miércoles 2 de diciembre de 2020
Policiales | Santa Fe | dinero | Justicia

Rechazan que un policía sea el guardador de su hijo motochorro

El juez Urdiales mantuvo la prisión preventiva de un joven investigado por violentos robos y entraderas en Santa Fe. La defensa había solicitado que quede bajo la guarda de su padre.

En diciembre de 2019 dos jóvenes fueron detenidos e imputados por varios hechos delictivos, violentos arrebatos callejeros y entraderas cometidos durante los meses de agosto y diciembre en barrio Candioti, Guadalupe y las zonas noroeste y de la costanera santafesina.

En aquel entonces la defensa consintió la prisión preventiva de ambos imputados, atento a la abundante evidencia que presentó la fiscalía para vincularlos con la investigación. Últimamente se había comenzado a tramitar el cierre de la causa a través de un procedimiento abreviado.

Leer más ► Los motochorros sospechados de realizar violentas entraderas en Santa Fe seguirán detenidos

Pero uno de los imputados, Nahuel Jesús Oviedo, cambió de defensa y contrató al abogado particular Héctor Tallarico. El letrado solicitó la revisión de la prisión preventiva con la intención de cuestionar la evidencia que consta en la causa. Además, propuso que el imputado fije domicilio y quede bajo la guarda de su padre, personal policial.

En la audiencia desarrollada ante el juez Gustavo Urdiales, la fiscal Lucila Nuzzo solicitó que Oviedo permanezca en prisión preventiva y repasó la abundante evidencia que sostiene la participación del imputado en los hechos investigados.

Urdiales juez (2).jpeg
Urdiales, el juez a cargo de la resolución.

Urdiales, el juez a cargo de la resolución.

En la entrevista realizada en Será Justicia, Nuzzo repasó la causa y recordó que “en una de las entraderas violentas hicimos una rueda de reconocimiento de personas con resultado positivo, en otro de los hechos, el imputado quedó filmado, en otro se viralizó la foto y varias víctimas lo reconocieron como los autores, para otro de los robos, se pudo rastrear una computadora que con el sistema de seguridad le sacó una foto al imputado y un familiar”.

En relación a mantener la prisión preventiva, la fiscal confirmó que la alternativa propuesta por el defensor fue insuficiente para evitar los riesgos procesales: “atento a la gravedad y la cantidad de los hechos, ser controlado por el padre no era suficiente”, explicó Nuzzo. Además, la representante del MPA sostuvo que se investiga si es posible vincular al uniformado con los ilícitos cometidos por su hijo, si bien no como coautor o partícipe.

Los hechos fueron cometidos con armas de fuego, y al realizarse el allanamiento en la vivienda de Oviedo se secuestró una réplica de un arma y también municiones de 9 mm. Si bien no se pudo precisar si fue utilizada el arma reglamentaria, también fue secuestrada y se están realizando peritajes a teléfonos celulares para confirmar o descartar esta posibilidad.

“No se atribuyó que alguno de los robos hayan sido perpetrados con el arma reglamentaria, surgió este dato de la investigación y hay que descartar colaboración o participación, por eso no puede ser el guardador”, explicó Nuzzo, quien confirmó que al uniformado “se le leyeron los derechos sin imputarle directamente ningún delito”.

En relación al cómplice, Alberto Rafael Franco, cuenta con antecedentes penales condenatorios y permanece en prisión preventiva, en miras a lograr una condena a través de un procedimiento abreviado.

Leer más ► "Andá comprando cajones, te vamos a matar": la amenaza de dos motochorros a quienes viralizaron la foto

Audio ► La entrevista de la fiscal en Será Justicia

Amenazas

Oviedo quedó implicado en un asalto que ocurrió el 21 de agosto cuando se comunicó telefónicamente con un hombre a quien le manifestó: "te voy a pegar un tiro en el pecho", "te vamos a matar, pagá lo que debés", "te voy a matar a vos y a tu familia, andá comprando cajones". Estas situaciones de intimidación se repitieron, incluso personalmente, cuando abordó a una adolescente de 14 años que llegaba a su casa y le manifestó: "decile a tu papá que se cuide, que lo vamos a cagar a tiros" y "le vamos a prender fuego la camioneta".

Luego, en septiembre de 2019, el imputado creó una cuenta de Facebook con la foto de la víctima de las anteriores amenazas y se contactó con un hombre que había viralizado la foto de dos motochorros: "dale puto, seguí publicando, hace lo que quieras pero anda comprándote cajones nomas! Al que se me cruce le meto un balazo en la cabeza sea vos o tu familia, hermanos, sea quien sea ya te lo advertí, cuidate y cuida a tu familia porque a mí las balas de sobran y tengo mucha gente conmigo que no le tiemblan las manos para matar a gente como ustedes" y demás expresiones en similar sentido.

Estas amenazas fueron cometidas porque el usuario había compartido la foto del imputado junto a Franco, el coimputado, tomada por una cámara de seguridad con la leyenda: "estos son los motochorros que están matando y robando en Santa Fe".

Entraderas

Nuzzo también le atribuyó al dúo de ladrones la coautoría de cuatro entraderas cometidas en noviembre y diciembre bajo la misma modalidad: interceptaban a los ocupantes de las casas cuando llegaban o salían de sus casas, los amedrentaban con armas de fuego y los obligaban a ingresar a la casa donde los reducían.

El 25 de noviembre a la tarde ingresaron a una vivienda en Pasaje Fraga al 900 que tenía el garaje abierto. Con armas de fuego redujeron al matrimonio y al hijo con precintos en las muñecas y se llevaron computadoras, cámaras de fotos, celulares, zapatillas, dinero en efectivo. Su huida quedó registrada por la central de E911 ubicada en Calcena y Velez Sarsfield.

El 4 de diciembre a la mañana temprano un hombre salía en camioneta de su vivienda en San Lorenzo al 10.000. Los dos imputados le exhibieron armas de fuego y lo obligaron a entrar al domicilio. Se llevaron: notebooks, computadora de escritorio, una impresora, una play station, dos valijas, dinero, una moto, y la camioneta utilitaria que dejaron abandonada a 200 mts del domicilio.

Leer más ► Una familia del barrio Nueva Santa Fe sufrió una violenta entradera

casa entradera.jpg
San Lorenzo al 10400. El lugar en donde la familia vivió un completo calvario.

San Lorenzo al 10400. El lugar en donde la familia vivió un completo calvario.

El 8 de diciembre a la madrugada los imputados abordaron a tres personas que llegaban a su casa en Ayacucho al 800. Les exhibieron armas de fuego, ingresaron con ellos a la vivienda. Los golpearon y los amenazaron con cortarles los dedos con una cuchilla. Finalmente se llevaron teléfonos celulares, mochilas, máquina de coser, prendas de vestir y calzado, dinero en efectivo

La última de las entraderas ocurrió el 9 de diciembre cerca de las diez de la noche. Un hombre llegaba a su casa en Piedrabuena al 1900, los imputados lo abordaron y le exhibieron armas de fuego e ingresaron con él a la vivienda. Una vez dentro de la casa redujeron a la mujer y a su hija de 7 años y las amenazaron con matarlas si no les daban el dinero, mientras les decían: “nosotros te conocemos, sabemos todo de vos, vos tenés una distribuidora y llegas a esta hora”. Y como si fuera poco le aclararon: “vos sos médica”.

Cuando se iban de la vivienda llevándose consigo un bolso azul, teléfonos celulares, relojes, anillos, oro y plata, billeteras con documentación, dinero en efectivo, pares de zapatillas, efectuaron varios disparos con el arma que dieron en la propiedad asaltada.

Arrebatos

Otro de los hechos atribuidos por Nuzzo ocurrió el 17 de octubre en barrio Candioti. Cerca de las 20 una mujer llegaba a su casa en Alvear al 3000 y los coimputados le sustrajeron del auto una mochila que contenía una notebook y otros elementos de valor personales, tarjetas y carnets.

En tanto, el 3 de diciembre por la tardecita una mujer llegaba a su casa de Luciano Torrent al 900 cuando los dos motociclistas la abordaron para asaltarla. La vícitma comenzó a pedir ayuda lo que motivo la presencia de los vecinos en la calle. Los dos agresores de dieron a la fuga sin lograr concretar el atraco.

Otro hecho frustrado ocurrió el 8 de diciembre a las 2 de la mañana abordaron a un hombre llegaba a su casa de Ayacucho al 700. Los imputados lo golpearon con intenciones de ingresar a la vivienda, pero no lo lograron ya que el dueño de casa logró cerrar el portón.

Por último, el 8 de diciembre antes de la medianoche los dos imputados abordaron a tres mujeres que transitaban por Chacabuco y Alberdi y les sustrajeron las carteras y los teléfonos celulares.

Dejá tu comentario