lunes 6 de julio de 2020
Policiales | femicidio | Homicidio | Prisión domiciliaria

Un doble femicida de Esperanza pidió la prisión domiciliaria por temor al coronavirus

Javier Noroña fue condenado a 26 años de prisión en 2011. Asesinó a su ex esposa y a un amigo de ella. Mañana se discute su morigeración de prisión. 

El 29 de octubre de 2011, minutos después de la medianoche, Javier Noroña ingresó a la vivienda ubicada en la intersección de calles Lehmann y Paso de la ciudad de Esperanza. Noroña cargaba una pistola calibre 22 con la que atacó a su ex esposa Viviana Eberahrdt y a su amigo Guillermo Munarriz.

Primero arremetió a disparos contra el joven de 30 años a quien le efectuó cinco disparos y lo mató en el acto. Después dirigió el arma contra la mujer de 38 años y gatilló tres veces. Viviana logró sobrevivir algunas horas, por lo que pudo responsabilizar a Noroña por el ataque.

En 2013 Noroña fue condenado a 26 años de prisión por el delito de homicidio doblemente calificado por el vínculo y por alevosía a través de un procedimiento abreviado. La figura de femicidio y su correspondiente pena de prisión perpetua entró a formar parte de la legislación nacional al año siguiente del ataque causado por Noroña.

Tras pasar apenas nueve años en prisión, Noroña solicitó la prisión domiciliaria ante la situación sanitaria por la pandemia de coronavirus. La audiencia para discutir la posible morigeración de prisión será mañana viernes a las 8:30 en la sala 4 del subsuelo de tribunales.

“Viviana tenía mucho miedo que él la mate”

En Emergencias 911, Bruno Ballesteros e Ignacio Laurenti entrevistaron a la hermana de Guillermo y amiga cercana de Viviana, María Laura, quien recordó lo ocurrido en la vivienda de la mujer, esa noche de octubre de 2011.

“Fue un ataque premeditado” precisó María Laura. Los dos hijos que tenían en común la víctima y el agresor estaban esa noche en la vivienda de los abuelos paternos. “Él siempre la vigilaba cuando ella se quedaba sola en la casa, y le decía que si veía entrar a alguien la iba a matar”, recordó la entrevistada.

María Laura era compañera de trabajo de Viviana, y una de sus mejores amigas: “ella tenía mucho miedo que él la mate, la tenía amenazada permanentemente, (le decía) que el día que entrara alguien en la casa la iba a matar, por eso esa noche, un poco en broma un poco en serio le dije (a Guillermo) que lo piense bien antes de ir a visitarla: ‘tené cuidado Guille porque el tipo es un loco’”.

Viviana había realizado varias denuncias en contra de Noroña, quien era personal policial e instructor de tiro en la fuerza. “La familia está muy vinculada a la policía acá en Esperanza, ella nunca tuvo resguardo. Al final ya no le tomaban las denuncias y las radicaba en Santa Fe”, explicó María Laura.

Prisión domiciliaria

La entrevistada cuestionó también la pretensión de Noroña de pedir la prisión domiciliaria en el marco de la pandemia de Covid 19. “Parece que la pidió por ser paciente de riesgo, pero por averiguaciones que hicimos sabemos que no se han otorgado prisiones domiciliarias”, y aclaró que “son todas suposiciones, hasta el viernes que sea la audiencia no vamos a saber mucho más, sólo tenemos la solicitud del abogado de prisión domiciliaria”.

En relación al condenado agregó que “es una persona joven, debe tener 45 años”, y se desconoce si padece alguna patología que amerite la morigeración. “Toda la localidad sabe muy bien quién es Javier Noroña”, agregó María Laura.

“Yo estoy haciendo frente a toda esta lucha para que mis viejos tengan un poco de paz y estoy muy contenida por un movimiento feminista acá en Esperanza, "Se dice de mi", con toda una campaña de concientización y movilización para que llegue a los oídos del juez para que no le otorgue la prisión domiciliaria, para que vea que toda la comunidad está apoyando a las familias para que no le otorgue la prisión domiciliaria”, concluyó.

Audio ► La entrevista con Maria Laura Munarriz por Emergencias 911

Dejá tu comentario