Ciencia: un domingo de “apogeo lunar”, las claves para entender por qué es el momento en el que la luna está más lejos de la tierra

El satélite órbita con una trayectoria ovalada alrededor de la tierra y a las 10.28 de este domingo va a estar en el punto más alejado de la superficie terrestre. Cuando está bien cerca y una fase de luna llena se da el fenómeno contrario: la superluna.


Redacción Aire Digital

A las 10.28 de este domingo en la Argentina, la Luna se encontrará a unos 404.133 km de distancia de la Tierra, esto es, la distancia más lejana durante el recorrido en el mes de mayo a nuestro alrededor. Este fenómeno se conoce como el apogeo lunar, y sucede una vez por mes, pero con distancias que varían por muy poco.

De esta manera, así como existen momentos en los que la Luna se aleja más de nosotros, también existen momentos en los que se acerca mucho más. Esto sucederá -para que lo anoten- el próximo 6 de junio a las 20.23, cuando la Luna se encuentre a unos 368.506 km , aunque será difícil de apreciar ya que encontrará en su fase creciente. Este fenómeno se conoce como el perigeo lunar.

Como vemos en la imagen, la órbita de la Luna alrededor de la Tierra no es circular, sino más bien ovalada, es una elipse. Por esto, en algunas ocasiones la Luna estará más cerca de la tierra y en otras, más alejada.

Leer más: Un asteroide con “luna” propia se aproxima

Cada 28 días, el astro que maneja las mareas de los océanos de la Tierra, sigue su ruta regular, cambiando la forma de una media luna fina a un círculo y volviendo a empezar.

¿Por qué es interesante este fenómeno?

Fenómenos como éste son el reflejo de los resultados de las investigaciones de grandes científicos de la historia. Antes, los científicos entendían el universo como el mecanismo de un reloj en el cual los planetas daban vueltas alrededor del Sol, en órbitas circulares, separadas convencionalmente para no chocar entre sí y ni siquiera estar cerca. Así, surgió el “planetario mecánico”.

Pero los astrónomos de mentalidad matemática sabían que esto no era posible. La órbitas no eran exactamente círculos ni se encontraban en el mismo plano. Mientras más estudiaban el Sistema Solar, descubrieron que es una estructura extraña que aunque en su mayor parte se comporta bien, de vez en cuando se vuelve completamente loca.

Leer más: Viaje a la Luna: la NASA prepara los prototipos de aterrizaje en el sur del satélite

En el año 1600, el científico alemán Johannes Kepler, descubrió tres leyes matemáticas en las órbitas planetarias, que revelaban que los planetas no giraban alrededor del Sol en círculos, sino en elipses (en forma ovalada), y en 1679, el gran Isaac Newton reinterpretó sus leyes para formular una teoría que describía no sólo cómo se mueven los planetas del Sistema Solar, sino el movimiento de cualquier sistema de cuerpos celestes. Esta fue su teoría de la gravedad.

Así, descubrimos todo lo que sabemos hasta hoy sobre el movimiento de la Luna y sus fases. Sabemos que cuando la Luna está en el extremo de la elipse más cercano a la Tierra, podremos ver una Superluna. Sabemos que la Luna gira alrededor de su eje y se traslada alrededor de la Tierra en el mismo intervalo de tiempo. De ahí que siempre nos muestra la misma cara. Sabemos que la Luna se traslada de oeste a este, pero su movimiento aparente se produce de este a oeste, consecuencia del movimiento de rotación de la Tierra. Y mucho más.

Primero, la ciencia estudió estos fenómenos del cielo desde la observación. Para llegar a descubrir estos movimientos de los cuerpos celestes, se utilizaron muchas deducciones matemáticas, pero siempre, de no observar con detenimiento el comportamiento de la naturaleza con nuestros ojos, no habríamos podido corroborar algunas teorías ni dar a luz otras que cambiaron la historia.

NOTICIAS DESTACADAS