martes 17 de mayo de 2022
Política | mujeres | dictadura | abusos sexuales

Mujeres de la Esma: el horror de la dictadura desde una perspectiva de género

Santa Fe recibe esta semana la muestra itinerante con testimonios de detenidas en el principal centro clandestino de detención en los '70. Abusos sexuales, sometimientos y abortos forzados, en la lista de delitos que ahora son tipificados como crímenes de lesa humanidad.

Los cuerpos de las mujeres fueron el botín de guerra con el que se regodeó la dictadura en Argentina entre 1976 y 1983. En su libro “La guerra contra las mujeres”, la antropóloga Rita Segato evaluó que los regímenes dictatoriales en América Latina, con sus fuerzas paraestatales, utilizaron las formas sexualizadas de agresión sobre los cuerpos de mujeres para afirmar “la destrucción moral del enemigo, cuando no se puede ser escenificada mediante la firma pública de un documento formal de rendición”.

Un resumen de los años más sangrientos del país llega a Santa Fe esta semana para provocar una mirada reflexiva y en perspectiva de género. Se trata de la muestra itinerante “Ser mujeres en la Esma. Testimonios para volver a mirar”, basada en los testimonios judiciales de sobrevivientes sobre la violencia de género y diversos delitos sexuales cometidos por el grupo de Tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada (Esma).

Expo mujeres ESMA_MG_2312-1200_MTH.jpg

“La muestra trabaja dos de las temáticas más importantes que desde Inadi se abordan en el mes de marzo: el Día Internacional de la Mujer y el Día de la Memoria en nuestro país”, comenzó diciendo a Aire Digital la directora del organismo en Santa Fe, Paula Saini.

La funcionaria recordó que durante mucho tiempo los delitos de la dictadura cometidos contra las mujeres, entre ellos los delitos sexuales, formaban parte de la categoría de tortura y no eran considerados autónomos como una forma específica de crímenes de lesa humanidad cometidos contra las mujeres.

Expo mujeres ESMA_MG_2309-1200_MTH.jpg

Fue así que la justicia debió hacer un recorrido importante hasta poder incluir la perspectiva de género al momento de tipificar y sancionar esos hechos como delitos de lesa humanidad y, por ende, imprescriptibles.

“Recorrer esta muestra y leer los testimonios de compañeras detenidas en el centro de detención de la Esma es muy movilizador; es condensar estas dos temáticas que se trabajan y sirven para reflexionar y entender que nuestra condición de mujer nos pone tanto en dictadura como en democracia en un momento de vulneración de derechos”, opinó Saini.

“En la actualidad -continuó - la trata de personas con fines de explotación sexual, si bien son delitos distintos, no deja de ser una instancia de esclavitud donde el objeto de esa esclavitud es el cuerpo de la mujer”.

Expo mujeres ESMA_MG_2270-1200_MTH.jpg

El caso Suppo, símbolo de la violencia de género en dictadura

Silvia Suppo tenía 17 años cuando fue secuestrada por un grupo de tareas en Rafaela. Estuvo en cautiverio en la Comisaría 4ta de Santa Fe y luego en la Guardia de Infantería Reforzada (Santo Tomé) conocida como La Casita. Fue torturada y violada. Quedó embarazada y fue obligada a abortar.

Expo mujeres ESMA_MG_2283-1200_MTH.jpg

Su caso permitió tipificar, por primera vez en el país, los abusos sexuales de la dictadura como delitos de lesa humanidad. "Los abusos sexuales y la violación sufrida por la víctima durante su cautiverio (...) constituyen una forma más de tormento y por ende corresponde encuadrar tales hechos en dicha figura penal, constitutiva de crímenes contra la humanidad", había dicho en su fallo el Tribunal Oral Federal (TOF) de Santa Fe pocos días después de que Suppo fuera asesinada en Rafaela.

“Creo que el trabajo que han realizado los fiscales, los jueces y juezas del TOF que llevó adelante el caso de Silvia Suppo es emblemático, es de vanguardia, porque debieron desandar un camino para incluir en la justicia la perspectiva de género. Es muy interesante el fallo que recayó en la causa de Suppo, así como el abordaje que le dieron todos los responsables y autoridades de justicia”, expresó la directora del Inadi.

Expo mujeres ESMA_MG_2280-1200_MTH.jpg
La muestra reúne testimonios brindados ante la Justicia por 28 mujeres sobrevivientes de este centro clandestino, tanto en 1985 como en los juicios orales de lesa humanidad de la actualidad.

La muestra reúne testimonios brindados ante la Justicia por 28 mujeres sobrevivientes de este centro clandestino, tanto en 1985 como en los juicios orales de lesa humanidad de la actualidad.

La muestra

La muestra itinerante se puede visitar desde esta semana y hasta el 22 de abril en el Foro Cultural y Museo Histórico UNL (9 de Julio 2154). Forma parte del ciclo “Mujeres protagonistas. Arte, cultura y política”, impulsado por la Secretaría de Ciencia, Arte y Tecnología y la Secretaría de Extensión Social y Cultural, en un trabajo articulado con el Programa de Derechos Humanos de la UNL, la delegación Inadi, Santa Fe y el Museo Sitio de Memoria Esma.

“Allí encontrarán testimonios de mujeres detenidas en la última dictadura militar y reflexiones acerca de la especificidad de ser mujer en un centro clandestino de detención”, indicó Saini.

Expo mujeres ESMA_MG_2288-1200_MTH.jpg
Para recorrer la muestra se debe pedir turno para agendar la visita acorde a los aforos, medidas y recomendaciones sugeridas por el Ministerio de Salud en el marco de la pandemia.

Para recorrer la muestra se debe pedir turno para agendar la visita acorde a los aforos, medidas y recomendaciones sugeridas por el Ministerio de Salud en el marco de la pandemia.

Las personas interesadas deberán escribir a museohistoricounl@gmail.com o llamar al teléfono 0342-4571144 Int. 114/115 para agendar la visita acorde a los aforos, medidas y recomendaciones sugeridas por el Ministerio de Salud.

Según el Museo de la Esma, hasta diciembre de 2018 hubo 107 condenas por abuso sexual, violación y aborto forzado en centros clandestinos, entendidos como crímenes de lesa humanidad. Sin embargo, aún no hay condenas por este tipo de delitos para los integrantes del Grupo de Tareas de la Esma.

Dejá tu comentario