miércoles 8 de abril de 2020
Policiales | Ministerio de Seguridad |

Nación niega el envío inminente de un refuerzo de Gendarmería a la provincia de Santa Fe

Desde el Ministerio de Seguridad de la Nación le confirmaron a Aire Digital que todavía no hay una definición sobre el envío de nuevas fuerzas federales a la provincia pero destacaron el trabajo en conjunto que se está realizando con los funcionarios de seguridad santafesinos.

En medio de la crisis de inseguridad que tiene en vilo a Santa Fe, donde se cometieron 17 crímenes en los primeros 14 días del año sólo en la ciudad de Rosario, no llegan buenas noticias para el gobierno de Omar Perotti. En efecto, desde el Ministerio de Seguridad de la Nación se aclaró que si bien trabajará de manera conjunta con el gobierno santafecino para enfrentar el flagelo de la inseguridad en la provincia, no enviará de manera inminente un refuerzo de agentes federales al territorio.

Sain Frederic.jpg
En la primera reunión con la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, Sain llevó como propuesta que se cree el “consejo complementario de seguridad interior”.

En la primera reunión con la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, Sain llevó como propuesta que se cree el “consejo complementario de seguridad interior”.

El jefe de la policía provincial, Víctor Sarnaglia, había anticipado esta semana que la Nación se comprometió a destinar unos 3000 efectivos de fuerzas de Gendarmería, Prefectura, Policía Federal y la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) a las ciudades de Santa Fe y Rosario. Desde la Nación, sin embargo, pusieron paños fríos a las expectativas de los funcionarios provinciales.

Leer más ►Guille Cantero habría ordenado atacar el casino de Rosario ante la posibilidad de que lo trasladen a una cárcel de la Patagonia

"Aún no hay definición sobre el envío de nuevos gendarmes. No hay ningún compromiso en ese sentido", aseveró a Aire Digital un vocero oficial de la cartera que conduce Sabina Frederic. “Sí hay un compromiso para encarar un trabajo conjunto para coordinar el despliegue y la distribución de las fuerzas federales que ya están en la provincia, pero previo al envío de nuevos gendarmes debe realizarse un diagnóstico sobre la situación y de las necesidades reales del territorio”.

Desde el Ministerio de Seguridad de la Nación aseveran que existe una comunicación directa y permanente entre la ministra Frederic y su par santafesino, Marcelo Sain.

Los primeros contactos entre los funcionarios nacionales y provinciales para diseñar una estrategia conjunta en materia de seguridad ya comenzaron. Desde el Ministerio de Seguridad de la Nación aseveran que existe una comunicación directa y permanente entre la ministra Frederic y su par santafesino, Marcelo Sain. Sain y Frederic son viejos conocidos: ambos son docentes investigadores de la Universidad Nacional de Quilmes. Frederic también conoce muy bien a Germán Montenegro, secretario de Seguridad de Santa Fe; ambos supieron cumplir funciones en el Ministerio de Defensa durante el kirchnerismo bajo el comando de Nilda Garré.

Leer más ►La protección mafiosa, el negocio de los grupos criminales que afloró en el atentado al Casino de Rosario

Sain es un convencido de que la ola de homicidios que azota Rosario es consecuencia de la decisión del gobierno de Perotti de romper el vínculo de connivencia entre un sector de la policía provincial y las organizaciones narcocriminales. "Hay un proceso criminal de desestabilización política y una suerte de ejercicio del terrorismo urbano por parte de grupos criminales que fueron aliados históricos de la alta jerarquía de la policía", afirmó Sain en declaraciones a un diario nacional. El funcionario confirmó, además, que la Nación reforzaría su presencia en la provincia con una dotación de 2000 gendarmes.

Sin embargo, desde la Nación prefieren ser cautos e ir paso a paso. “Antes de duplicar la legión de gendarmes en Santa Fe hay que definir una estrategia”, insisten los voceros oficiales, quienes destacaron la firma de un convenio para la formación del Comando Conjunto de Fuerzas de Seguridad Federales entre la provincia y la Nación. Su función será analizar número de efectivos, despliegue y tipos de operativo a desplegar en el territorio.

Sain es un convencido de que la ola de homicidios que azota Rosario es consecuencia de la decisión del gobierno de Perotti de romper el vínculo de connivencia entre un sector de la policía provincial y las organizaciones narcocriminales.

Frederic no quiere dar pasos en falso. “Ya bastante tenemos con los problemas que tenemos a nivel nacional”, deslizan sus voceros. La ministra de Seguridad fue, en efecto, protagonista de una fuerte polémica esta semana con su par bonaerense, Sergio Berni. Todo comenzó cuando Berni cuestionó la decisión de Frederic de prohibir el uso de las pistolas Taser y su opinión sobre la legalización de la droga. El presidente Alberto Fernández intercedió y defendió a su funcionaria. Además, le sugirió a Berni que se ocupe de la provincia, a lo que el ministro respondió que respetaba la visión de Frederic pero advirtió que “eso no significa que exprese lo que pensamos la mayoría de los bonaerenses".

Leer más ► Desde la Provincia confirman que Nación asumirá el costo total del despliegue de fuerzas federales

Las diferencias ideológicas que separan a Berni de Frederic en cuanto a la doctrina que debería imperar en materia de seguridad tuvieron su reflejo, también, en Santa Fe. En esta provincia la polémica se desató cuando el jefe de la policía provincial, Sarnaglia, firmó esta semana una resolución por la cual los agentes de seguridad podrán tener una bala en la recámara de sus armas preparadas para disparar en cualquier momento. Justificó esta decisión en la crítica situación de inseguridad que vive la provincia. “Queremos resguardar la seguridad de la población y del personal policial", enfatizó Sarnaglia.

La medida provocó la inmediata reacción de la secretaria provincial de Derechos Humanos, Lucila Puyol. “Como dijo el presidente (Alberto Fernández), la mano dura no sirve y no resuelve los problemas de seguridad. Llevar una bala en la recámara no garantiza la seguridad de la policía, menos de la población, al contrario, la pone en riesgo", retrucó la funcionaria.

Dejá tu comentario