menu
search
Política Pacto de Mayo | Javier Milei | Tucumán

Divide y reinarás: el Pacto de Mayo, una cuña de Javier Milei en la "casta política"

El presidente Javier Milei busca dar muestras de fortaleza política tras una semana de turbulencias en el mercado cambiario. El Pacto de Mayo como herramienta para dividir a la dirigencia política.

Al filo de la medianoche del lunes 8, el jefe de Estado se mostrará en Tucumán rodeado de gobernadores y referentes de la oposición para suscribir el demorado Pacto de Mayo, un acto que tiene como fin último forzar una polarización en la dirigencia política y exhibir quiénes están con Milei y quiénes están parados en la vereda de enfrente.

En lo formal, el Pacto de Mayo implica un compromiso de los firmantes a avanzar en diez políticas de Estado con la mira puesta en el largo plazo. Dichas políticas fueron establecidas por el Gobierno y, de hecho, reflejan buena parte de su doctrina política y económica, como la inviolabilidad de la propiedad privada, el equilibrio fiscal “innegociable” y la reducción del gasto público al 25% del PBI.

LEER MÁS ► Pacto de Mayo: los 10 puntos del acuerdo que se firmará en Tucumán

No obstante, el presidente accedió a incluir, a pedido de la UCR, un punto clave para el centenario partido: la necesidad de una educación “con alfabetización plena y sin abandono escolar”. Un gesto que podría anticipar nuevos y más profundos acercamientos entre un sector del radicalismo –el más cercano al oficialismo– y el Gobierno.

Los gobernadores antes enrolados en Juntos por el Cambio ya anticiparon su presencia en Tucumán. También un puñado de gobernadores peronistas, encabezados por el anfitrión Osvaldo Jaldo.

Solo cinco mandatarios provinciales anticiparon que no formarán parte de los festejos patrios. Ellos son Axel Kicillof (Buenos Aires), Sergio Zillioto (La Pampa), Gustavo Melella (Tierra del Fuego), Gildo Insfrán (Formosa) y Ricardo Quintela (La Rioja), los gobernadores más críticos de la gestión.

Pullaro y Kicillof conferencia de prensa 17 de mayo 2024 (7).jpeg
El bonaerense Axel Kicillof es uno de los cinco gobernadores que no concurrirá a Tucumán a firmar el Pacto de Mayo con el presidente Javier Milei.

El bonaerense Axel Kicillof es uno de los cinco gobernadores que no concurrirá a Tucumán a firmar el Pacto de Mayo con el presidente Javier Milei.

Estas ausencias no incomodan al Gobierno, por el contrario: Milei espera, con esta postal, no solo dar muestras de una mayor sustentabilidad política a su gestión sino, además, meter una cuña en la dirigencia tradicional.

Lo logró con el partido PRO, que la semana pasada exhibió su ruptura entre sus dos líderes, Mauricio Macri y Patricia Bullrich. El divorcio se formalizó cuando el ex presidente y líder del partido le cerró el paso a la ministra de Seguridad y fervorosa libertaria para encabezar la asamblea nacional de la agrupación, entronizando en su lugar a uno de sus lugartenientes, el diputado Martín Yeza.

Por si eso fuera poco, el cuerpo –responsable de la política de alianzas– estableció que la agrupación “no se fusionará con otros partidos”, una alusión que tenía como principal destinatario a La Libertad Avanza.

LEER MÁS ► Milei sobre el Pacto de Mayo: "Tenemos que dar vuelta la página de nuestra historia"

Esta definición refleja la decisión de Macri de no someterse a Milei ni permitir que los libertarios profundicen la cooptación de dirigentes propios sin negociar un acuerdo partidario para cogobernar o confluir en las legislativas de 2025.

El fundador del PRO no termina de digerir que distintos funcionarios claves de la gestión libertaria, entre ellos Santiago Caputo, Karina Milei y el jefe de Gabinete Guillermo Francos, le cerraran sistemáticamente las puertas del Estado a dirigentes macristas.

En la Casa Rosada rechazan, justamente, un “copamiento” de dirigentes amarillos en el gabinete libertario. Envalentonados por la alta imagen del Gobierno, creen incluso que es posible hacer un nuevo diseño del mapa político que deje a Macri en un papel secundario.

LEER MÁS ► Pullaro confirmó asistencia al Pacto de Mayo y dejó clara la posición de Santa Fe

“El electorado del PRO hoy está con Patricia (Bullrich) porque, quienes se quedan a mitad de camino del cambio, caen en la nada. Si hubiera una elección mañana, La Libertad Avanza sacaría 45 puntos y el PRO, siete. Nosotros queremos profundizar nuestra relación con el PRO, Mauricio (Macri) se está equivocando con lo que hace”, sentenció un colaborador estrecho del jefe de Estado.

Está claro que la estrategia libertaria apunta a cooptar al PRO esquivando un acuerdo de cúpulas con Macri. La mira está puesta en las elecciones legislativas del año próximo. Un plan ambicioso que no dependerá tanto de las estratagemas de los dirigentes libertarios sino del derrotero de la economía y, como consecuencia de ello, del humor social.