jueves 16 de junio de 2022
Política | Docentes | Mayo | salarios

Docentes universitarios montarán una carpa frente al Ministerio de Educación de la Nación

El plenario de Secretarías Generales de la Conadu Histórica sesionará en una carpa frente al Ministerio de Educación de la Nación para debatir cómo continuar la Campaña Nacional en Defensa del Salario y del plan de acción gremial para abrir la paritaria y exigir una "urgente" recomposición salarial.

El martes 17 de mayo a partir de las 10:30 horas sesionará el plenario de Secretarías Generales -uno de los órganos deliberativos y decisorios de la Federación Conadu Histórica- con el fin de dar continuidad a la Campaña Nacional en Defensa del Salario y del plan de acción gremial para abrir la paritaria y exigir la urgente recomposición salarial.

La Conadu Histórica lleva adelante un plan de acción gremial con el objetivo de defender el salario docente, universitario y preuniversitario. El acta paritaria acordada por el resto de las organizaciones gremiales, el Gobierno Nacional (Ministerio de Educación/Secretaría de Políticas Universitarias) y el CIN (Consejo Interuniversitario Nacional – Consejo de Rectoras y Rectores) estableció una recomposición salarial para el sector docente de las universidades que consiste en: 13% en marzo/22, 12% en junio/22, 6% en agosto/22 y 10% en septiembre/22.

Estas cifras, no acumulativas sobre el salario de febrero, suman 41%. La Conadu Histórica resolvió por mayoría no aceptar esta propuesta por considerarla insuficiente. “El desarrollo de la inflación de estos primeros meses del año muestra que el acuerdo es insuficiente en dos aspectos. Nos dejó por debajo de la inflación acumulada (23,1 % a abril/22 y el incremento de marzo/22 ya cobrado fue de 13%) en esta etapa: estamos 10,1% por debajo de la inflación. Nos dejó muy por debajo de la inflación proyectada para el año que será del orden del 60 % (frente al 41% pactado). Por estas razones, la CONADU Histórica reclamó la urgente apertura de la negociación salarial (paritaria) para resolver ese doble desfasaje”, explicaron desde Conadu.

Ministerio de Educación de la Nación.jpg
La Conadu Histórica lleva adelante un plan de acción gremial con el objetivo de defender el salario docente, universitario y preuniversitario.

La Conadu Histórica lleva adelante un plan de acción gremial con el objetivo de defender el salario docente, universitario y preuniversitario.

El paro nacional convocado y realizado por la Conadu Histórica tuvo un primer efecto que fue que la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) se viera obligada a convocar la paritaria. “Sin embargo, la misma llega tarde pues se realizará el 24 de mayo cuando los procesos de liquidación de salarios del mes de mayo ya sea habrán cerrado en las universidades nacionales. De ese modo, el incremento que debe hacerse de manera urgente no podrá incorporarse al salario de mayo/22”, lamentaron los doccentes.

“Si el proceso inflacionario, como plantean los análisis económicos, se mantiene en esta escala, la inflación del período enero-junio superará por varios puntos el 30 %, pero los salarios docentes universitarios y preuniversitarios acumularán solamente – sobre el salario de febrero/22 – el 25 %. La pérdida salarial para el período será del 10% si se tiene en cuenta que se hace frente a la inflación antes de que llegue el incremento”, precisaron desde la Conadu, y añadieron que: “la situación se agrava si te tiene en cuenta el carácter paradojal de la situación salarial del sector. Quienes menos cobran tienen un ingreso tan bajo que hace falta equipararlo para que no cobren menos del salario docente fijado por paritaria – lo que se llama “garantía salarial”.

Para la Federación “eso condena a que quienes tienen menores ingresos no puedan ver reflejados en su salario ningún incremento acordado en paritaria; y cada vez más docentes cobran garantía salarial. En el otro extremo, quienes tienen dedicaciones exclusivas y antigüedad tributan el impuesto al salario (mal llamado impuesto a las ganancias) lo que también los condena a que no puedan ver reflejados en sus salarios los incrementos acordados porque el impuesto a las ganancias se lo queda casi todo. Es decir, la docencia universitaria y preuniversitaria padece una doble injusticia”.