viernes 29 de mayo de 2020
Policiales | violencia de género | Hospital Cullen | Santa Fe

Le tiró encima una olla de agua hirviendo: ella está internada en el Cullen, él preso

Un hombre de 40 años quedó en prisión preventiva esta mañana en Santa Fe, investigado por las quemaduras que presenta su esposa. La mujer se recupera en el hospital Cullen.

Una mujer de 43 años se encuentra internada en el hospital Cullen de Santa Fe con graves quemaduras en el abdomen y las piernas. Su pareja, Mauricio Sebastián G. fue imputado esta mañana como autor del delito de lesiones graves dolosas calificadas por el vínculo y por ser cometidas en un contexto de violencia de género.

El caso es investigado por la fiscal de Gefas, Alejandra Del Río Ayala, quien solicitó audiencia para tratar la prisión preventiva del imputado.

Leer más ► La violencia de género no tiene cuarentena: qué hacer cuando el hogar es el peor lugar para refugiarse

Agua hirviendo

El violento episodio ocurrió el viernes 20 de marzo por la noche, en la vivienda que la pareja comparte en el barrio Libertad de Santo Tomé junto a sus tres hijas.

La mujer se encontraba cocinando un puchero para la cena, y había puesto agua a hervir en una olla, mientras charlaba con su marido. La conversación devino en discusión, y fue entonces cuando se supone que el hombre golpeó la olla para que el agua hirviendo se vuelque sobre la mujer.

La víctima, con toda la parte delantera de su cuerpo empapada en agua hirviendo, corrió hacia el baño y comenzó a pedir ayuda. Al escuchar los gritos de su madre, las tres niñas salieron del dormitorio; la hija mayor, una adolescente de 17 años, increpó a su padre por lo ocurrido.

En ese momento, un matrimonio vecino -hermano del imputado y su esposa-, ingresaron al domicilio y llevaron a la mujer hasta el hospital Cullen.

Alta y libertad

Cuando la mujer arribó al hospital fue entrevistada por el personal de guardia y brindó un primer relato de lo ocurrido en la cocina de su casa. Cuando fueron a buscar al agresor, el hombre ya se había retirado.

Finalmente el hombre fue encontrado por el persona policial en horas de la madrugada y trasladado a la comisaría.

En tanto, la víctima recibió las primeras curaciones en la guardia del hospital y le dieron el alta médica, por temor a contagio ante la pandemia de coronavirus. Debía volver al día siguiente para continuar con las curaciones en su piel quemada.

placa para notas - violencia de género.jpg

Por otro lado, el médico policial que la revisó calificó las heridas como “lesiones leves”, por lo que el imputado recuperó la libertad a las pocas horas, al no detectarse antecedentes en su contra.

Pero al día siguiente, cuando volvió al hospital para continuar con las curaciones, la mujer fue atendida por otro profesional quien dispuso su internación dado al riesgo de infección por las heridas que presentaba. Desde entonces estuvo hospitalizada en la sala del quemado del Cullen, donde al día de hoy continúa su recuperación.

Cambio de fiscal, cambio de carátula y detención

En tanto, la causa pasó a la fiscal Del Río Ayala, y tras una nueva revisión de la mujer sus heridas fueron recalificadas como “lesiones graves”.

Tras tomar declaraciones a personas allegadas a la pareja se pudo reconstruir el contexto de violencia que desde hace 20 años padece la mujer. Es por esto que el martes se concretó la detención del hombre, quien fue llevado a tribunales esta mañana.

Una historia de violencia

P. y Mauricio G. son pareja hace por lo menos 20 años y tienen tres hijas de 17, 12 y 9 años de edad. Allegados a la mujer dieron cuenta Aire Digital que han presenciado situaciones de agresión verbal del imputado hacia P.

Sólo una vez pudieron dar cuenta que las agresiones también eran físicas. Hace más de cinco años la mujer se presentó con el rostro desfigurado por una patada que le habría pegado el imputado.

Acompañada por su padre fue a la comisaría y radicó la denuncia. “No sabemos por qué quedó todo ahí”, expresó la familia de la mujer.

La segunda denuncia contra el hombre fue “hace un par de años, fue ella sola. Pero tampoco pasó nada. En ese entonces no había tanta información sobre cómo actuar en estos casos”, se lamentó una de las hermanas.

Tras este último episodio, y con la información que hoy se cuenta para proceder en situaciones de violencia de género, la familia de la víctima no le perdió pisada a la investigación, y gestionaron una medida de distancia y un botón de alerta, cuando el imputado fue liberado a las pocas horas de la agresión.

Dejá tu comentario