jueves 16 de septiembre de 2021
Política | Elecciones 2021 | Frente de Todos | Alberto Fernández

Pandemia, inflación y caída del salario: los indicadores que no vio el gobierno nacional

La autocrítica es el primer paso para cambiar las cosas que no se hicieron bien. Ahora es tiempo de que el gobierno nacional entienda las razones del rechazo mayoritario que recibió en las urnas y tome medidas para corregir el rumbo.

Las primeras reacciones del oficialismo nacional tras las primarias del 12 de septiembre dan cuenta de que los resultados los tomaron por sorpresa. “Hay errores que hemos cometido y demandas que no hemos satisfecho”, evaluó el presidente Alberto Fernández la misma noche de las elecciones, cuando todavía se estaban contando los votos. Sus funcionarios y candidatos leyeron los resultados de la misma manera.

Para el presidente, las primarias del domingo fueron “una enorme encuesta” y, al mismo tiempo, arrojaron datos “que vamos a considerar”. En esa primera aparición post Paso, Fernández intentó marcar el camino de iniciará el Frente de Todos de aquí a noviembre: “Nada es más importante que escuchar el pueblo, cuando el pueblo se expresa lo acatamos”.

Contra lo que plantearon muchos analistas en la previa, no hubo una merma en la participación de la ciudadanía en estas elecciones primarias. Todo lo contrario: la gente fue a votar y eligió esa instancia para expresarse acerca de la situación social y económica agravada por la crisis sanitaria de la pandemia del coronavirus. La derrota masiva de los candidatos del gobierno es un primer mensaje que el presidente y su equipo deben tener en cuenta para reformular la marcha de la gestión.

Leer más ► No hubo milagro: el que ajusta no gana

Los números estaban a la vista en plena campaña: casi 114 mil muertos por covid en el país, la inmensa mayoría durante la segunda ola que transcurrió entre abril y junio de este año; una inflación anual superior al 50% (y del 56% en el rubro alimentos) y una tasa de desempleo que bordea los dos dígitos. Salvo algunos sectores específicos, el grueso de los trabajadores formales e informales vio deteriorados sus ingresos en el último año y medio.

Recesión, desempleo, inflación y salarios a la baja: con ese panorama, pensar en ganar una elección suena a utopía. Para el gobierno de Alberto Fernández, ese era un escenario razonable hasta el mismo domingo de las primarias. La realidad fue una cachetada para un oficialismo más pendiente de las tapas de los diarios que de la situación de miles y miles de familias que no pueden llegar a fin de mes.

Leer más ► Juan Grabois dijo que "los militantes votaron enojados" en las Paso 2021

El rebote no alcanza

“El resultado lo escuchamos con respeto y con mucha atención. Evidentemente, algo no habremos hecho bien para que la gente no nos acompañe”. La definición del presidente es certera: siempre es saludable que las autoridades escuchen los mensajes de la sociedad, aun cuando hayan demorado más de la cuenta en hacerlo. La tarea que tiene por delate el gobierno es doble: mejorar la gestión y ofrecerle al electorado una esperanza a futuro. Sin esas dos variables, no se puede ganar ni siquiera la elección de comisión directiva en un club de bochas de barrio.

El gobierno nacional se empeñó, en el tramo final de la campaña, en mostrar algunos indicadores positivos de la macroeconomía, como el crecimiento de la actividad industrial y de la construcción.

Leer más ► Cafiero culpó a la pandemia por la derrota: "Desde el punto de vista electoral generaron un clima muy adverso"

El rebote de la economía no es un mérito de esta gestión; es la consecuencia inevitable después de cuatro años de caída sostenida de la actividad. En los últimos seis años, la Argentina solo creció en 2017. El efecto rebote es lógico, pero no alcanza para convencer a la gente de que el país ya está despegando. Es necesario que esa mejoría tenga un correlato en el bolsillo de las mayorías.

Autocrítica y cambio de rumbo

Del mismo modo que el presidente, otras figuras del Frente de Todos ensayaron alguna autocrítica tras la paliza electoral del último domingo. Repasamos las más importantes:

“La gente dijo ‘hasta acá’ porque no tiene guita. A la salida de la pandemia se necesita tomar un dinamismo que hasta ahora no tomamos. La gente no tiene que seguir padeciendo la pérdida de poder adquisitivo en el salario y así lo demostraron”, sostuvo la candidata bonaerense Victoria Tolosa Paz, cabeza de lista del Frente de Todos.

Leer más ► Tolosa Paz sobre la derrota: "La gente dijo 'hasta acá' porque no tiene guita"

“Las medidas de cuidado, desde el punto de vista de la pandemia, sirvieron; desde el punto de vista electoral, generaron un clima muy adverso. El gobierno está comprometido a escuchar el mensaje de las urnas. Sabemos para qué nos votaron: para que generemos trabajo y para mejorar la vida que teníamos y que queremos recuperar”, aportó el jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero.

“Fue una derrota tremenda y se abre una oportunidad para cambiar. El gobierno tuvo una política económica amarreta en un momento de dificultad, tiene una política redistributiva que no es peronista y las desigualdades han aumentado lejos de achicarse. Votó mucha menos gente en los barrios y los militantes votamos enojados, imaginate la gente”, señaló con mucho menos diplomacia, pero en idéntico sentido, el dirigente social Juan Grabois.

Leer más ► Fernández tras la derrota: "Hay errores que hemos cometido y demandas que no hemos satisfecho"

La autocrítica siempre es importante porque es el primer paso para cambiar las cosas que no se hicieron bien. El gobierno de Alberto Fernández dedicó demasiado tiempo a describir la herencia macrista y muy poco a revertir las consecuencias de esos cuatro años devastadores. Ahora es tiempo de que el gobierno entienda las razones del rechazo mayoritario que recibió en las urnas y tome las medidas necesarias para corregir el rumbo. No está en juego solo un puñado de bancas legislativas; está en disputa el modelo de país en el que queremos vivir los argentinos.

Los resultados de las elecciones del 14 de noviembre dejarán en claro cuál es el rumbo que quiere seguir los argentinos y las argentinas.

Dejá tu comentario