menu
search
Recetas ingredientes | harina | Agua

Masa de lasaña casera: la receta simple con solo 4 ingredientes para ahorrar dinero

La masa de lasaña se puede hacer fácilmente en casa, con ingredientes sencillos de conseguir, como harina, huevos y sal.

La masa para lasaña es un elemento fundamental para lograr un plato auténtico y delicioso. Preparar la masa en casa permite controlar no solo los ingredientes, sino la textura y el grosor, obteniendo unas láminas perfectas que se adaptan a las capas de la lasaña.

LEER MÁS ► Turrón de quaker: la receta con pocos ingredientes para hacer en casa

El proceso de elaboración requiere paciencia y técnica, pero los resultados valen la pena. La clave está en amasar bien la mezcla hasta obtener una masa elástica y homogénea, que luego se estira finamente para formar las láminas. Utilizar una máquina para pasta puede facilitar este paso, asegurando un grosor uniforme en cada lámina.

El paso a paso para hacer masa para lasaña casera

Una de las grandes ventajas de preparar la masa para lasaña casera es la posibilidad de personalizarla con distintos sabores y colores. Se pueden añadir espinacas para obtener una masa verde, remolacha para una masa roja o incluso tinta de calamar para una versión negra, creando presentaciones visualmente atractivas y sabores únicos. Aprendé a hacerla, con el paso a paso que te compartiremos a continuación.

masa para lasaña.png
La masa de lasaña se puede hacer fácilmente en casa, con ingredientes sencillos de conseguir.

La masa de lasaña se puede hacer fácilmente en casa, con ingredientes sencillos de conseguir.

Ingredientes:

  • 400 g de harina de trigo (preferiblemente tipo 00)
  • 4 huevos grandes
  • 1 pizca de sal
  • Agua (si es necesario, para ajustar la consistencia)

Preparación:

  • En una superficie de trabajo limpia, forma un volcán con la harina y haz un hueco en el centro.
  • Rompe los huevos y colócalos en el centro del volcán de harina.
  • Añade una pizca de sal a los huevos.
  • Con un tenedor, empieza a batir los huevos, incorporando gradualmente la harina desde los bordes hacia el centro.
  • Continúa mezclando hasta que la masa comience a formarse.
  • Cuando la mezcla esté lo suficientemente espesa, empieza a amasar con las manos.
  • Amasa durante unos 10 minutos, hasta obtener una masa lisa, homogénea y elástica. Si la masa está demasiado seca, añade un poco de agua, una cucharadita a la vez. Si está demasiado pegajosa, añade un poco más de harina.
  • Envuelve la masa en plástico film o cúbrela con un paño limpio y déjala reposar durante al menos 30 minutos a temperatura ambiente. Este paso es crucial para que el gluten se relaje y sea más fácil estirar la masa.
  • Divide la masa en porciones más pequeñas para facilitar el estirado.
  • Si tienes una máquina para pasta, pásala por el rodillo, empezando por el ajuste más grueso y progresando hacia los ajustes más finos hasta obtener el grosor deseado para las láminas de lasaña (generalmente alrededor de 1-2 mm de grosor).
  • Si no tienes una máquina para pasta, usa un rodillo para estirar la masa sobre una superficie enharinada hasta obtener el grosor deseado.
  • Corta la masa estirada en rectángulos o cuadrados del tamaño deseado para tus láminas de lasaña.
  • Coloca las láminas en una superficie ligeramente enharinada o sobre un paño limpio y espolvorea un poco de harina por encima para evitar que se peguen.
  • Si prefieres precocinar las láminas antes de armar la lasaña, hierve una olla grande con agua con sal.
  • Cocina las láminas en pequeñas tandas durante 1-2 minutos, luego escúrrelas y colócalas en un bol con agua fría para detener la cocción.
  • Coloca las láminas cocidas sobre un paño limpio para que se sequen ligeramente antes de usarlas.
Embed - Como hacer la masa de la lasagna