menu
search
Policiales Narcotráfico | Venado Tuerto |

Quién es Nahuel Novelino, el narco venadense acusado de amenazar a funcionarios y jueces

Está preso en el penal de Marcos Paz, en la provincia de Buenos Aires, donde habría ordenado a otro detenido en la cárcel de Rawson, Chubut, lanzar fuertes intimidaciones. En las penitenciarías por donde pasó siguió con sus negocios criminales.

A Nahuel Novelino, como a otros narcotraficantes, no le importa nada. Va a estar mucho tiempo en la cárcel y no le interesa si la justicia descubre su desparpajo para actuar. “Pasea” por cárceles de todo el país, donde sin interrupción, sigue cometiendo delitos, como en su Venado Tuerto natal, donde traficaba drogas. La historia de este hombre de 33 años es quizá un ejemplo de lo que pasa con otros como él: cometen más delitos estando presos que en libertad. Porque la cárcel no significa que su negocio criminal termine, sino todo lo contrario.

Novelino volvió a sembrar amenazas contra un juez, un fiscal, un senador provincial y un intendente. Advertía a través de otro interlocutor que está detenido en el penal de Rawson que iba a atacarlos con “balas y granadas”.

LEER MÁS ► El crimen organizado desde las cárceles pone en crisis a Rosario y la provincia de Santa Fe

“El que avisa no traiciona”, alertaba el mensaje intimidatorio que tenía como destinatarios una extensa lista de funcionarios judiciales y políticos de esa localidad.

nahuel novelino 3.jpg
Novelino, el narco oriundo de Venado Tuerto acumula un caudaloso prontuario policial.

Novelino, el narco oriundo de Venado Tuerto acumula un caudaloso prontuario policial.

Novelino sumó en los últimos años cinco causas por narcotráfico, y ya estaba siendo investigado por amenazar al senador provincial Lisandro Enrico y el intendente de Venado Tuerto, Leonel Chiarella.

En diálogo con AIRE, el fiscal federal Arzubi Calvo –uno de los amenazados- detalló que el jueves pasado Novelino fue indagado por el juez federal de Venado Tuerto Aurelio Cuello Murúa, acusado de ordenar amenazar al legislador provincial, al intendente y a la fiscal provincial Susana Pepino. Estas amenazas las habría ejecutado otro preso, Matías Álvarez, alojado en la cárcel de Rawson, pero por orden de Novelino,

LEER MÁS ► Cómo es la pelea interna en la banda de Los Monos que hace sangrar a Rosario

“Desde que se creó el juzgado federal de Venado Tuerto Novelino empezó a acumular causas por narcotráfico: enfrenta cuatro que están por llegar a juicio oral y una que se originó en diciembre por amenazas”, advirtió el fiscal federal.

Amenazas por Whatsapp

Las últimas amenazas llegaron por un mensaje de Whatsapp, cuyo número proviene del penal federal de Rawson, donde está alojado Matías Álvarez. Novelino fue trasladado por pedido de la fiscalía a la cárcel de Marcos Paz, porque en Chubut se detectó que seguía con el manejo de la organización.

La sospecha es que las amenazas fueron ejecutadas por Álvarez por orden de Novelino. Porque las intimidaciones se produjeron horas después de que fuera indagado por otras amenazas que efectuó en diciembre contra Enrico, Chiarella y Pepino. Ahora las amenazas fueron más amplias porque incluyeron al propio fiscal federal Arzubi Calvo y al juez Cuello Murúa.

LEER MÁS ► La historia de un macabro crimen dentro de una disputa interna de la barra de Newell's

Las autoridades judiciales ordenaron que se refuerce la custodia de los damnificados por las amenazas. En los mensajes se adjunta la fotografía de un arma, una Bersa TPR 9, en la que se agrega: “Esta es para ustedes”.

También aparece en otro texto la cita de “balas y granadas para todos. El que avisa no traiciona”. El presidente de la Corte Suprema de la Nación, Horacio Rosatti se comunicó con el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, para pedirle que el gobierno nacional proteja a los jueces y fiscales federales de la provincia de Santa Fe.

nahuel novelino 2.jpg
Nahuel Novelino cuando fue detenido en la cárcel Chaco, uno de los tantos penales en donde estuvo detenido.

Nahuel Novelino cuando fue detenido en la cárcel Chaco, uno de los tantos penales en donde estuvo detenido.

Novelino es un narco pesado de Venado Tuerto que comenzó a rotar por distintas cárceles de Santa Fe, a Chubut y ahora a la provincia de Buenos Aires, porque en todos los penales se detectaba que seguía operativo.

La historia criminal de Novelino tiene varios capítulos. Su base era Venado Tuerto, donde era uno de los referentes de la venta de drogas, pero además un joven que usaba la violencia para imponer su negocio. El fiscal Arzubi Calvo sigue los pasos de este muchacho desde hace tiempo. Intentó incendiar la sede de la Fiscalía en esa localidad.

LEER MÁS ►

En esta historia también aparecieron otros engranajes, de otros ambientes, como el exfiscal Mauro Blanco, que le compraba drogas a Novelino, y terminó destituido. El nombre de Blanco apareció en una conversación que protagonizó Novelino, cuando estaba está preso en la cárcel de Piñero, cerca de Rosario. El narco le preguntó a su pareja, según la escucha: "A qué fiscal le dista plata?". La mujer respondió: "Blanco, Blanco, Blanco...".

Luego, Novelino fue trasladado a la cárcel de Resistencia. Se descubrió un plan para atentar contra la casa del intendente de Venado Tuerto, que se habría pergeñado, según la investigación, desde el penal federal de Chaco.

Novelino fue detenido por primera vez en 2016, por delitos menores. Su carrera delictiva la hizo desde la cárcel, sobre todo en materia de venta de drogas. “En la figura de este joven se ve claramente cómo el sistema los convierte en criminales más pesados”, explicó el fiscal Arzubi Calvo.

LEER MÁS ► Rosario: en enero hubo 22 homicidios, 15 de ellos cometidos por sicarios

Por ejemplo, en la cárcel de Piñero conoció a Lucía Uberti, de la banda de Los Monos. Ella estaba alojada en el penal de mujeres. Se conocieron a través de los contactos por teléfono y a partir de allí comenzó una relación sentimental. Uberti está condenada a 20 años de prisión por los ataques contra el Centro de Justicia Penal y residencias de jueces, que planeó en 2018 por orden de Ariel Cantero, líder de Los Monos.

5.200 páginas de escuchas telefónicas

Según la investigación judicial, las comunicaciones entre Novelino y Uberti de solo un mes abarcan 5.200 páginas de transcripciones de escuchas telefónicas. Estaban conectados todo tiempo, como si fuera un Gran Hermano de a dos. La conexión llegaba a tal punto, que cenaban juntos, unidos por las imágenes de sus teléfonos, cada uno en su pabellón. Usaban Whatsapp como por otras redes sociales como Snapchat y Facebook Live.

Según la investigación de la Justicia federal, la pareja usaba de pantalla un negocio de venta de ropa ubicado en Paraguay al 2600, en Rosario, al que se acercaban a pagar clientes que les compraban drogas.

LEER MÁS ► Otro capítulo de la saga del crimen del sindicalista de Uatre: detuvieron a un joven que participó del asesinato

Por temor a los robos, la pareja había instalado en el local, denominado 24/7, cámaras de vigilancia que controlaban desde prisión a través de sus teléfonos. A Novelino no solo le preocupaba la inseguridad sino también chequear quién entraba al local y cuánto pagaba. Todo lo controlaba con las cámaras de seguridad que monitoreaba con su Smartphone desde la cárcel de Piñero.

Los peritajes que figuran en la causa exponen el uso intensivo del teléfono de Novelino. Tras registrar el celular a través del sistema israelí UFED, los investigadores obtuvieron en un mes 140 chat de Whatsapp, 35.000 archivos de audio y 600 de video. Gran parte de los chats refieren a distintos ilícitos vinculados al comercio de estupefacientes como la adquisición de precursores químicos, la elaboración de estupefacientes, el traslado y la distribución de la droga, además de la compra de armas y municiones.