domingo 12 de julio de 2020
Policiales | Santa Fe | cárcel | Coronda

Radiografía de las cárceles en Santa Fe: en cinco años se duplicó la cantidad de presos

Un 80 por ciento está entre la franja de 18 a 32 años, con un rasgo particular del perfil de recluso: en su mayoría es debutante en materia delictiva.

En sólo cinco años la situación carcelaria en Santa Fe cambió de manera drástica. Aunque los delitos más comunes, como los robos siguen en un promedio similar de 46.000 por año –según datos del Ministerio de Seguridad de la Nación-, la cantidad de presos se duplicó, cuando se puso en funcionamiento el nuevo sistema procesal penal que le dio mayor rapidez y fluidez al tratamiento de los casos.

En 2014 no había sobrepoblación carcelaria. La capacidad del sistema penitenciario provincial era de 2.839 internos y en los penales santafesinos había en diciembre de ese año 2.818 internos.

Una de las contraindicaciones del nuevo sistema procesal penal que comenzó a regir ese año era que debido a la rapidez de las imputaciones, que se hacen 48 horas después de que un sospechoso es detenido, se iba a incrementar la población carcelaria. Y eso ocurrió.

Leer másGolpeados, chuzeados y devorados por el fuego: cómo fue la matanza en el motín de la cárcel de Las Flores

El 23 de marzo pasado estallaron motines y protestas que por el Covid-19, como luego ocurrió en otros penales de la Argentina, pero que en Santa Fe era previsible que en algún momento el sistema penitenciario se resqubrajara por dentro.

VIDEOS motines cárceles.jpg

En 2016, dos años después del inicio del sistema acusatorio, el gobierno del Frente Progresista anunció que iba a realizar la inversión más importante de la historia en materia penitenciaria, desde la construcción de la cárcel de Coronda en la década del 30.

En ese momento se anunció una inversión de 780 millones de pesos. Se realizó la ampliación del penal de Piñero y Las Flores y y la construcción de la Unidad Nª16 en Pérez, cerca de Rosario.

En ese momento el propio gobernador Antonio Bonfatti confesó que le gustaría más inaugurar escuelas que cárceles. Esa realidad ideal contrastaba con el crecimiento vertiginoso de los detenidos que hacinaban las prisiones.

Coronda - 005JJG.jpeg
Coronda, la cárcel más grande de la provincia.

Coronda, la cárcel más grande de la provincia.

De 2.818 presos en diciembre de 2014 la población carcelaria pasó en febrero de 2020, cuando llegó al pico de mayor cantidad de presos, a 6.715 internos, según datos oficiales del Servicio Penitenciario a los que accedió Aire Digital.

En sólo dos años, entre 2014 y 2016, se sumaron 1.626 presos, a un promedio de dos por día. En ese momento la cantidad de detenidos alcanzó los 4.465. El espiral de ingresos a las cárceles no se detuvo hasta ahora, con una población carcelaria joven, que en un 80 por ciento está entre la franja de 18 a 32 años, con un rasgo particular del perfil de recluso: en su mayoría es debutante en materia delictiva, según señaló el subsecretario de Asuntos Penitenciarios Walter Gálvez.

Leer más Rechazaron que los presos de Santa Fe puedan utilizar celulares en las cárceles

En cárceles sobrepobladas, donde reina el hacinamiento y las condiciones de alojamiento están deterioradas, lo que se siembra es que aquel joven que pasa por un pabellón reciba un adiestramiento mayor en materia de delito.

Por otro lado, los que tienen que trabajar en medio de este clima, también lo padecen. Hay 3.690 agentes penitenciarios que actualmente, según Gálvez, trabajan 24 horas seguidas y descansan 48.

La mayoría de los penitenciarios que se desempeñan en las cárceles del sur provienen de Santa Fe y Coronda. Ese es otro problema. Por día salen entre 7 y 8 colectivos con agentes para cubrir esos puestos. Los que cumplen funciones administrativas vuelven en el día a sus casas, mientras que los que se ocupan de los presos se quedan en las prisiones.

La cantidad de presos se duplicó en los últimos cinco años, pero no fue así con el plantel de penitenciarios. En 2014 había 2.717 agentes, de los cuales 521 eran oficiales (actualmente hay 589).

El otro punto, es que en Santa Fe aún no hay una cárcel federal. Los 600 internos por delitos federales, como narcotráfico, están alojados en prisiones provinciales, fundamentalmente en Coronda y en Piñero. Esto también es otro riesgo. Entre federales y provinciales hay 2000 internos de alto perfil.

Los 600 internos por delitos federales, como narcotráfico, están alojados en prisiones provinciales, fundamentalmente en Coronda y en Piñero. Esto también es otro riesgo. Entre federales y provinciales hay 2000 internos de alto perfil.

El Centro Federal Penitenciario Litoral Argentino, que se empezó a construir en 2014, está en un 45 por ciento de evolución y está previsto que el año próximo se inaugure. Esta cárcel emplazada en Coronda iba a tener una capacidad máxima de 192 internos, pero tras un pedido del gobierno se elevó a 464 presos. A principios de marzo pasado el secretario de Obras Públicas de la Nación, Martín Gil, recorrió las obras con el gobernador Omar Perotti y prometió que la construcción del penal se terminaría.

Gálvez calcula que a esta nueva unidad penitenciaria federal podrían enviar unos 300 internos por delitos federales que actualmente están en Coronda y Piñero. Eso descongestionaría un poco el nivel de sobrepoblación. Otra opción que ayudaría a descomprimir el volcán en la que se transformaron las cárceles es que se termine la nueva unidad 3. Cuando finalice la obra podrían ir allí 320 internos. Mientras tanto se está reacondicionando la vieja cárcel llamada La Redonda, que se construyó en 1888.

En Coronda no se aceptan más internos, según Gálvez porque la cárcel está repleta. El funcionario señaló que a corto plazo quieren mejorar la situación de los patios internos para que los presos puedan tener una mejor estancia recreativa y cuando se habiliten las visitas los reclusos puedan recibir a los familiares en un lugar apropiado.