martes 24 de noviembre de 2020
Policiales | abuso sexual | juicio | Policía

Etapa de definiciones en el juicio a un policía acusado por el abuso sexual de su sobrina

La fiscal Rosana Marcolín se refirió al juicio a Oscar Meynet en una entrevista por Emergencias 911. La fiscalía sostiene la acusación y el pedido de pena de 20 años de prisión.

Un empleado policial de la provincia de Santa Fe es juzgado por el abuso sexual de su sobrina, una adolescente de 14 años de edad. El juicio comenzó el lunes en la sala 1 de los tribunales santafesinos y este mediodía las partes expondrán los alegatos de clausura.

La fiscal Rosana Marcolín expresó en una entrevista con Bruno Ballesteros e Ignacio Laurenti por Emergencias 911 que considera acreditados los hechos expuestos en el debate, por lo que sostiene el pedido de pena de 20 años de prisión para Meynet por los delitos de grooming, abuso sexual agravado, amenazas y alteración de documento público.

Leer más ► Juzgan a un policía de San Javier por el abuso sexual de su sobrina adolescente

Marcolín explicó que antes de iniciar el juicio se intentó arribar a una condena a través de un procedimiento abreviado para evitar exponer a la víctima al proceso. Sin embargo, esta salida alternativa no prosperó ya que el acusado sostiene que el encuentro sexual entre ambos fue “consentido” por la menor.

marcolin cecchini.jpg
El fiscal de San Javier Manuel Cecchini acompaña a Marcolín en el juicio

El fiscal de San Javier Manuel Cecchini acompaña a Marcolín en el juicio

Al repasar la causa, la fiscal explicó que el acusado, quien mantenía una relación de pareja con una tía de la víctima, estableció primero un contacto a través de las redes sociales, a fin de manipular y convencer a la menor para mantener relaciones con él. Sin embargo, ante las negativas de la joven, Meynet preparó el escenario para lograr su objetivo a la fuerza: en abril de 2017 con la excusa de llevar a la víctima hasta Helvecia para que se encuentre con un amigo, la pasó a buscar en un auto prestado condujo hasta un motel donde concretó el abuso sexual de manera tan violenta que la menor debió pasar varios días internada.

Con el avance de la investigación se constató que Meynet había adulterado el libro de guardia para poner su nombre en un adicional del Banco el día del delito. "Consideramos acreditados todos los delitos, tanto el abuso como el grooming y la alteración del libro de guardia, veremos que considera el tribunal", expresó Marcolín.

El juicio tendrá su audiencia final mañana viernes, cuando los jueces Pablo Busaniche, Rosana Carrara y Gustavo Urdiales den a conocer su decisión. A los 20 años de prisión pretendidos por la Fiscalía se contrapone la absolución de culpa y cargo que reclama la defensora pública Betina Dongo.

Audio ► La entrevista con la fiscal en Emergencias 911

Los vaivenes del proceso

La causa data de abril del 2017, cuando una adolescente de 14 años debió ser asistida primero en el SAMCO de San Javier y luego en el hospital de niños Orlando Alassia por las graves lesiones que le ocasionó la violación. Tras una recuperación que le llevó varias semanas, finalmente la víctima pudo sindicar a su abusador, un joven policía de 27 años, con quien mantenía un vínculo familiar cercano. La fiscal Rosana Marcolín dispuso la detención de Meynet en el mes de mayo y le atribuyó los delitos de abuso sexual con acceso carnal; acoso sexual cibernético (grooming); y amenazas coactivas; todo en concurso real. Pero el juez Nicolás Falkenberg, que asistió en la audiencia de prisión preventiva, no dio por acreditados los delitos y otorgó la libertad al imputado.

Leer más ► Marcolín: “La víctima estaba amenazada, contaba una versión que no se condecía con las evidencias”

La titular de la acusación apeló el fallo, y el camarista Jorge Andrés revocó la resolución del magistrado de primera instancia. A diferencia de Falkenberg, Andrés entendió que las evidencias presentadas por la fiscalía acreditaban firmemente que las lesiones de la menor fueron producto de una violación. La fiscal Marcolín entonces solicitó una nueva audiencia para tratar la prisión preventiva del imputado y además le agravó la imputación: el delito de abuso fue agravado por ocasionar grave daño en la salud mental de la víctima, y además se le atribuyó el delito de falsificar un documento público, ya que el policía Meynet había fraguado un libro de guardia para contar con una coartada al momento que se producía en abuso de la menor.

Finalmente, tras casi un año de las primeras audiencias, el juez Sergio Carraro dio por acreditados todos los delitos atribuidos por Marcolín y la existencia de riesgos procesales si el imputado seguía en libertad, e impuso la prisión preventiva en mayo de 2018.

Dejá tu comentario