sábado 25 de junio de 2022
Policiales | abuso sexual | juicio |

"Me dejo las uñas largas para defenderme porque el profe Darío es malo": qué le contó el niño a su psicóloga

En la segunda audiencia de juicio al profesor de música acusado de abuso sexual a un alumno declararon profesionales de la psicología, docentes y el abuelo del pequeño que dieron cuenta los problemas que presenta y cuándo comenzaron a manifestarse.

La psicóloga que asiste al niño víctima de los hechos declaró en el juicio que se le sigue a Darío Céspedes, el profesor de música acusado de haber abusado sexualmente de un alumno en las instalaciones del jardín San Roque. La segunda jornada del debate oral y público se desarrolló en la sala 1 de los tribunales santafesinos ante el tribunal conformado por los jueces Gustavo Urdiales (presidente), Pablo Ruiz Staiger y Rosana Carrara.

La acusación es llevada adelante por los fiscales de la Unidad de Violencia de Género, Familiar y Sexual, Alejandra Del Río Ayala y Matías Broggi, y las abogadas querellantes Carolina Walker Torres y Agustina Taboada. Céspedes, en tanto, es representado por los abogados particulares Sebastián Oroño e Ignacio Alfonso Garrone.

Leer más ► Una Cámara Gesell, audios y dibujos: las claves del primer día de juicio contra el docente del jardín San Roque

sala para we.png
El juicio se desarrolla en la sala 1 del subsuelo de tribunales

El juicio se desarrolla en la sala 1 del subsuelo de tribunales

“El profe Darío es malo”

La psicóloga explicó que asiste al niño desde el 2018, y dio detalles sobre el trabajo que realiza desde entonces con el pequeño, su familia y actualmente con los docentes y directivos de la escuela a la que asiste actualmente. La testigo sostuvo que la mamá del niño la contactó preocupada por los cambios de conducta de su hijo: insultos, berrinches a la hora de ir a la escuela, fotos con connotaciones sexuales.

La profesional explicó que durante las primeras sesiones el niño se encontraba reticente a hablar, reacio al juego, sin interés lúdico y sin comunicarse, retraído, nervioso, triste y angustiado.

En la cuarta sesión, mientras logró que se interese por jugar con plastilina, o porcelana fría, notó que el pequeño tenía las uñas largas, y debía limpiarse porque le ingresaba el material bajo las uñas; a raíz de esa situación, la psicóloga manifestó que el niño le dijo: “Me dejo las uñas largas para defenderme porque el profe Darío es malo conmigo, me hace cosas que no me gustan, es un hijo de puta”.

Luego, el chico precisó que lo llevaba al baño, que había contado las veces (cinco veces, como lo expresó en la Cámara Gesell) y que sólo se lo había contado a su mamá y a su hermano. Sin embargo, no dio detalles de qué había pasado, se limitó a manifestar que eran “cosas feas en la cola”.

Finalmente, la profesional explicó las complicaciones que expresa el niño al momento de ir a la escuela: “Rechaza las figuras masculinas, no quería ver docentes varones, si veía a un varón no entraba a la escuela”, sostuvo. La psicóloga explicó que es un mecanismo de defensa del niño, un “rechazo inconsciente asociado al trauma”. Agregó que el niño le manifestaba tener miedo de que le pase lo mismo que le pasó con el profe Darío.

Por último, la testigo explicó que evaluó la posibilidad de que el niño presente algún retraso madurativo, o maltrato y violencia en el hogar, sin embargo, estas posibilidades fueron descartadas.

Leer más ► "El profe Darío es muy malo": el pedido de auxilio de un niño que se respondió un año después

sala para web 2.png
La acusación sostiene que Céspedes es el autor de los abusos; la defensa reclama que los hechos no ocurrieron

La acusación sostiene que Céspedes es el autor de los abusos; la defensa reclama que los hechos no ocurrieron

Otras declaraciones

La primera en declarar fue la médica policial que revisó al pequeño tras la denuncia por abuso. La testigo hizo referencia a los resultados del estudio, con indicios compatibles con abusos sexuales reiterados; a su turno, la defensa cuestionó los indicios físicos que se utilizan para definir si son señales de abusos, y que pueden tener otros causales.

Luego declaró la psicóloga de la Municipalidad que asistió al niño y a sus padres al día siguiente de radicada la denuncia en la Comisaría de la Mujer, en julio de 2019. La testigo explicó cómo es el trabajo que realizan en el área de niñez, y en relación al caso hizo un relato muy similar a lo que se pudo observar en la Cámara Gesell: un niño retraído, reacio a hablar, sin interesarse en los juegos, con respuestas evasivas o expresando “no sé”.

La testigo sostuvo que en la entrevista con los padres explicaron que ante el cambio de conducta de su hijo en 2018, y los berrinches al momento de ir a la escuela, el niño había manifestado que el profesor de música lo había tocado en el baño. Tras esta entrevista se volvió a concertar un encuentro con el niño, cinco días después.

La psicóloga sostuvo que en esta segunda entrevista el chico dijo que a veces no le gustaba ir a la escuela, y si bien no dio detalles de lo que había ocurrido, volvió a sindicar al profesor, que estaban en el baño y que estaba una amiguita de él. Cuando le preguntó qué había pasado, reiteró: no sé. A raíz de esta entrevista, la profesional sugirió que el pequeño reciba asistencia terapéutica que le permita construir confianza con un profesional para que pueda contar lo que le pasó.

Finalmente declaró la directora de la escuela donde está inscripto como alumno el niño. La docente explicó que el niño se niega a entrar a la escuela, que no establece contacto con los docentes y que sólo han logrado que ingrese al patio, junto con su mamá, y pertenece unos 20 minutos. La testigo explicó que el niño no presenta problemas de aprendizaje, que lee con fluidez y que puede incorporar los conceptos que trabajan con la familia a través de videollamadas.