domingo 5 de julio de 2020
Ocio | Receta | mandarina |

Muffins de mandarina, una receta con mucho sabor

Los muffins de mandarina son una receta muy fácil de hacer y realmente deliciosa para compartir a la tarde. Te mostramos el paso a paso para que te deleites.

La mandarina es uno de los cítricos más elegidos por su dulce sabor. La cantidad de jugo que contiene la hace muy refrescante y es tan fácil de pelar que no se necesita un cuchillo, algo que la convierte en ideal para que la consuman los más pequeños de la casa. Vale la pena aprovechar que nos encontramos en plena temporada de mandarinas para incorporarla a nuestra dieta, tanto en recetas dulces como saladas o, simplemente, por el simple placer de disfrutar el sabor de una fruta deliciosa.

¿Qué necesitamos?

Leer más► Cómo hacer una torta de peras: la fruta de estación y la receta del año

250 g de queso blanco para untar

Una huevo

Una pizca de sal

Dos claras de huevo

Un yogur natural

Jugo de 1 mandarina

Gajos de mandarina para decorar

60 gramos de azúcar

Una cucharita de esencia de vainilla

Ralladura de un limón

Hojitas de menta opcional para decorar

Paso a paso

Leer más► Tarta de frutillas, una receta para hacer a la tarde

Primero hay que mezclar el queso blanco untable, el azúcar, el yogur, el huevo, la ralladura de limón, el jugo de mandarina y la sal.

Incorporar las claras una por una, sin dejar de batir hasta obtener una masa ligera y homogénea.

Repartir la preparación anterior en cuatro moldes de flan y cocinar en el horno precalentado a temperatura media durante una hora aproximadamente.

Apagar el horno y dejar la puerta entreabierta un ratito para que salga el calor y no baje el volumen de los pastelitos.

Pelar la mandarina, separar los gajos y retirar la membrana que los recubre.

Desmoldar los muffins en cuatro platos y servirlos decorados con los gajos de mandarina y las hojas de menta limpias y secas.

Bonus track: cómo hacer glasé para cubrir los muffins.

Ingredientes

  • 200 gr de azúcar impalpable
  • Jugo de 1 limón

Paso a paso

  • Mezclar el azúcar impalpable con el zumo de limón hasta que quede una crema suave de color blanco.
  • Por último, una vez que el bizcochuelo se quede un poco tibio, extender el glaseado encima y dejar que se seque antes de servir.