viernes 14 de agosto de 2020
Policiales | Rosario | Los Monos | Crimen

El poder en las sombras de la cárcel, donde se pueden ordenar extorsiones y crímenes

Asesinatos, extorsión y redes de narcotráfico, todo parece manejarse desde pabellones de máxima seguridad y penales federales. En el centro de todas las sospechas está la banda rosarina "Los Monos".

El poder de la mafia en Santa Fe se cuela por las delgadas grietas del Estado. En la cárcel se puede tramar el asesinato del ex concejal Eduardo Trasante, manejar un sistema de extorsiones o una red de juego clandestino con contactos aceitados con ex policías y un fiscal. Todo puede gestarse en un pabellón de la cárcel de Piñero, controlado a su vez desde una celda de máxima seguridad del penal federal de Marcos Paz, donde está alojado Ariel “Guille” Cantero, una especie de CEO de los grupos criminales de Rosario.

La sombra del líder de Los Monos se expandió sobre negocios ilegales por fuera del narcotráfico, su actividad de base. Las extorsiones son hoy el principal sustento de recaudación económica de una organización que mutó a lo largo de los últimos 20 años. “Esto marca la debilidad institucional que existía en la provincia, donde un grupo criminal fue acumulando un poder, que ahora empezó a cortarse de manera profunda”, aseguró a Aire Digital el ministro Marcelo Sain.

Leer más ►El crimen de Trasante en Rosario deja al descubierto que se rompieron todos los límites

La investigación sobre el crimen del ex concejal de Ciudad Eduardo Trasante no pudo determinar por ahora cuál fue el móvil del homicidio que se produjo el 14 de julio pasado, cuando dos sicarios entraron a su casa en San Nicolás 3638 y lo ejecutaron de dos disparos delante de su pareja. Esta semana los fiscales Matías Edery y Gastón Ávila confirmaron que “el plan para asesinar a Trasante se tramó entre más personas”, más allá de los dos imputados en una audiencia.

La hipótesis más firme

“Tenemos información que la orden vino desde la cárcel de Piñero. Es un pabellón donde hay jefes narcos y otros detenidos. Tenemos esa pista. Lo que no podemos descartar es que a ese preso le hayan encargado el trabajo”, detalló Edery. La hipótesis más firme que manejan los investigadores es que el crimen de Trasante se planificó durante los días previos desde el pabellón Nº 9 del penal de Piñero, donde se encuentran detenidos varios jefes narcos vinculados a la banda de Los Monos.

Los Monos en juicio _ph Marcelo Manera - La Nación_ 9x16

"Guille" Cantero y otros integrantes de Los Monos durante el juicio de la causa denominada "Los Patrones", en abril de 2018.

En el asesinato de Trasante los sicarios usaron un Peugeot 308 blanco. “Archi” y “Buba”, dos jóvenes de 19 y 21 años, fueron imputados esta semana por comprar por 20.000 pesos ese vehículo a otro muchacho que lo había robado el 10 de julio pasado en Juan XXIII al 6600, en el sudoeste de Rosario. Aunque no reunieron aún las pruebas suficientes, los fiscales creen que “Archi” sería uno de los asesinos del ex concejal.

La orden para adquirir el auto sale del pabellón 9 de Piñero. El nexo que une a Archi a la cárcel con este crimen es a través de Isaías Zenón, un interno de 20 años, miembro de la banda de Los Monos, que contacta al joven y le ofrece 500.000 pesos “para hacer un laburito”. El miércoles pasado la casa de la abuela de Zenón fue allanada, donde los agentes de la Agencia de Investigación Criminal secuestraron varios teléfonos de sus parientes.

Leer más ►Un preso vinculado a "Los Monos" encargó comprar el auto utilizado en el crimen del exconcejal Trasante

Los investigadores creen que este muchacho no tiene la capacidad para haber organizado el crimen del ex concejal. “Es sólo un soldadito narco”, según definen fuentes policiales. Las sospechas apuntan a otro preso que comparte pabellón con Zenón: “El Peruano”. Julio Andrés Rodríguez Granthon sería -según el relevamiento realizado por los fiscales y la AIC- a quien le encargaron el crimen.

Trasante.jpg
Trasante fue elegido como concejal en 2017 tras haber encabezado la lista de candidatos de Ciudad Futura. Lo mataron de dos balazos en su casa en Rosario.

Trasante fue elegido como concejal en 2017 tras haber encabezado la lista de candidatos de Ciudad Futura. Lo mataron de dos balazos en su casa en Rosario.

El sábado pasado el pabellón fue allanado por orden del fiscal Edery. Les llamó la atención a los agentes de la TOE que ingresaron que Rodríguez Granthon había destrozado su celular minutos antes de que entraran. Hizo lo mismo hace dos semanas cuando el mismo sector fue allanado por otro asesinato. “El Peruano rompió los teléfonos cuando le avisaron que llegaba la TOE”, sostuvo una fuente.

Rodríguez Granthon fue imputado en los tribunales federales en noviembre pasado en el final de la gestión de Néstor Roncaglia al mando de la Policía Federal. En ese momento la Policía Federal desmanteló una organización que funcionaba directamente desde un pabellón de la cárcel de Piñero, donde Granthon, quien está detenido desde el 14 de junio pasado de 2019, seguía dando órdenes para que sus aliados fuera de los muros del penal distribuyeran cocaína en varias zonas de Rosario.

El sello del peruano

Este hombre, oriundo de Lima, de 25 años y que sería piloto de aviones, vivía en una zona residencial de la localidad de Funes, y su sello en el mundo de la droga era la imagen de una corona grabada en los cargamentos, emblema que en los particulares códigos del narcotráfico garantizaba la buena calidad de la cocaína. Rodríguez Granthon tenía un nexo con Los Monos a través de Gisella Bocutti, pareja de Leandro Vilches, lugarteniente de Ariel Cantero.

Leer más ► Una pelea entre narcos y un violento audio que preocupó a todo Venado Tuerto

El Peruano proveía de cocaína de máxima pureza a Bocutti, quien a su vez revendía la droga a Gustavo Martinotti, alias Toro, exbarrabrava de Rosario Central, que está preso en la cárcel de Coronda. Vilches, mano derecha de Guille Cantero, fue condenado por la Justicia provincial a 11 años de prisión y luego sumó otra condena a seis años por narcotráfico, en la que también recibió una pena de seis años y medio su pareja Gisella Bocutti.

crimen del ex concejal Eduardo Trasante en Rosario _ph Juan José garcía 03_marca.jpg
La casa en la que fue asesinado el exconcejal Trasante el 14 de julio.

La casa en la que fue asesinado el exconcejal Trasante el 14 de julio.

“¿Quién mató a Trasante?”, fue el lema que levantaron los dirigentes de Ciudad Futura, emulando al libro de Rodolfo Walsh “Quién mató a Rosendo, publicado en 1969, que relata el asesinato del sindicalista de la Unión Obrera Metalúrgica Rosendo García. Los fiscales aún no saben cuál fue el móvil del crimen del ex concejal, pero todo conduce a que la orden partió de Los Monos o de su entorno cercano. Guille Cantero se transformó durante los últimos años en uno de los mayores articuladores del crimen organizado en Rosario, a pesar de estar preso en la cárcel federal de Marcos Paz.

El “negocio” de Guille no sólo es el narcotráfico, sino que encontró actualmente en las extorsiones un emprendimiento más redituable que la venta de drogas, que está tercerizada, en manos de cuadros medios de la organización. El nuevo alfil de Cantero es Maximiliano Díaz, alias Cachete, imputado como uno de los organizadores del ataque a tiros al casino City Center a principios de enero pasado, donde murió de un balazo el gerente del Banco Nación de Las Parejas Enrique Encino.

En una investigación que expusieron el jueves y continuó el viernes en el Centro de Justicia Penal, los fiscales Edery y Luis Schiappapietra explicaron el mecanismo que gira detrás de Guille Cantero para intimidar y extorsionar, por un lado, e invertir el dinero, por otro, al canalizarlo en un sistema de juego clandestino, que mueve millones de pesos. El Organismo de Investigaciones del MPA venía investigando desde hace meses este esquema extorsivo que habían montado Los Monos. La punta del ovillo fue el ataque al casino de Rosario.

Cachete Díaz se comunicaba por Whatsapp con las potenciales víctimas, a las que investigaban previamente. Por ejemplo, el 8 de agosto de 2019 Cachete llamó a Rodrigo Fabiani y le exigió que le entregara una camioneta Toyota Hilux y 30.000 dólares a cambio de no atentar contra su vida. En las comunicaciones previas se nota que Los Monos sabían que Fabiani se había quedado con dinero de Maximiliano Rodríguez, alias Diente de Lata, que fue asesinado en la autopista Rosario-Córdoba en agosto de 2014.

El otro punto de esta trama es qué hacían con el dinero que obtenían de estas extorsiones. La sospecha de los fiscales es que se “invertía” en el juego clandestino.

El 8 de enero de 2020 Cachete Díaz envió a su hermano Fabián y a dos menores a extorsionar a Pablo Fortuny, dueño de una financiera ubicada en Entre Ríos al 700, pleno centro de Rosario. A este hombre, vinculado a las finanzas, con quien se reunieron en un bar en Río de Janeiro y Montevideo, le exigieron que pagara 5.000 dólares por mes a cambio de no atentar a balazos contra su local, algo que lo iba a llevar a la bancarrota.

Flavia Brion, la pareja de Cachete, tenía un rol importante en este esquema, ya que también manejaba el dinero de las extorsiones, y agendaba las reuniones con las víctimas, a quienes apretaban en el bar Mansa, de Pellegrini al 600, propiedad de Mariano Ruíz, uno de los lavadores de dinero de Los Monos, según estableció la justicia.

A estos casos se suman otros que no fueron relevados con profundidad, como el cobro de una especie de “impuesto narco” que pagan los arbolitos que venden dólar blue en el centro de Rosario. Según una fuente del Organismo de Investigaciones, todos los viernes un joven que pertenece a la banda cobra en un departamento del centro de Rosario a los arbolitos que pagan entre 1.000 y 1.200 dólares por mes.}

Guille Cantero + ataque al city center.jpg
Los Monos fueron vinculados al ataque a balazos al casino de Rosario, en el que asesinaron a Enrique Encino, gerente del Banco Nación en Las Parejas, que había salido a fumar.

Los Monos fueron vinculados al ataque a balazos al casino de Rosario, en el que asesinaron a Enrique Encino, gerente del Banco Nación en Las Parejas, que había salido a fumar.

El otro punto de esta trama es qué hacían con el dinero que obtenían de estas extorsiones. La sospecha de los fiscales es que se “invertía” en el juego clandestino, que a partir de la pandemia y tras el cierre de City Center tomó una dimensión mayor a nivel de recaudación.

Según la investigación, el punto de contacto con el universo del juego clandestino lo daba Leonardo Peiti, un histórico capitalista de la timba ilegal. La semana pasada fue detenido en la puerta de uno de los casinos truchos, donde había una docena de máquinas tragamonedas, al ex jefe de Investigaciones de la Policía de Rosario Alejandro Torrisi, que en ese momento llevaba un paquete con 150.000 pesos.

Torrisi hizo gestiones, según se desprende de las investigaciones, con la seccional 21 de Rosario para que liberaran a dos sicarios de Los Monos que habían sido detenidos por la Gendarmería el 9 de enero pasado. Esos soldados narcos son Claudio Ricardez y Hernán Quintero, alias Chema. Peiti, a su vez, trata de hacer lo propio con un fiscal del MPA de Rosario, al que -según la investigación- llama el 10 de enero pasado. Este funcionario, cuyo nombre no trascendió, le avisó: “No tengo la causa, pero puedo meter un comentario”.

Cuando recibió esa respuesta, Peiti se la reenvió a Cachete Díaz y seguramente la llegó a Guille Cantero.

Dejá tu comentario