Su vida cambió tras recibir un trasplante de cara

cara

El joven espero seis meses por un donador de cara. Los resultados de la cirugía le cambiaron la vida nuevamente.


En 2016, la vida de Cameron Underwood, un soldador de California, cambió radicalmente. Después de dispararse en el rostro, en un intento por quitarse la vida, vio cómo su cara se había deformado.

La situación se complicó después del fracaso de la primera cirugía, lo que aumentó su depresión y frustración por tener que vivir con daños en la mayor parte de su mandíbula inferior, casi sin dientes ni nariz, y con afectaciones a su región maxilar y paladar que lo obligaron a llevar una dieta líquida.

Después de haber consultado a una serie de médicos convencionales encontró al cirujano Eduardo Rodríguez en la Universidad de Nueva York Langone Health en Manhattan, quien le dio una nueva esperanza al someterlo a una operación que nuevamente le haría recuperar la confianza en la vida.

Rodríguez es un experto en trasplantes de piel y su idea era hacer un injerto de cara de cadáver a paciente vivo. La cirugía se realizó en enero, participaron más de 100 médicos y tuvo una duración de 25 horas, para su planeación se usó por computadora en 3D y una máscara impresa en 3D de la cara del donante.

Diez meses después Cameron y su cirujano ofrecieron una conferencia de prensa en la que el joven mostró la radical transformación que tuvo después de haberse sometido a la operación.

El soldador de California se puso en manos del cirujano Eduardo Rodríguez (Foto: Getty)

“Estoy muy agradecido de tener un trasplante de cara porque me da una segunda oportunidad en la vida”, dijo.

“Aunque todavía me estoy recuperando y recuperando la sensación y la movilidad, sobre todo con mis labios, todavía estoy muy feliz con los resultados. Tengo una nariz y una boca, así que puedo sonreír, hablar y comer alimentos sólidos de nuevo“, agregó.

Leer más ► Se conocieron detalles de la apariencia de Schumacher

Rodríguez aseguró que la única forma de que su paciente pudiera tener una vida normal otra vez era realizando el trasplante de cara.

El donante

La extraordinaria historia de Cameron no hubiera sido posible sin su donante, William Fisher, de 23 años, quien fue un aspirante a escritor y cineasta que murió repentinamente en la víspera de Año Nuevo 2017 después de una larga batalla con una enfermedad mental.

 

“Me gustaría decir que ha habido tantos avances asombrosos en la cirugía. Soy una prueba viviente de eso. Pero solo sucede debido a personas especiales como Will y su familia”.

Leer más ► Su papá falleció y le mandó una carta al cielo: el cartero respondió así…

Cameron ahora se prepara para hacer una normal, después de dos años de vivir con el rostro deforme (Foto: Getty)

La madre de Will,  Sally,dijo en una declaración: “La muerte de mi hijo fue una tragedia,estoy agradecido de que, al cumplir con su decisión, pudiéramos dar vida a otros, y especialmente que Will y el Dr. Rodríguez le hayan dado a Cameron y su familia la oportunidad de recuperar sus sueños”.

“Ser parte de esta experiencia ha sido una fuente de fortaleza para mí durante un momento muy difícil. No creo que hubiera sobrevivido a la muerte de Will si no fuera por Cameron.Cameron tiene toda su vida por delante, y me encanta la idea de que Willie le está ayudando a tener una vida mejor “, señaló Sally.

Fuente: Infobae

NOTICIAS DESTACADAS