menu
search
Salud juego online | Ciudad de Santa Fe |

Cuál es la importancia del juego en los primeros años de vida y cómo influye en el aprendizaje

El juego en los primeros años de vida es esencial para los niños, ya que permite desarrollar habilidades cognitivas, emocionales y sociales.

Los juegos se siguen replicando en distintos puntos de la ciudad de Santa Fe de la mano de la propuesta del Grupo AIRE con “AIRE da Juego”. En ese marco, AIRE dialogó con una especialista en torno a la importancia que tiene lo lúdico en los primeros años de vida de las personas y cómo este influye en el aprendizaje.

“El juego permite y es la clave para la salud mental y neurobiológica de un niño. El juego permite elaborar, restaurar y experimentar. Esos son los ejes centrales por los cuales tenemos que insistir tanto en que los niños jueguen”, explica en diálogo con AIRE la psicopedagoga Laura Perrone (MAT 221).

El aprendizaje tiene lugar durante toda la vida, pero en la primera infancia se produce con una rapidez que luego nunca se igualará. “La primera infancia es la etapa que va desde el nacimiento hasta los seis años. El juego es una actividad central en la vida de un sujeto que nace. ¿Por qué es una actividad central? ¿Por qué es la que permite, en principio, con las herramientas que posee un bebé mediante conductas de tanteo, aproximarse a la realidad”, enumera Perrone.

LEER MÁS ► AIRE da Juego: transformando las calles de Santa Fe en espacios de diversión y recreación

Chicos Jugando Envato (2).png
El aprendizaje tiene lugar durante toda la vida, pero en la primera infancia se produce con una rapidez que luego nunca se igualará.

El aprendizaje tiene lugar durante toda la vida, pero en la primera infancia se produce con una rapidez que luego nunca se igualará.

Los años correspondientes a la educación preescolar constituyen la parte central del período de la primera infancia, y son los que fundamentan el éxito tanto en la escuela como después de esta. El aprendizaje a través del juego resulta pertinente durante todo el período de la primera infancia e incluso después de esta.

El tanteo significa la posibilidad de tocar, y percibir la realidad a través del sistema sensorial. “Luego se va construyendo en un juego. Es la actividad que nos permite explorar la realidad, conocerla mediante esa exploración y tener una representación mental. Por eso es tan importante para la formación neurocognitiva del niño”, agrega la especialista.

Esa representación mental de la realidad, que se aprende a través de los sentidos, se incorpora a través de lo cognitivo, un aspecto que es fundamental para el desarrollo y que tiene varias implicancias. “En principio, para la paz cognitiva y fundamentalmente para el desarrollo de la subjetividad y del mundo emocional del niño. El juego le permite conocerse, conocer al otro y establecer relaciones con otros. Obviamente, evolutivamente con diferencias”.

LEER MÁS► Un grupo de amigos de Santa Fe que rescata la importancia de los juegos de mesa después de la niñez

En este socializar, el niño pone en juego lo que va aprendiendo sobre sus emociones y las certezas que construye a través de este. “Va teniendo evolutivamente diferentes etapas, de pasar de un juego totalmente sensorial y ligado a los objetos, a un juego que va socializando de a poco”, sostiene la especialista.

Chicos Jugando Envato (4).png
El juego fomenta la creatividad y la imaginación, ambos elementos clave que nos permiten afrontar las cosas, disfrutar e innovar.

El juego fomenta la creatividad y la imaginación, ambos elementos clave que nos permiten afrontar las cosas, disfrutar e innovar.

Alrededor de los dos años el juego se convierte en un factor muy importante. En donde cobra una importancia singular la aparición y el desarrollo del lenguaje, como una actividad simbólica relevante para el desarrollo de la persona.

En los cuatro o cinco años, el juego simbólico le permite ejecutar roles y ponerse en lugar de otro jugando a ser el bombero, la maestra o al doctor."Son esenciales, porque les permite descentrarse por una etapa de egocentrismo", detalla Perrone. El colocarse en el lugar del otro es importante para el desarrollo cognitivo, neurocognitivo y social.

Asimismo, el juego fomenta la creatividad y la imaginación, ambos elementos clave que nos permiten afrontar las cosas, disfrutar e innovar. El juego y las oportunidades de participar activamente en el aprendizaje refuerzan las capacidades creativas del niño.

¿Qué sucede si un chico no juega?

El juego fomenta la creatividad y la imaginación, ambos elementos clave que nos permiten afrontar las cosas, disfrutar e innovar. El juego y las oportunidades de participar activamente en el aprendizaje refuerzan las capacidades creativas del niño. "Un niño que no juega nos está diciendo que algo está pasando. A nivel neurocognitivo o emocional algo está pasando, que claramente no es algo bueno", detalla la psicopedagoga.

Es necesario que el chico sea estimulado a jugar para favorecer su desarrollo cognitivo, emocional y social, estos tres aspectos se entrelazan. "Un niño que no juega, no socializa, no conoce la realidad, y eso va produciendo a nivel neuronal, que no haya incentivo ni activación neuronal. Así como tampoco existe la posibilidad de conocer la realidad", advierte Perrone.

LEER MÁS ► Los beneficios de los juegos para la salud, en todas las etapas de la vida

Chicos Jugando Envato.png
Es necesario que el chico sea estimulado a jugar para favorecer su desarrollo cognitivo, emocional y social, estos tres aspectos se entrelazan.

Es necesario que el chico sea estimulado a jugar para favorecer su desarrollo cognitivo, emocional y social, estos tres aspectos se entrelazan.

El juego puede adoptar numerosas formas: con objetos, imaginario,con compañeros y adultos, en solitario o cooperativo. Se considera que el juego es el “trabajo” de los niños, y que es un medio para adquirir conocimientos y competencias, lo que les permite participar de manera independiente y con los demás.

Al respecto, la especialista llamó a los adultos a estar atentos a si el niño explora o conecta con la realidad y los objetos. "No es necesario que ni los juguetes, ni los objetos sean de última generación Lo importante es que al niño juegue con objetos sencillos para que explore y que a ese objeto le dé la representación que él considere interesante", explicó la entrevistada al mismo tiempo que destacó que este factor activa la imaginación y la creatividad. Además, la inteligencia necesita de este tipo de estímulos para poder crecer.

Hay que tener en cuenta que los objetos tienen que estar ligados a lo sensorial para que el niño explore y pueda desarrollar los sentidos: la visión, la audición, el tacto, el gusto.

"Hoy en día hay mucha cantidad de juguetes y demás, pero en realidad desde la antigüedad todos los niños jugaron a través de la exploración, sobre todo al aire libre, porque esto permite el contacto con otros materiales que no hay dentro de un hogar, como la tierra o el pasto", concluyó la especialista.

El juego es esencial en todas las edades y etapas de la vida, pero se transforma en un elemento clave en los primeros años de vida en los que se asientan las bases para el conocimiento y las competencias claves que tendrá el niño a futuro.