miércoles 12 de enero de 2022
Ocio

Hacker espió a una mujer a través de la cámara de un dispositivo para vigilar mascotas

Angela Cuniberti, la joven acosada por el hacker, relató que se llevó un gran susto al escuchar la voz masculina que salía del aparato.

Un hombre logró 'hackear' un dispositivo inteligente para vigilancia de mascotas y espiar a través de la cámara a su propietaria, una residente de la ciudad de Saint Charles, Misuri, Estados Unidos.

Este aparato conocido como Furbo está equipado con una cámara que permite al dueño observar a su mascota a distancia y también alimentarlo. La propietaria del artefacto, Angela Cuniberti, comentó que durante muchos años lo utilizó sin ningún problema para sus perros.

Leer más ►Alpinistas rescataron a un perro callejero que sobrevivió un mes en la montaña más alta de México

Pero hace poco, cuando la mujer pasó cerca de la videocámara tras salir de la ducha, escuchó una voz masculina decirle: "Hola, hermosa". En un inicio se asustó, pensando que un intruso había entrado en su casa, puesto que sus mascotas comenzaron a ladrar "como locos", hasta que se dio cuenta que aquella voz extraña provenía del aparato.

image.png
Furbo es una cámara para mascotas con un dispensador de recompensas diseñado específicamente para perros.

Furbo es una cámara para mascotas con un dispensador de recompensas diseñado específicamente para perros.

Cuando la mujer miró más de cerca, notó una luz roja encendida, lo que significa que estaba grabando. Poco antes de desconectar el dispositivo, también escuchó la risa de un hombre.

Cuniberti contactó a la Policía y a la compañía para reportar el problema. Desde la empresa le comentaron que alguien pudo haber logrado "piratear" su red wifi para tener acceso al sistema.

"No he usado [el Furbo] desde entonces. Me comuniqué con la compañía y me dijeron que podían reemplazarlo por uno nuevo, pero no acepté", aseguró la mujer. De momento, no está claro si las autoridades han tomado medidas para dar con el 'hacker'.

Mujer de 86 años va a misa todos los domingos para que su hijo la vea desde el extranjero por televisión

La pandemia obligó que muchos familiares y amigos recurran a las videollamadas y a los mensajes para poder comunicarse con los otros. Pero hay muchos casos de gente que no cuenta con dispositivos para contactarse.

Es difícil imaginar lo difícil que debe ser comunicarse con familiares en el extranjero sin tener un celular o acceso a Internet. Por eso, ha sorprendido la originalidad de una abuela de México de 86 años que mantiene ‘contacto’ semanal con su hijo sin tener que hacer uso de dispositivos.

No te olvides de seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Según la usuaria de Twitter Siboney Flores, su tía abuela, doña Margarita, tiene un hijo que vive en Estados Unidos, al que no ve tanto como le gustaría. La señora no tiene celular o Internet, pero ha encontrado la forma de ‘conectar’ con él: yendo a misa.

Embed

Todos los domingo, la mujer se prepara para asistir a la misa en la Catedral de Guadalajara, hasta donde se traslada en colectivo. La razón no es otra que la grabación de la eucaristía y su posterior retransmisión en canales de Estados Unidos, desde los que su hijo, Ray, puede verla.

“Yo no lo veo a él, pero él a mí sí”, dice, orgullosa, poniéndose siempre en primera fila para que pueda ser registrada en video, tal y como cuenta su sobrina, “A veces, cuando paso a comulgar hasta hago como un saludito discreto”, explica.

Embed

Según ha contado su sobrina, su hijo Ray no se pierde la misa cada domingo, tomando nota de lo que lleva puesto su madre para contarle que le ha visto cuando consiguen hablar por otra vía como el teléfono o una videollamada.

La conmovedora historia se ha convertido en viral en Twitter, con miles de “me gusta” y comentarios de usuarios que saludan la originalidad de la mujer, que podrá ver con mayor frecuencia a su hijo ahora, ya que la propia Siboney se ha comprometido a prestarle su celular para que puedan hacer una videollamada la próxima vez que se vean.

Leer más ►Un hombre robó un café con un objeto plástico en forma de pistola y ahora puede terminar preso