menu
search
Actualidad AIRE en Ucrania | Germán de los Santos | Aire de Santa Fe

La Feria del Libro de Buenos Aires distingue la cobertura de AIRE en Ucrania

La histórica cobertura de la guerra en Ucrania, que realizó Germán de los Santos para Aire de Santa Fe, será distinguida en un panel en la Feria del Libro en Buenos Aires. Lo organiza Fopea, se desarrollará el miércoles a las 18.30 y también participarán Carolina Amoroso (TN) y Gabriel Michi (C5N).

Es un verdadero orgullo que Aire de Santa Fe sea el único medio del interior elegido para participar de un panel sobre la cobertura de la guerra en Ucrania que organiza el Foro de Periodismo Argentino (Fopea) el miércoles 11 de mayo a las 18.30. El enviado especial de AIRE a Ucrania, Germán de los Santos, participará del panel junto a Carolina Amoroso (TN) y Gabriel Michi (C5N).

"Les pareció innovadora la forma en la que cubrimos la guerra", destacó De los Santos, que estuvo en Kiev, Lviv y otras ciudades ucranianas durante tres semanas. El enviado especial de AIRE articuló sus crónicas diarias de la guerra, que escribía a primera hora de cada mañana, con salidas constantes en los programas de la radio -que también se convertían en notas web- y videos exclusivos para las redes sociales de Aire de Santa Fe.

AIRE EN UCRANIA

Este es el video que se mostrará el miércoles en la Feria del Libro para recordar cómo fue una cobertura histórica para el periodismo de Santa Fe por su calidad periodística y la inversión de un multimedios que apuesta a consolidarse como un medio de referencia en todo el interior del país.

AIRE EN UCRANIA

AIRE en Ucrania: cómo fue una cobertura histórica para el periodismo de Santa Fe

En un mano a mano con Luis Mino, director del Grupo AIRE, Germán de los Santos contó cómo fue cubrir el conflicto armado que tiene al mundo en vilo. "Uno siempre tiene miedo. Eso del héroe que no tiene miedo, no va. El miedo es progresivo, pero es un espectáculo terrorífico ver cómo un misil de 4.000 kilos impacta con un antimisil igual de pesado", recordó.

En su balance de la cobertura de la guerra, De los Santos resumió cuál fue el objetivo de viajar a Ucrania. "Intentamos contar los distintos matices y costados de una guerra, que no sólo se da en el plano militar, sino que abarca una profundidad mucho más cruel que tiene que ver con la fractura que provoca en la gente.

Embed

Y también lo que fue como desafío logístico para AIRE. "En este tipo de trabajos periodísticos lo más complejo es lo que para otros, quizá para todos, parece lo más sencillo o natural: llegar al lugar donde ocurren los hechos que uno debe contar. Ese verbo “llegar” incluye decenas de problemas que enfrentar en un país donde casi nada funciona, porque se encuentra en guerra. Nada se puede planificar. Lo más transparente era también contar esos problemas. Porque era parte esencial del trabajo", planteó De los Santos.

El momento más complejo fue la cobertura de la guerra en Kiev, con toque de queda, barricadas y muchas dificultades para conseguir alimentos. "Hubo momentos en los que pensé qué hago acá -reconoció De Los Santos-. Fueron varios. En Kiev, donde los bombardeos se transformaron en un sonido cruel y cotidiano, ocurrió varias veces. Miraba por la ventana del hotel a oscuras, mientras se veía el resplandor de las bombas, y la frase repiqueteaba en mi cabeza como un metrónomo. Sólo eran momentos. Porque después, cuando lograba salir a la calle a trabajar, esas dudas se despejaban cuando veía lo que tenía enfrente, una ciudad gigante repleta de barricadas y trincheras, carcomida por los bombardeos. Ahí respondía la pregunta: “Para contar esto”.

Embed

La cobertura tuvo momentos muy humanos, como la relación con Dima, el hombre que se convirtió en "el chofer" de Germán de los Santos por media Ucrania. Y quedan crónicas inolvidables, como la del Hotel Natsionaly, la de cómo se sobrevive en los refugios y los búnkeres y las interminables recorridas por los edificios bombardeados en Kiev, entre muchas otras.

La cobertura, como la construcción del nuevo edificio multimedial de AIRE, fue un punto de inflexión para un medio que va por mucho más.