menu
search
Economía empresas | Emprendedores |

La empresa que reactivó la función de "Concierge" para hacer más fácil la vida de adultos mayores

Con una filosofía puesta en el bienestar, para ayudar y acompañar a quiénes necesitan de alguien más para realizar un trámite o hacer alguna salida, esta solución cambia el día a día de las personas con un simple acto.

A veces puede suceder que algunas personas decidan abandonar sus planes porque no cuentan con los medios para trasladarse o simplemente porque les gustaría hacerlo en compañía de alguien más. De esa manera, trámites, salidas, hobbies y paseos van quedando fuera de agenda dejando lugar al desánimo. Para resolver esas dificultades, con una profunda conciencia acerca del bienestar y teniendo en cuenta el aumento en la expectativa de vida, nació esta empresa que promete apaciguar algunas de las tantas dificultades que tienen las personas que viven solas o que presentan dificultades para su traslado. “Estamos convencidos que con nuestros servicios impactamos positivamente en la vida de las personas" aseguran los emprendedores.

Tenemos usuarios de 80 años que vuelven a nadar gracias a que el Concierge los acompaña, otros que deciden escribir su biografía o pintan o aprenden a usar redes sociales. Este impacto no solo va a las personas mayores sino que repercute en todo el círculo familiar que se alegra por ver bien a sus padres y disfrutan de esa autonomía y plenitud que pueden apreciar y compartir con ellos tiempo de calidad”, cuenta Diego Naveiro co founder de Home Concierge.

LEER MÁSDel atelier al mundo: las emprendedoras que crearon una solución para expandir el negocio del diseño argentino

Un servicio monárquico que se transforma y no pierde vigencia

leila consierge 2.jpg
Home Concierge ofrece servicios no médicos, de concierge privado a personas mayores, a profesionales y a personas con discapacidad.

Home Concierge ofrece servicios no médicos, de concierge privado a personas mayores, a profesionales y a personas con discapacidad.

La profesión del “concierge” supone reunir, en una misma persona, al acompañante, al gestor de trámites, al cuidador, el asistente terapéutico, pero también al asesor, al consejero espiritual, hasta puede ser wedding planner y personal shopper, entre otros servicios de asistencia.

“Desde Home Concierge, contamos con profesionales rigurosamente seleccionados, con un respaldo real en cuanto a garantías explícitas de calidad, capacitación y seguridad”, acota Alejandro Amestoy, otro de los fundadores de esta solución.

La palabra “concierge” proviene del latín “conservo”, que significa “el guardián de los candiles” y antiguamente era una calificación que recaía en quien se encargaba de complacer cada deseo o petición de las visitas reales a los palacios en siglo IV. Luis XI lo rebautizó siglos después como “Le Portier” y años más tarde, con la caída de la monarquía, retornó a su nominación original y se convirtió en un cargo muy importante en los hoteles.

En su versión moderna, los concierges esperan al plomero, electricista o compañía de cable, brindan asesoramiento sobre cómo utilizar las computadoras, teléfonos inteligentes y operar todo tipo de tecnología necesaria para la independencia de las personas, realizan trámites fuera del domicilio y acompañan hasta en viajes y actividades recreativas.

LEER MÁSLa primera App argentina que te permite invertir en el mundo del polo con apenas US$ 100

En Latinoamérica la oferta aún es muy escasa: se pueden detectar algunas propuestas en países como México y Brasil. En la Argentina, Home Concierge es pionero en el rubro al tiempo que también opera en Uruguay.

La propuesta fue lanzada al mercado en pandemia y surgió a partir de la propia experiencia de los fundadores con sus padres. Diego Naveiro lo cuenta de la siguiente manera: “Sentíamos que como hijos solo nos daba el tiempo para ocuparnos de resolverles trámites, pagar impuestos y servicios, gestionar turnos médicos y no podíamos compartir tiempo de calidad y disfrute con ellos teniendo en cuenta que también teníamos una agenda laboral y personal intensa. Pensamos en la hospitalidad de un compañero, una guía, una persona de confianza para delegar en él todas estas tareas de rutina e incluso permitir que las personas mayores puedan seguir cumpliendo sueños, yendo al teatro, a practicar un deporte, a un paseo o un viaje, gracias a ese acompañante que se transforma en un aliado para las personas mayores y sus familias. Un concierge es un hijo sin ser un hijo”.

Algo para destacar sobre el proceso de reclutamiento y la selección de las personas que conforman el “equipo de calle” es que los concierges de la compañía tienen formación intelectual y cultural y han completado chequeos rigurosos y evaluaciones de antecedentes; además, tienen conocimientos de primeros auxilios y capacitación en terapias ocupacionales. “Pero fundamentalmente son personas con vocación por la asistencia al prójimo: eficientes, dedicadas, pacientes y comprensivas”, explican desde la firma.

LEER MÁSLa emprendedora que ayuda a hackear la mente de otros emprendedores

¿Cuáles son los servicios que se pueden contratar?

La empresa se propuso desde el comienzo trabajar bajo un concepto que atiende a la esperanza de vida activa o independiente pero también optimizar el tiempo cotidiano de profesionales sin limitaciones físicas pero con tiempos ajustados para ocuparse personalmente de gestiones y trámites. “Queremos ser un aliado en las realizaciones personales de la gente, un constante promotor de sueños y sanas ambiciones, un custodio de la independencia y autonomía de las personas”, concluyen Amestoy y Naveiro.

En ese sentido, los servicios más frecuentes que solicitan los usuarios son trámites y compras que incluyen desde pagos de impuestos y gestiones ante obras sociales, hasta retiros, envíos, servicios en el hogar y acompañamiento al médico.

Pero hay otra gama de servicios vinculados a wellness que son los que permiten que las personas mayores sigan cumpliendo sus anhelos y que se orientan a priorizar su bienestar y autonomía y son los vinculados a hobbies y deportes y también actividades sociales y culturales.

Además, se realizan servicios en el hogar como asesoramiento para reparaciones de la casa con terceros, asistencia en mudanzas y embalaje de pertenencias.

“Nos proponemos mucho más que asistir a personas mayores para que no dependan de familiares. Aspiramos a colaborar para que la gente mayor disponga de más tiempo para reencontrarse con antiguas pasiones o sueños incumplidos, siendo además aliados de ellos en ese fin. Además, nos gusta pensar que nuestro servicio ayuda a que las personas que tienen familiares mayores, como padres o abuelos, dispongan de un tiempo de calidad en los momentos de encuentro con ellos y no que todo ese espacio se les consuma en trámites y problemas. Que vayan juntos a comer, al teatro, de lo otro nos encargamos nosotros”, finalizan los fundadores de Home Concierge.