miércoles 26 de febrero de 2020
Santa Fe | incendio | Santa Fe |

La historia de Darío: el pibe "maravilloso" de Barranquitas que vendía pan casero y murió por negligencia

Darío Javier Vázquez tenía 36 años y murió en el incendio de galpón de la firma Wenten. Celeste, su amiga, fue este viernes como cada día al lugar desde donde lo buscaba para llevarlo hasta su casa a Santa Fe. "Darío era un ser maravilloso", dijo entre lágrimas.

Darío Javier Vázquez tenía 36 años y un hijo de 3. La muerte lo encontró producto de la negligencia. Se podría pensar que la necesidad económica lo llevó a la muerte, pero es erróneo inferirlo si se considera que cualquier fuente laboral debe cuanto menos ofrecer un lugar apropiado para los obreros: condiciones salubres, ropa adecuada, medidas de seguridad. A Darío eso no le pasó y Celeste su amiga lo contó en Aire de Santa Fe.

Leer más►La madre del joven fallecido en el incendio de Recreo: "Lo único que quiero es el cuerpo de mi hijo"

"Darío era un ser maravilloso, un ser sin maldad, todo el mundo lo quería. Se levantaba a las 3 de la mañana para ayudar al padre a hacer pan casero, a las 6 salía a repartirlo y cuando terminaba se iba a trabajar. Por 10 años, estuvo empleado en una fábrica de ropa de Barranquitas, tuvo problemas con el dueño y se puso en campaña para conseguir otro trabajo", relató Celeste desde el lugar donde cada día buscaba a Darío y lo llevaba a su casa.... este viernes quiso hacerlo por última vez.

incendio recreo gif 3

Celeste no deja de hablar de Darío porque lo adoraba, "era un ser sin maldad, laburador, no se drogaba, un ser con tanta paz". Desde ayer, todo lo que pasó le parece injusto. La entrevistada contó que su amigo entró a trabajar a la empresa Wenten porque necesitaba conseguir urgente un trabajo para ayudar a sus padres y a sus hijos. Alguien que trabaja en la administración de la firma lo recomendó y desde hacía tres semanas estaba desarrollando tareas (en negro) en la empresa.

Leer más ► Qué se producía en el galpón que se incendió ayer en Recreo

"Estaba contento cuando encontró este laburo, me contaba que trabajaba con aceite. Ayudaba, le daba una mano en las cosas que necesitaban". Según contó Celeste, el jueves a la mañana (6 de febrero) lo mandaron a soldar un tanque vacío, aunque él no estaba preparado para eso. "Fue una negligencia, no podés mandar a una persona a trabajar con una soldadora cerca de un tanque vacío que sabes que todavía tiene gases. Se produjo un chispazo, eso inició el fuego, fue una negligencia", advirtió.

Audio ► Entrevista con Celeste, amiga de Darío

Embed

Dejá tu comentario