miércoles 28 de octubre de 2020
Política | Peronismo | Argentina | Alberto Fernández

El peronismo busca reafirmar su unidad en medio de las turbulencias

La fecha tradicional para el oficialismo tendrá este año un escenario alborotado con contradicciones puertas adentro. En medio de turbulencias, el presidente intenta generar confianza apuntando a una agenda económica "creíble".

En momentos de fuertes turbulencias cambiarias –la brecha del dólar alcanzó esta semana el 120%-, Alberto Fernández buscó enviar señales a los sectores empresarios para recrear la confianza. El presidente inauguró el miércoles el 56° Coloquio de Idea, acordó pautas para consensuar una ley de desarrollo agroindustrial con el sector, y el jueves anunció desde Vaca Muerta el Plan Gas, que busca impulsar las inversiones y las exportaciones para no caer en el déficit energético.

En paralelo, en el plano político, el presidente buscará dar señales de unidad partidaria con un masivo acto virtual conmemorativo del 17 de octubre para celebrar los 75 años del peronismo. Será una suerte de “contrabanderazo” luego del “banderazo” opositor del lunes pasado. Decidido a “recuperar la calle”, el llamado Frente Sindical encabezado por Hugo Moyano (Camioneros) y Sergio Palazzo (Bancarios) llamó a copar la tradicional Avenida 9 de Julio con autos, camiones, colectivos y taxis. Fernández será el único orador del singular acto, que finalizará con su entronización como presidente del PJ.

Leer más ► Día de la Lealtad: el peronismo marcha de manera virtual y en vehículos en apoyo al gobierno

Tanta parafernalia partidista no logra disimular, sin embargo, la preocupación tanto dentro como fuera del Gobierno sobre los vaivenes de la economía. En la semana que pasó, la Casa Rosada sintió como un cimbronazo las declaraciones de la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) Kristalina Giorgieva, que reclamó al Gobierno un plan creíble, una hoja de ruta muy precisa, para resolver los dramáticos desequilibrios de la economía y llegar a un acuerdo con la Argentina.

El presidente buscará dar señales de unidad partidaria con un masivo acto virtual conmemorativo del 17 de octubre para celebrar los 75 años del peronismo.

“La prioridad más importante es poner en marcha una agenda económica creíble que equilibre el apoyo a la gente en el país y que garantice estabilidad macroeconómica”, afirmó Georgieva con mucha contundencia. “La tarea más importante del país es que brinde una hoja de ruta para saber cuál es la dirección en la que está. Estamos con la Argentina, la misión volverá en noviembre, queremos ser socios de la Argentina, contamos con la determinación política del país para salir del ciclo histórico de burbujas y caídas”.

De este modo, se apartó de la retórica tradicional del Gobierno, que afirmó que los planes económicos no sirven.

El FMI no es el único que reclama una “hoja de ruta” en la economía argentina. También los empresarios que escucharon a Fernández en la inauguración del Coloquio de IDEA expresaron sin tapujos su escepticismo sobre el rumbo económico; este escepticismo se demuestra en la brecha cambiaria, cada vez más creciente. El 80% de los hombres de negocios están convencidos de que el dólar seguirá subiendo: así lo reflejó en la tradicional encuesta sobre Expectativas de los Ejecutivos que realiza IDEA. En ese sondeo, casi siete de cada diez ejecutivos de empresas privadas en la Argentina creen que la situación económica del país va a estar peor en los próximos seis meses, sin una mejora en las exportaciones, la inversión o la rentabilidad de sus compañías.

Leer más ► Presidente de Idea agradeció la presencia de Alberto Fernández y pidió más "diálogo"

El problema es más profundo que la falta de una “hoja de ruta” en la economía: el problema es de confianza. Tanto la oposición como el empresariado cuestionan al Gobierno por sus permanentes contradicciones, lo que atenta contra la credibilidad. “Por un lado sostienen que no son un gobierno ‘antiempresa’ pero, por el otro, el kirchnerismo avanza en el Congreso con el proyecto que grava las grandes fortunas; modifican y demoran la ley de quiebras que podría salvar a muchas empresas Pyme del colapso, y le quitan beneficios fiscales al sector de la economía del conocimiento, que es una de las actividades más pujantes que tiene la Argentina”, cuestionan los opositores y los empresarios.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Banderazo del #12O • En #Rosario la manifestación tuvo lugar en el Monumento a la Bandera.

Una publicación compartida de Aire De Santa Fe (@airedesantafe) el

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, consciente del impacto negativo de estas contradicciones internas en el oficialismo, privilegiará en el Congreso la sanción de la ley de presupuesto y adormeció otras leyes, las más conflictivas, como la del impuesto a la riqueza, la reforma judicial, o la quita de recursos a la Ciudad de Buenos Aires. Massa aún no definió si estará presente en el acto del 17 de octubre. Tampoco Cristina Kirchner anticipaba su participación. Eduardo Duhalde y Luis Barrionuevo convocaron a un acto por separado. La unidad del peronismo enfrenta su mayor desafío.