sábado 23 de enero de 2021
Policiales | Policía | Gatillo fácil | Crimen

Gatillo fácil: se cumple un año del fusilamiento de Lautaro Saucedo en barrio Guadalupe

Por el caso se encuentra preso el agente policial Francisco "Tronqui" Olivares, el cual asesinó al adolescente de 17 años de un balazo en la espalda. La causa se encamina al juicio oral.

El 29 de octubre del 2019, Lautaro Saucedo de 17 años, se levantó a la mañana. Salió de la casa de su abuela, donde vivía hacía cuatro meses, y se fue a la escuela. En el camino saludó a un amigo del barrio y habló unas palabras. Al llegar a Risso al 2200 del barrio Guadalupe, se cruzó con una señora de 73 años e intentó sustraerle una bolsa roja. Sin embargo, algo pasó por su mente que se echó atrás y se retiró. Sin embargo, cuando estaba por marcharse, la mujer lo llamó y le explicó que llevaba una serie de catálogos de cosméticos que ofrecía por el barrio. A su vez le ofreció algo de dinero. Lautaro aceptó y se fue a trote.

La secuencia fue advertida por un agente policial que se encontraba franco servicio de la fuerza. Sin embargo, oficiaba en ese entonces como custodio de una empresa de gaseosas con el arma reglamentaria. La misma que le proporcionó el Estado para que "garantice la seguridad" de los santafesinos.

Leer más Un video reveló como asesinaron a Lautaro Saucedo en barrio Guadalupe

Aquel efectivo policial era Francisco “Tronqui” Olivares, que al ver la situación entre Lautaro y la señora, sacó su arma y mientras hablaba por teléfono apuntó con su mano derecha contra el adolescente de 17 años y sin dar la voz de alto, gatilló. El plomo impactó de lleno en la espalda de Lautaro y provocó que caiga al suelo inmediatamente.

lautaro saucedo homicidio.jpg
Walter Saucedo, el padre de Lautaro, tras ver a su hijo herido.

Walter Saucedo, el padre de Lautaro, tras ver a su hijo herido.

El ataque quedó grabado en dos videos que permitieron a los fiscales Martín Torres y Ezequiel Hernández poder reconstruir fehacientemente qué había sucedido aquella mañana en el barrio Guadalupe. Con estos registros, junto con una serie de testimonios y pericias, acusaron formalmente a Olivares como autor del delito de “homicidio triplemente calificado, por haber sido cometido por un arma de fuego, por alevosía y por abuso de su condición de policía”, cuya pena máxima es la de prisión perpetua.

Dos días después, en una audiencia de medidas cautelares, el agente policial claramente confesó el hecho, pero aclaró que no tuvo la intención de matar a Saucedo. “Quise proceder como personal policial, estoy profundamente mal por lo ocurrido, no era lo que yo quería. A los familiares les pido perdón, es algo irreparable”, explicó en ese momento. Sin embargo, la jueza Rosana Carrara, que estuvo al frente de esa audiencia en tribunales, acreditó la imputación de los fiscales y además ordenó la prisión preventiva para Olivares.

Leer más"Pá, perdoname", la última frase que le dijo Lautaro Saucedo a su padre antes de morir

Desde ese entonces, el “Tronqui”, como lo conocen desde su entorno, permanece detenido a la espera de que llegue el juicio. El mismo forma parte de la larga lista de uniformados que fueron detenidos por haber cometido casos de gatillo fácil en Santa Fe y la provincia. Según datos oficiales del Ministerio Público de la Acusación, en todo el territorio provincial, entre 2014 y 2019, fueron asesinadas un total de 86 personas en manos de agentes de las fuerzas. De esa cifra, en el 55% de los casos, los policías que cometieron en el delito se encontraban de franco, tal como sucedió con Olivares.

El caso cuenta además con una particularidad especial: que Walter, el papá de Lautaro, es policía y casualmente esa misma mañana, en que el joven fue baleado por Olivares, estaba por la zona y se topó con la propia agonía de su hijo.

Leer másRechazaron la excarcelación del policía que mató a Lautaro Saucedo en barrio Guadalupe

La muerte de su hijo generó que Walter Saucedo tenga una nueva visión sobre los casos de gatillo fácil. “Siempre me hacían ruido y me tornaban un poco molestos. Uno siempre dice, como miembro e integrante de la fuerza, que la otra persona nunca tiene la culpa y siempre cae preso el policía por brindarle la protección a la sociedad”, contó al programa Será Justicia por Aire de Santa Fe. “Pero la vida me sorprendió”, destacó.

lautaro saucedo homicidio Walter.jpg
Walter Saucedo y su hijo, Lautaro.

Walter Saucedo y su hijo, Lautaro.

“Siempre le decía Díos que si algún día me toca morir caer en cumplimiento del deber que por favor no quede un registro fílmico que mis hijos no tengan que ver cómo me mataron ya que estamos expuesto. Y me tocó ver a mí cómo matan a mi hijo”, remarcó Saucedo.

“En este caso no había necesidad de ninguna manera de efectuar un disparo a traición sin poner sobre aviso donde Lautaro fue sorprendido por un impacto y derribado de manera muy violenta ya que recibió una herida que produjo el deceso lamentablemente”, señaló.

Entrevista a Walter Saucedo, a un año del crimen de Lautaro