La instancia contó con la moderación de Mario Barletta, quien viene liderando actividades en la ciudad de Santa Fe para poner en agenda la problemática.

Leer más ► Una clase abierta para poner en foco la necesidad de encontrar una forma de volver a la escuela

"Al principio de la pandemia, el tema dominante era la salud. Con el del tiempo, se puso sobre la mesa la discusión entre salud y economía, con las cifras crecientes de desempleo y pobreza. Pero la educación siguió relegada: incluso la vuelta fútbol apareció como un problema a resolver antes que la educación. Por eso organizamos aquella clase pública, que fue un grito para que ese silencio que aturdía tenga donde expresarse", apuntó el exintendente.

clase abierta 9
Mario Barletta

Mario Barletta

Gustavo Iaies fue el primero de los especialistas en tomar la palabra, y aprovechó la ocasión para saludar y felicitar a Acuña por la reapertura de las escuelas en Caba. "Creo que lo que hizo la Ciudad de Buenos Aires fue heroico, porque asumió el costo político de representar a la sociedad civil, a los padres, docentes y directivos y ser el primer distrito en retomar la presencialidad", valoró.

En la misma línea, Iaies sostuvo que "haber bajado la palanca roja en marzo desde el Ministerio de Educación de la Nación, cerrando las escuelas en todo el país cuando había apenas algunos casos de coronavirus en Capital, muestra un modelo institucional viejo, que responde a un centralismo que ya no existe en el sistema educativo. También es cierto que esto se convirtió en una situación cómoda para los ministros de Educación provinciales, porque ante las demandas de reapertura se limitaban a señalar que estaban atados de pies y manos por el Ministerio nacional. Pero una medida centralista no tiene sentido en este momento, siendo que en cada jurisdicción y en cada zona de cada jurisdicción la realidad es distinta", argumentó el director del Cepp.

Leer más ► Coronavirus y clases: se retomaron las actividades educativas en Caba y 24 partidos bonaerenses

Al respecto, Iaies dijo que el momento en que Nación retrocede y le da libertad a las provincias para retornar o no a las clases presenciales es más adecuado a la realidad educativa, donde no se resuelve todo desde el Ministerio central. Sin embargo, advirtió: "Mi sensación es que plantear esto a los 200 días es tarde y es sacarse el problema de encima".

Gustavo Iaies.jpg
Gustavo Iaies es Magíster en Educación y director del Centro de Estudios en Políticas Públicas (Cepp).

Gustavo Iaies es Magíster en Educación y director del Centro de Estudios en Políticas Públicas (Cepp).

Para el especialista, "el costo de no estar en la escuela es enorme" en dos aspectos principales: el de la enseñanza y el de la socialización. En el primero, señaló, las tecnologías ayudaron a paliar los efectos y a darle algún tipo de continuidad al proceso de aprendizaje; pero en el segundo punto, consideró que "el costo de la falta de socialización es muy alto" especialmente en el último año del secundario, que es el momento vital en que los adolescentes tienen que decidir qué van a estudiar, de qué van a trabajar y como va a seguir su vida. En vez de hacerlo junto a sus pares y sus docentes, este año se vieron obligados a vivir ese momento encerrados en una habitación, terriblemente angustiados, y en un contexto en el que hasta perdieron los horarios y las estructuras diarias. "Si la Argentina viene teniendo 50% de deserción en los primeros años de las universidades, creo que el año que viene va a ser aún más alta", alertó.

"El costo de no estar en la escuela es enorme, tanto en el aspecto de la enseñanza como en el de la socialización" - Gustavo Iaies

Iaies definió a la cuarentena educativa como "un golpe a la equidad" y advirtió que "a la salida de este proceso nos vamos a encontrar con grandes desigualdades", porque hay alumnos que por falta de conectividad y de condiciones materiales y familiares no pudieron aprehender ningún contenido este año. "El próximo ciclo lectivo va a ser muy complicado para los pibes que no tuvieron clases y un poco menos para los que sí las tuvieron. Tengo mucha fe en la resiliencia de los pibes, pero creo que hay que acompañarlos", agregó.

Leer más ► El dilema de la educación inicial: ¿Hay un camino para que vuelvan a las salas?

Hacia el final de su exposición, el director del Cepp indicó que "los informes internacionales dicen que las escuelas no generan contagios", por lo que no existirían ya razones válidas para seguir postergando el retorno de la presencialidad: "Cometimos errores grandes: haberle robado a los pibes 200 días de clases es una barbaridad. Necesitamos a los pibes en la escuela sentados en ronda con sus compañeros", concluyó.

"Haberle robado a los pibes 200 días de clases es una barbaridad. Necesitamos a los pibes en la escuela sentados en ronda con sus compañeros" - Gustavo Iaies

María Soledad Acuña comenzó su intervención en la conferencia destacando su alegría –y la de toda la gestión que integra– por haber podido reabrir las puertas de las escuelas de Caba luego de 213 días de cierre. En una primera etapa, el regreso está enfocado a los alumnos de los últimos años de cada ciclo. "La cara de felicidad de los chicos volviendo a la escuela con sus buzos de egresados es impagable. Y de los docentes también, a pesar de que los sindicatos están hostigando a los directivos que quieren abrir sus escuelas", destacó la funcionaria.

María Soledad Acuña ministra de Educación Caba _captura 001.jpg
Acuña en la conferencia de prensa en la que anunció cómo sería el proceso de reapertura de las escuelas en Caba.

Acuña en la conferencia de prensa en la que anunció cómo sería el proceso de reapertura de las escuelas en Caba.

También anticipó que desde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires están dispuestos a hacer "un esfuerzo más" para que los chicos de todos los grados tengan una instancia de presencialidad antes de fin de año: "No para que vengan a estudiar sino para que vengan a reencontrarse y a poner en palabras los que vivieron y lo que están sintiendo", explicó y advirtió que de acuerdo a las encuestas realizadas por la Fundación Ineco, los resultados en torno a los efectos del aislamiento sobre los alumnos "son aterradores": "Los chicos ya perdieron el hábito de ser estudiantes y la capacidad de socialización con sus pares. Hay chicos que hace 213 días que no están con nadie de su edad y esto es algo que nos preocupa sumamente", se sinceró.

Leer más ► Jardines cerrados por la pandemia: testigos de las secuelas del freno en la educación de los más chicos

María Soledad Acuña ministra de Educación Caba y Nicolás Trotta _9x16.jpg
Desde el mes de agosto, el Gobierno de Caba le presentó al Ministerio de Educación de la Nación distintas propuestas para poder reabrir las escuelas.

Desde el mes de agosto, el Gobierno de Caba le presentó al Ministerio de Educación de la Nación distintas propuestas para poder reabrir las escuelas.

Frente a las preocupaciones y dificultades generadas por la cuarentena y el aislamiento, Acuña destacó también cuatro efectos positivos que, considera, se lograron a partir de los desafíos impuestos por la situación:

  • Recuperación del protagonismo de las familias en el proceso educativo: "Hoy todas las familias saben qué estudian, cómo le enseñan y cómo aprenden nuestros hijos", explicó;
  • Desarrollo de la autonomía: los alumnos y docentes supieron organizarse en esta nueva forma de administración del conocimientos. Las escuelas, por su parte, aprendieron a tomar decisiones solas para administrar la diversidad y a generar estrategias para atender las situaciones particulares de los estudiantes;
  • Inclusión de lo digital: "Era algo que costaba que esté realmente presente en el aula, y esta pandemia hizo que sí o sí lo tengamos que utilizar. Empezó como algo básico y se fue sofisticando", detalló;
  • Reformas de gestión: "Con 17 gremios en la corporación sindical docente de la ciudad, en este proceso logramos hacer algunas reformas de gestión que en otro contexto nos hubieran llevado 10 años de discusiones y negociaciones. Por ejemplo, la sistematización y digitalización de los cargos disponible para que puedan ser tomados por los docentes", contó la ministra. También señaló que se triplicó la cantidad de docentes que toman cursos de capacitación.

"No podíamos seguir gastando 'crédito epidemiológico' sin reabrir los establecimientos: si alguien se tiene que contagiar, que se contagie por ir a la escuela, no por ir a un partido de fútbol o a pasear" - María Soledad Acuña

"Somos optimistas a pesar de la crisis, pero sabemos que los chicos quedan librados a la suerte de la casa y la familia en la que nacieron. Por todo esto, no podíamos no seguir peleando por la presencialidad", sostuvo Acuña y recordó que desde el Gobierno de Caba desde mediados de agosto comenzaron a presentarle al Ministerio de Educación de la Nación propuestas para reabrir las escuelas.

Embed

"Llegó un punto en el que todos coincidimos en que no podíamos seguir abriendo cosas si no abrimos abríamos las escuelas. No podemos gastar 'crédito epidemiológico' sin reabrir los establecimientos: si alguien se tiene que contagiar, que se contagie por ir a la escuela, no por ir a un partido de fútbol o a pasear", reclamó la funcionaria y subrayó que "la prepotencia del trabajo y del sentido común" hizo posible que los estudiantes de la Ciudad de Buenos Aires hayan podido regresar a las aulas.

En el cierre de la conferencia, Barletta felicitó nuevamente a Acuña por la reapertura de los establecimientos educativos. "Necesitaríamos una ministra como Soledad en Santa Fe. Nos rebela la apatía que hay en la provincia. Hasta el momento se habilitaron sólo 50 escuelas rurales del centro norte de la provincia y creo que estamos para mucho más. Un país que no resuelve el problema educativo nunca va a resolver sus problemas de desigualdad", concluyó.

"Un país que no resuelve el problema educativo nunca va a resolver sus problemas de desigualdad" - Mario Barletta

Dejá tu comentario