menu
search
Política Danilo Capitani | Maximiliano Pullaro | Omar Perotti

Auditorías a los comedores: el ex ministro de Desarrollo Social Danilo Capitani dijo que lo importante es "que todas las familias puedan comer"

El ex ministro de Desarrollo Social durante el gobierno de Omar Perotti se puso a disposición del gobierno actual “para ayudar y para que no se produzca ningún tipo de estallido”.

En diálogo con AIRE, el ex funcionario provincial replicó los dichos de la actual ministra de Igualdad y Desarrollo Humano de Santa Fe, Victoria Tejeda, quien dio a conocer los resultados de una auditoría que arrojó la existencia de 160 comedores “fantasmas” que no llevaban a cabo la actividad para la cual estaban inscriptos.

“Primero hay que contextualizar el momento de la gestión”, comenzó Capitani. “Nosotros, a tres meses de asumir, empezamos una auditoría en todo el territorio de la provincia, sobre todos los programas, y también encontramos cuestiones irregulares”.

“Después viene la pandemia y muchos trabajadores quedaron exceptuados de cumplir sus funciones por el decreto del gobierno nacional”, continuó. “A pesar de ello, llevamos adelante la auditoría y dimos de baja a muchas instituciones y comedores”.

Embed - Comedores "fantasmas" en Santa Fe: Danilo Capitani le respondió al gobierno de Pullaro

En ese punto, el ex ministro del gobierno de Omar Perotti recordó que en los primeros meses de 2020 se llevaron a cabo acciones para regularizar los comedores que no estaban en regla “porque el motivo principal era darle de comer a la gente en un momento tan difícil como ese”.

“En aquel momento se planteaba la necesidad de llegar rápidamente al territorio con la comida. Con el personal diezmado, un gobierno provincial no puede llegar a todo el territorio, así que creamos el Comité de Crisis con la Iglesia, los pastores, las vecinales, las organizaciones sociales y con personas físicas que tenían un comedor”, agregó Capitani.

El ex funcionario provincial aclaró que, para sumar nuevos comedores e instituciones a la red de asistencia alimentaria, se puso en marcha un programa que había sido creado por el ex gobernador Miguel Lifschitz en 2017. “Ese programa no lo inventamos nosotros”.

LEER MÁS ► Casi el 50% de comedores y merenderos auditados en Santa Fe tienen irregularidades

Esos aportes se hicieron a través de la Tarjeta de Ciudadanía, un instrumento creado por el gobierno del Frente Progresista. “Es una tarjeta que tiene muchísimos controles. Está el control previo del Tribunal de Cuentas y después el control de recibido de la institución. Nunca, en cuatro años, tuvimos una sola denuncia de que a una familia no le haya llegado la comida”.

Este programa funcionaba con controles internos y externos, había una asistente social que verificaba que se cumplieran los convenios que se firmaban y es así como logramos llegar a cada punto de la provincia con los alimentos”, siguió el ex ministro.

Capitani recordó el fuerte impacto que tuvo la triple crisis de la pandemia, la sequía y una inflación creciente, sobre todo en el rubro alimentos: “Nos tocó una situación caótica desde lo social; ojalá nos hubiera tocado otra cosa. Y tuvimos que actuar rápidamente llevando la comida”.

Danilo Capitani 5303-MTH-1200.jpg
Danilo Capitani, ex ministro de Desarrollo Social de la provincia de Santa Fe.

Danilo Capitani, ex ministro de Desarrollo Social de la provincia de Santa Fe.

El ex ministro recalcó los controles que se pusieron en marcha para auditar la entrega de alimentos: “Se hacían normalmente y no los hicimos nosotros, sino los organismos a cargo: primero la Dirección Provincial de Seguridad Alimentaria, después las rendiciones de las instituciones y las personas físicas que tienen a su cargo los comedores; si esas rendiciones no se cumplen, se eleva el caso al Tribunal de Cuentas”.

Respecto a la suspensión de 160 instituciones, un dato informado por la actual ministra Tejeda, Capitani señaló que “no tenemos en claro los números, porque ya dieron algunas de alta. Nosotros también dimos de baja y al mes siguiente, cuando los ayudamos a regularizar, las dimos de alta”.

“El tema social es tan complejo que no da para este tipo de cuestiones. Acá tenemos que estar todos juntos pensando y trabajando para lograr que todas las familias puedan comer, porque lo que está pasando ahora no dista de lo que nos pasó a nosotros”, agregó.

LEER MÁS ► Unos 300.000 santafesinos reciben ayuda alimentaria: la demanda "es cada vez más alta"

Y puso como ejemplo: “Una persona que tiene una Tarjeta Alimentar, un plan del Potenciar Trabajo y que tiene una changa, no llega a los montos que tiene que percibir una familia para no ser indigente. Esa familia no está comiendo. Eso es lo que tenemos que ver”.

“Las auditorías son importantes y se tienen que hacer”, aclaró Capitani. “Pero tenemos que poner la mirada en los barrios, sobre todo de Santa Fe y de Rosario, porque tenemos información de que hay mucha gente que no accede a la comida. Ahí es donde tenemos que poner el foco”.

En ese sentido, el ex funcionario dijo que tanto él como sus equipos de trabajo están a disposición del gobierno actual “para acompañar, ayudar y dar una mano para que no se produzca ningún tipo de estallido”.

La auditoría de la polémica: 160 comedores “fantasmas” en Santa Fe

Este jueves, el gobierno de Santa dio a conocer los resultados de las auditorías que comenzaron a principios de año sobre más de 800 instituciones que reciben fondos de programas alimentarios de la provincia.

La auditoría arrojó 160 comedores “fantasmas” que no llevaban a cabo la actividad para la cual estaban inscriptos. La ministra de Igualdad y Desarrollo Humano de Santa Fe, Victoria Tejeda, habló de “sustitución de identidad, lugares y espacios baldíos; esas son algunas de las cosas que se encontraron”.

El relevamiento alcanza al 60% de las entidades: abarcó a 481 comedores y copas de leche, 222 de Rosario y 259 del centro-norte de la provincia.

Investigan irregularidades en cinco comedores.
La auditoría del gobierno provincial arrojó 160 comedores “fantasmas” que no llevaban a cabo la actividad para la cual estaban inscriptos.

La auditoría del gobierno provincial arrojó 160 comedores “fantasmas” que no llevaban a cabo la actividad para la cual estaban inscriptos.

La suspensión de 160 convenios permitió habilitar 103 nuevos comedores o copas de leche. Las irregularidades que se detectaron consisten en suplantación de identidad, lugares inexistentes o que declararan dar un servicio alimentario que no prestaban.

“Lamentablemente, con la situación que atraviesa el país y de la cual la provincia no está exenta, esto no puede ocurrir”, recalcó Tejeda.

Por su parte, el secretario de Desarrollo Territorial de la provincia, Sergio Basile, adelantó que “vamos a intentar llegar al 100% (de los comedores auditados) y, a partir del diagnóstico final que tengamos, vamos a tomar más medidas que hagan a la transparencia y eficacia de los recursos”.

“Nos encontramos con muchas sorpresas y problemas leves de rendiciones vinculadas con la falta del Estado”, sostuvo a su turno Ramón Soques, secretario de Políticas de inclusión y abordajes sociales.

La demanda alimentaria en números

En Rosario se cerraron 45 comedores, esto permitió abrir 72 nuevos espacios de organizaciones sociales que trabajaban con aportes propios y hoy cuentan con el respaldo del Estado. “Este es un trabajo que tiene que ver con la optimización de recursos”, destacó Soques.

Los resultados del relevamiento permitieron recuperar 100 millones de pesos que hoy se destinan a la reinversión en el sistema alimentario y permite habilitar altas. “Hay una evaluación que se está haciendo. Estamos en un alto nivel y empezamos por Rosario y Santa Fe por la cantidad de organizaciones que se concentran en estos conglomerados”, detalló Soques.

La provincia de Santa Fe aporta 2000 millones de pesos mensuales para cubrir la demanda alimentaria de las diferentes entidades y organizaciones sociales. En el inicio de la gestión se estimaba que 325 mil personas eran asistidas por los programas alimentarios, sin embargo, los números y la demanda aumentaron. “Se estima que este último mes aumentó entre un 25 y un 30% el pedido y se trabaja para llegar a cada uno que lo demanda”, concluyó Tejeda.