jueves 30 de junio de 2022
Policiales | barrio Yapeyú | Crimen |

El arma utilizada en el crimen del boliche de Alem apareció tras un doble asesinato en barrio Yapeyú

La revelación se conoció este lunes en la audiencia de prisión preventiva en la que los tres implicados por el homicidio de Gonzalo Joaquín "Pandu" Ojeda, ocurrido el pasado 13 de marzo, quedaron detenidos y deberán ser alojados en un establecimiento carcelario.

La causa que investiga el crimen de Gonzalo Joaquín “Pandu” Ojeda, a quien mataron el 13 de marzo en la puerta del boliche La Loca de avenida Alem, reveló un curioso dato que hasta el momento se mantenía en reserva: el arma de fuego utilizada en este asesinato fue secuestrada en un procedimiento policial realizado a partir de un doble homicidio ocurrido en abril pasado en barrio Yapeyú.

La novedad se ventiló en el marco de la audiencia de prisión preventiva que se desarrolló este lunes en tribunales y en donde el juez penal, Leandro Lazzarini, ordenó que los tres implicados que tiene el caso, Sandro Ariel “Cone” Mendoza, Yoel Ángel Valsicovich y Enrique Alberto “Timbre” Gauna, permanezcan detenidos con prisión preventiva. La medida cautelar fue impuesta luego de que los tres imputados aceptaron quedar presos. De igual manera, por medio de sus abogados Héctor Acuña y Sebastián Oroño, pidieron ser alojados en la cárcel de Coronda por temor a sufrir represalias en algún otro establecimiento carcelario provincial.

Durante la audiencia, las fiscales indicaron que el arma empleada para cometer el homicidio de "Pandu" Ojeda es la misma que la policía secuestró en un procedimiento que tuvo lugar en barrio Yapeyú, el 29 de abril pasado, a metros de una vivienda en donde fueron asesinados, con un claro sello mafioso, dos hombres identificados como Mario Antonio Mertes (40 años) y Mario Nahuel Falomir (22 años). Este último, justamente, se encontraba señalado como quien participó en una serie de homicidios ocurridos entre septiembre del 2021 y marzo de este año.

Leer más ► Una saga de crímenes ocurridos en seis meses, la antesala del asesinato ocurrido en la puerta del boliche La Loca

En ese procedimiento fue detenido, a metros de la vivienda donde ocurrió el doble crimen, un muchacho llamado Sergio Adrián I., de 34 años, al cual los agentes de la Policía de Acción Táctica le secuestraron en ese entonces un revolver marca 357 que tenía en su tambor seis municiones, entre ellas cuatro vainas servidas dentro.

homicidio boliche la local revolver 2.jpg
El revolver fue secuestrado por la Policía de Acción Táctica (PAT).

El revolver fue secuestrado por la Policía de Acción Táctica (PAT).

A raíz de ese hallazgo, los agentes de la PAT detuvieron al hombre y lo pusieron a disposición del fiscal en turno de la Fiscalía de Homicidios, Estanislao Giavedoni, quien lo llevó a una audiencia de imputación de cargos en donde solo le atribuyó la “portación de arma de fuego de guerra”, tras no contar con elementos que lo conectaran con los asesinatos de Mertes y Falomir.

Por su parte, el revolver 357 fue remitido a pericia y según revelaron las fiscales este lunes, fue el mismo que empleó el sicario que mató a sangre fría a “Pandu” Ojeda, el pasado 13 de febrero, en la esquina de Sarmiento y Fray Justo Santa María de Oro, fuera del boliche La Loca, en jurisdicción del barrio Candioti Sur.

“Matando pulgas”

En la audiencia de este lunes también quedó detenido, con prisión preventiva, Walter Gómez, un muchacho de 36 años que fue detenido por agentes del Organismo de Investigaciones (OI) por presuntamente haber enviado mensajes intimidantes desde una cuenta de Facebook, llamada Lammp, a la madre del joven asesinado en la puerta del boliche Lo Loca.

“Es una pena que tu hijo haya muerto por una rata como Pulga y la puta de la Lore”, dijo uno de los mensajes en alusión, según sostienen las fiscales, a Claudio Pulga Casco y Lorena Melgarejo, el matrimonio santafesino prófugo desde hace dos años por la causa que investigó el hallazgo de la avioneta narco que se estrelló en un campo de Naré, en el departamento San Justo, luego de trasladar desde Paraguay un cargamento de drogas en febrero del 2020.

“Usted sabe que esto no termina acá. Si usted sabe dónde están ellos entréguelos y esto se termina con usted. Usted sabe que por ellos Pandu la pagó”, fue otro de los mensajes que recibió la madre de Ojeda de la cuenta, que en base a la investigación, significa “La Mafia Matando Pulgas”.

Embed

Según detectaron los investigadores, esos mensajes fueron enviados desde el teléfono que Gómez usó en prisión y cuya titularidad es de un hombre oriundo de la ciudad de Concordia, en la provincia de Entre Ríos. Para las fiscales, la conexión entre Gómez y esos mensajes a la madre de Ojeda tuvieron como eje que el convicto es el compadre de Leonardo D., quien es hermano de Mendoza y Valsicovich, ambos imputados en la causa que investiga el asesinato en la puerta del boliche de Alem.

Ese vínculo, creen las fiscales, llevó a Gómez a enviar los mensajes a la madre de Ojeda con el objetivo de “coaccionarla” para que entregue información sobre el paradero de Casco y Melgarejo, quienes, según la hipótesis del caso, se encontrarían inmersos en una interna criminal que a puro plomo se cobró varias vidas.