menu
search
Sociedad Inteligencia artificial | Periodismo | Estados Unidos

Algoritmos e inteligencia artificial: ¿los periodistas tienen sus días contados?

Pablo Mancini es director de estrategia digital de Amazon. Acaba de presentar en Argentina su libro “Off the record: verdad, sangre, algoritmos y negocios”, sobre el presente y el futuro de las empresas de información. ¿La inteligencia artificial es una amenaza para el periodismo y los periodistas?

Pablo Mancini es argentino y vive en los Estados Unidos, donde se desempeña como director de estrategia digital de Amazon Web Services, una empresa que brinda sus plataformas a industrias de entretenimiento y noticias como Disney, Netflix, grandes diarios globales y medios de comunicación de menor escala.

En su libro “Off the record: verdad, sangre, algoritmos y negocios” –en mayo lo presentó en la Feria del Libro de Buenos Aires–, describe a los líderes de estas organizaciones y cuenta de qué manera toman decisiones para hacer crecer sus negocios, desarrollar audiencias y mejorar sus contenidos.

"El libro se basa en experiencias de personajes que lideran a veces medios pequeños, a veces medios enormes y globales; para descubrir qué tienen en común a la hora de tomar decisiones", remarca Mancini en diálogo con AIRE.

Pablo Mancini.jpg
En su libro “Off the record: verdad, sangre, algoritmos y negocios”, Pablo Mancini analiza que tienen en común quienes lideran los medios de noticias y entretenimiento más exitosos.

En su libro “Off the record: verdad, sangre, algoritmos y negocios”, Pablo Mancini analiza que tienen en común quienes lideran los medios de noticias y entretenimiento más exitosos.

El desarrollo exponencial de la inteligencia artificial y de los algoritmos no solo representa un nuevo para estas organizaciones, sino también para los periodistas, comunicadores y generadores de contenidos en general.

Por dónde pasan las claves del éxito, cómo piensan los que toman decisiones en estas grandes organizaciones, de qué manera sobrevivir frente a este escenario y cómo aprovechar al máximo las nuevas tecnologías para potenciar a la industria de la información, surgen como algunas de las preguntas esenciales.

Periodismo, algoritmos e inteligencia artificial

—¿Chau periodismo, bienvenidos los algoritmos y la inteligencia artificial?

—No... Bienvenida inteligencia artificial, sí; pero sin el "chau periodismo". La explicación es muy simple: la información que hoy ofrece el mundo, básicamente internet, es información plagada de fake news, de operaciones y manipulaciones.

También de trabajo mal hecho, sin mala intención. Y ahora se agrega la homogeneización generada por la inteligencia artificial.

La inteligencia artificial no puede contar verdades nuevas. Puede contar historias sobre hechos ya contados o información que ya es pública. La procesa muy bien, muy rápido. Pero eso no es periodismo solamente. Periodismo es contar la verdad que no se conoce.

La inteligencia artificial es bienvenida, es un cambio enorme y nos va a afectar a todos. Pero el criterio, la subjetividad, la singularidad del periodismo bien hecho, hoy todavía no lo puede hacer el software.

Pablo Mancini4.jpg
“Off the record: verdad, sangre, algoritmos y negocios” fue presentado en la Argentina en mayo de este año.

“Off the record: verdad, sangre, algoritmos y negocios” fue presentado en la Argentina en mayo de este año.

Ahí no llega, al menos todavía, el algoritmo, el software. Llega hasta contar algo que ya está contado, procesado de un modo tal que responde preguntas más eficientemente que los buscadores de internet.

—Me llamó la atención que en otra entrevista dijiste que la inteligencia artificial y las tecnologías que hoy tenemos pueden ser usadas para mentir, pero no son tecnologías que puedan contar la verdad. ¿Es tan así?

—Es así. Cuando pensás para qué sirven estas tecnologías, básicamente sirven para procesar información ya disponible. Entonces podés crear imágenes a partir de imágenes creadas, a partir de criterios programados; podés crear textos nuevos, pero a partir de textos ya creados; podés crearlos con estilos específicos, pero que ya conocés previamente.

Entonces, sirve para generar cosas a partir de cosas ya generadas. Incluso, sirve para mentir a una escala que nunca tuvimos. Nunca fue posible manipular tanto el texto, la imagen y el video, como en este momento.

Sin embargo, las herramientas que tenés para contar la verdad son las mismas de siempre.

La inteligencia artificial tiene un poder muy importante también para contar la verdad, pero tiene que ver con la manera en que utilizás estos algoritmos para hacer más fácil el trabajo rutinario y aburrido del periodismo, el que no agrega valor. Por ejemplo, desgrabar una entrevista, extraer datos de un documento.

Pero no te agrega capacidad de verdad. Te agrega capacidad de edición y de procesamiento de información, que es muy distinto. Suena técnico, pero es lo obvio.

Por eso creo que en este contexto el periodismo tiene una gran oportunidad para diferenciarse.

Buscar audiencias, apostando por la calidad de los contenidos

—¿Las empresas deben buscar más audiencias o más calidad periodística?

—Se necesita número y calidad. Es una discusión con la que no estoy de acuerdo. Es una falsa dicotomía pensar que si hago calidad, no me va a leer nadie; y si me leen mucho, es porque estoy produciendo basura.

Muchas veces eso pasa. Pero el periodismo tiene que ser relevante para la audiencia, y ese es el trabajo difícil. Puedo contar una verdad que no le interese a nadie, y no sé si eso es periodismo.

Por eso hay que salir de esa disyuntiva y reconciliar los dos objetivos.

—Se les suele pedir a los periodistas en las redacciones que escriban pensando en los algoritmos y terminan redactando para los buscadores.

—Yo lo tendría muy en cuenta, pero no dejaría que el algoritmo tome la decisión de cómo se escribe un contenido.

Eso fue muy visible en los últimos diez años, porque los buscadores en internet se convirtieron en el 30 o 40% de la audiencia de los medios. Entonces se convirtió en un tema relevante, pero fue una caja negra porque los buscadores no revelaban del todo sus criterios para indexar y posicionar una información.

Pablo Mancini3.jpg
Los medios más exitosos del mundo comprendieron que deben apostar por la calidad periodística, ya que la inteligencia artificial solo puede contar lo que ya fue contado, afirma Pablo Mancini.

Los medios más exitosos del mundo comprendieron que deben apostar por la calidad periodística, ya que la inteligencia artificial solo puede contar lo que ya fue contado, afirma Pablo Mancini.

Hoy se sabe más. Eso ha cambiado. Pero eso sirve para los clicks, y no sirve para el periodismo. Hay que tenerlos en cuenta porque es parte del negocio, los algoritmos tienen una influencia importante en la monetización y distribución de los contenidos, en la visibilidad de la marca y en el posicionamiento de los periodistas.

Pero esa efervescencia por posicionar el contenido de los últimos diez años llegó a su límite y ahora nos encontramos con que el desafío de la audiencia no es hallar información rápida, sino dar con información buena.

Eso es lo que está cambiando. Hace cinco, seis o diez años, la gente quería información rápida y no importaba si era verdad o mentira. Hoy hay tanta información y la capacidad de estos algoritmos es tan inédita, que ahora lo que importa es la verdad.

La inteligencia artificial demuestra que la velocidad no tiene límites, pero la verdad sí tiene límites. Y ese es el trabajo que hoy vale.

—Da la sensación de que incluso los algoritmos comienzan a valorar más la calidad periodística que la cantidad o la velocidad.

—Están intentando hacer eso. Es un gran punto esto que decís, porque los que manejan las compañías de tecnología saben que si no apuestan ellos también por la calidad, no van a poder competir.

Ahí está una de las variables clave de la ecuación. Es el gran desafío de las compañías de tecnología, porque ellos ya tienen la escala.

Hay un dato relevante que refleja la diferencia entre cantidad y calidad: cuando hacés una pregunta a la inteligencia artificial, esa pregunta consume diez veces más electricidad que una búsqueda en Google, según datos de la Agencia Internacional de Energía.

Esto se da porque la capacidad de cómputo necesaria para resolver esa pregunta y responderla adecuadamente, es mucho más compleja que arrojar 800 mil resultados en un buscador, que además están pre indexados.

redaccion Washington Post.jpg
Para el director de estrategia digital de Amazon Web Services, las audiencias valoran más la calidad de la información que la velocidad de las noticias.

Para el director de estrategia digital de Amazon Web Services, las audiencias valoran más la calidad de la información que la velocidad de las noticias.

La inteligencia artificial "piensa" los contenidos en tiempo real. Esto implica incluso un desafío muy importante a nivel ecológico y social.

Pero se consume diez veces más electricidad en servidores usando el Chat GPT, que usando un buscador. Y probablemente la respuesta que te da también sea diez veces mejor, porque procesa la información y te da los datos procesados.

—Al menos en la Argentina, los estudiantes universitarios que se reciben en carreras como periodismo o comunicación en general, no utilizan en sus currículums la palabra "periodista", sino que se presentan como "redactor SEO" (abreviatura en inglés de "optimización en buscadores" de internet).

—Es que en los últimos 10 años les contaron a los estudiantes de periodismo y a los redactores en los medios que el SEO era determinante. Lo era a nivel negocio, pero no a nivel periodístico.

Entonces, todo el mundo cree que tiene más chances de conseguir un mejor empleo si sabe de SEO. Está bien que se lo considere una habilidad valiosa, pero yo no me presentaría de esa manera si fuera periodista.

Eso expira. El SEO duró 10 o 12 años y nadie pasará a la historia por ser quien más sabe de SEO; sino que vas a pasar a la historia por el periodismo que puedas hacer.

Los medios exitosos y cómo utilizar la inteligencia artificial

—Sé que tu intención no es dar recomendaciones, pero conocés a muchos de los más exitosos ejecutivos de medios del mundo. ¿Alguna pista para quienes conducen organizaciones dedicadas a producir información?

—Todos están pensando en cómo adoptar inteligencia artificial para hacer el negocio más eficiente y rentable. Pero lo que diferencia a las organizaciones de noticias que mejor les va, es que son las que están invirtiendo en talento y en contenidos.

Cuando mirás el New York Times o el Washington Post, te encontrás con artículos escritos por personas, no por una fábrica de algoritmos y pasantes.

Estos ejecutivos están adelantados porque adoptan la parte de inteligencia artificial que puede mejorar los números de sus organizaciones, pero no dejan de ver que el valor de esa marca está directamente relacionado con el contenido relevante que ofrecen a su público. Y a eso no lo cambian.

Cuando vemos lo que hizo la industria en los últimos diez o veinte años, es que intentó utilizar toda la inyección tecnológica en las redacciones y equipos editoriales; intentó que los periodistas adopten tecnología por momentos de un modo muy forzado.

Y a los equipos comerciales poco se les pidió en cuanto a la adopción tecnológica. Pero esa balanza se está reconfigurando, y estamos viendo que los equipos comerciales, los de publicidad, los de datos, los de suscripciones; son ahora los que están bajo más presión en este sentido.

Este es el momento en que el periodista vuelve a ser periodista y la presión tecnológica se impone sobre otras áreas de las organizaciones.