menu
search
Economía Elecciones 2021 | Desempleo | salario mínimo

Aumento del salario mínimo y de la prestación por desempleo: la primera respuesta a la crisis post-electoral

Tras la derrota en las Paso, el Gobierno adelantó la convocatoria al Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil cuyas decisiones impactan en los beneficiarios de planes sociales. De momento, es el único anuncio concreto. Se esperan medidas de alto impacto económico.

Mientras se especulaba con anuncios de alto impacto económico-social como respuesta a la derrota electoral, en la semana lo único concreto fue la decisión del Gobierno de adelantar del 30 al martes 21 de este mes la convocatoria al Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil.

Es una medida de nula incidencia sencillamente porque lo que resuelva ese Consejo entrará en vigencia a partir del 1° de octubre –así fue acordado– tanto si la reunión se realiza el 21 o el 30 de este mes. Y su convocatoria estaba prevista para septiembre desde antes de las elecciones de las Paso por lo que tampoco puede ser considerada como una respuesta a la crisis post-electoral.

Leer más ► El nuevo gabinete y el rumbo de la economía: lo que cambió y lo que tiene que cambiar

En medio de la enorme crisis provocada por la derrota del oficialismo en las Paso y las luchas internas que explotaron en el Gobierno, el adelantamiento de la reunión del Consejo fue el único anuncio económico-social que la Casa Rosada pudo hilvanar en la semana. Y buscó mostrar que el diálogo entre las centrales empresarias y las sindicales sigue en pie, a pesar de la debacle oficialista.

El temario del Consejo: determinar el monto del Salario Mínimo y el mínimo y máximo de la prestación por desempleo, ambos a efectivizar a partir del 1° de octubre.

La ley de Contrato de Trabajo le asigna tres características al salario mínimo, vital y móvil. Es la menor remuneración que debe percibir en efectivo el trabajador sin cargas de familia por su jornada laboral. Debe asegurarle alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte, esparcimiento, vacaciones y cobertura previsional. Y debe ajustarse periódicamente de acuerdo a las variaciones del costo de vida.

Leer más ► Pandemia, inflación y caída del salario: los indicadores que no vio el gobierno nacional

Es más que evidente que desde hace mucho tiempo y por su exiguo valor ($ 29.160 en septiembre para los mensualizados y $ 145,80 por hora para los jornalizados) el salario mínimo no cumple esas funciones.

Su mayor impacto es sobre el millón beneficiarios de planes sociales, que perciben la mitad del salario mínimo. También incide pero solo como una referencia sobre los trabajadores no registrados o informales.

Inicialmente, en abril, el Consejo había aprobado aumentar en un 35% el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM), en siete cuotas no acumulativas a partir de los valores de abril hasta febrero de 2022 cuando debería alcanzar los $ 29.160. El mismo porcentaje de aumento y esquema en cuotas se determinó para la Prestación por Desempleo.

Leer más ► Fernández tras la derrota: "Hay errores que hemos cometido y demandas que no hemos satisfecho"

Entonces, se resolvió convocar nuevamente al Consejo para septiembre con el objetivo de evaluar una eventual actualización.

Pero, en julio, ante el rebrote inflacionario y reconvocatorias de las paritarias con incrementos del orden del 45%, a través de la Resolución 6/2021, el Ministerio de Trabajo adelantó las cuotas (en julio $ 27.216, en agosto $ 28.080) y estableció que los $ 29.160 debían regir a partir de septiembre.

En consecuencia, los aumentos que inicialmente debían abarcar hasta febrero del año próximo se adelantaron hasta septiembre. Y eso obligó a convocar nuevamente al Consejo del Salario Mínimo, como previamente se había acordado.

Se descuenta que el Consejo podría acordar aumentar en unos 10 o 12 puntos los valores actuales en dos o tres cuotas. El salario mínimo podría redondear los $ 32.000 o 33.000 mensuales o $ 160/165 la hora.

Leer más ► No hubo milagro: el que ajusta no gana

Con la Prestación por Desempleo –que cobran unos 140.000 trabajadores en relación de dependencia despedidos sin causa–, el 30 de agosto el Gobierno (a través de la Resolución 890/2021) volvió a prorrogar, esta vez hasta el 31 de diciembre, los vencimientos de las prestaciones por desempleo. Pero con la novedad de un límite máximo de 30 cuotas que en total podrán acumular los beneficiarios alcanzados por las sucesivas prórrogas de los vencimientos.

Así que de aquí a fin de año, muchos beneficiarios dejarán de cobrar este beneficio porque habrán acumulado los 30 pagos mensuales.

En tanto, se mantuvieron los valores aprobados en abril. Así, desde julio, los montos de las prestaciones económicas por desempleo van de un mínimo de $ 7.500 y un máximo de $ 12.500. En noviembre, suben a $ 7.800 y $ 13.000, y en febrero de 2022, a $ 8.100 y $ 13.500, respectivamente. Esos valores podrían aumentar.

Leer más ► Tolosa Paz sobre la derrota: "La gente dijo 'hasta acá' porque no tiene guita"

Dejá tu comentario