lunes 21 de septiembre de 2020
Policiales | San Lorenzo | Los Monos | Narcotráfico

El crimen atroz de un albañil en medio de la guerra narco de San Lorenzo que conduce a la mafia policial

El cadáver de Franco Hueso fue encontrado el sábado pasado en Roldán, con un disparo en la nuca, una bolsa en la cabeza, sus manos atadas y parte del cuerpo quemado. En una camioneta policial encontraron sangre humana. Investigan si a este joven fue asesinado por uniformados.

El jueves de la semana pasada, poco después de las seis de la tarde, Franco Hueso salió con su moto hacia Funes. Este albañil de 26 años vivía en Ibarlucea y tomó la ruta 34 S, un camino que va por el campo para llegar a una reunión de trabajo, según su familia. No tenía permiso para circular y tomó por ese camino alternativo.

Desde ese día su familia no tuvo más noticias hasta que la policía les avisó que su moto había sido encontrada en Funes y luego llegó lo peor: en un camino que conduce a la empresa Bioenergy, en Roldán, a metros de la A012, el sábado apareció el cadáver del joven, con un disparo en la nuca, una bolsa negra que le cubría la cabeza, las manos atadas y la mitad de su cuerpo quemado. Llevaba la billetera, con sus documentos y el dinero. Y su celular había quedado calcinado.

La fiscal Marisol Fabro secuestró el sábado pasado dos camionetas de la subcomisaría de Ibarlucea. En uno de los vehículos habían encontrado rastros de sangre. Dos efectivos quedaron detenidos. Los peritajes detectaron que la sangre visible en la camioneta policial es humana, por lo que ahora se va a realizar un cotejo de ADN para determinar si la sangre es de Franco Hueso.

Camioneta con rastros de sangre.jpg
En una de las camionetas de la policía se encontraron rastros de sangre humana.

En una de las camionetas de la policía se encontraron rastros de sangre humana.

Leer más ► Los nexos de la "vieja" policía de San Lorenzo con los narcos

La familia del muchacho está convencida desde el primer momento que la policía está detrás de este crimen. El joven era apreciado por la comunidad de Ibarlucea, donde se desempeñaba como peón de albañil. El cuerpo hallado de esa manera, con una bolsa y con las manos atadas, supone un crimen con tinte mafioso, pero en su entorno no encuentran hasta ahora ningún hilo que lleve de la vida de este muchacho hacia el universo criminal y de tráfico de drogas. La pista más clara hasta ahora se encamina hacia la policía.

El hallazgo del cuerpo de Franco se dio en un contexto particular. Ese día fue detenido el comisario de seccional 7º de San Lorenzo Roberto Fleitas, que esta semana fue imputado por asociación ilícita junto a una banda ligada a Los Monos por los crímenes que se sucedieron en San Lorenzo en torno a los búnkeres de barrio Norte. La moto de Franco fue encontrada en Funes, pero su cuerpo fue hallado en Roldán, que pertenece a otro departamento, el de San Lorenzo, y a la Unidad Regional XVII, que está intervenida desde diciembre pasado por orden del ministro de Seguridad Marcelo Sain.

Editada - Franco Hueso.jpg
El cuerpo de Franco Hueso fue encontrado cerca de Roldán con un disparo en la nuca.

El cuerpo de Franco Hueso fue encontrado cerca de Roldán con un disparo en la nuca.

San Lorenzo es un nudo central en esta historia. La preocupación en el gobierno se centra en que este caso podría ser un hecho premeditado por sectores policiales. Si esta hipótesis se confirma configuraría un escalón de mayor gravedad institucional.

Leer más ► Insisten en la inocencia de los dos condenados por un homicidio con sello narco en la circunvalación oeste

En la audiencia imputativa que encabezaron los fiscales Aquiles Balbis, Matías Edery y Luis Schiappa Pietra se desgranó una serie de pruebas sobre la protección y la gestión policial con los narcos, encabezada por el comisario Raúl Fleitas, que le garantizaba a la banda liderada por Brandon Bay –preso en la cárcel de Coronda- ir a copar el barrio Norte de San Lorenzo para desplazar a los llamados “santafesinos”. Los policías ligados a Fleitas no sólo marcaban los lugares donde debían atacar, sino que después plantaban pruebas falsas en las investigaciones de los crímenes.

Los audios de las escuchas que los fiscales expusieron en la audiencia muestran que los asesinatos que se produjeron en esa zona sólo tenían como finalidad causar terror en esa zona. Podrían haber matado a cualquier persona. “Hay como cuatro sentados en el cordón”, le dice por teléfono el sicario CPR a Brandon. Le cuenta lo que ve desde el auto, mientras su jefe está en un pabellón en Coronda.

–Bueno, bajate con la tarta y dales en la jeta, en la jeta.

–Después salimos a la ruta.

–Bueno, dale, cara de pija.

Brandon Bay habla también con su mujer para matar gente con el objetivo de ganar territorio. Le dice a un tal "Pelado" que deben ir a tirar "donde están vendiendo".

Esta banda mató a dos personas, y generó que el barrio se levantara y quemara uno de los búnkeres, cómo contó Aire de Santa Fe la semana pasada. Los policías de la seccional 7º fueron claves para que Brandon –cuñado del líder de Los Monos Ariel Cantero- quisiera desembarcar en esta zona.

La semana pasada Aire de Santa Fe reveló que cuatro días antes de que empezara a correr la sangre en San Lorenzo, zona portuaria estratégica por donde se exporta el 84 por ciento de la soja que produce Argentina, el comisario Raúl Fleitas realizó un allanamiento el 22 de mayo a los búnkeres donde luego asesinaron en el barrio Norte de esa localidad a Gerardo Pérez, de 55 años, y Brian Sánchez, de 16. Estos homicidios fueron planeados por Bay desde Coronda.

Leer más ► El regreso de una postal del hartazgo: búnkeres derrumbados por vecinos

Fuentes del Ministerio de Seguridad señalaron que esta zona empezó a crujir después de que avanzaran las investigaciones tras la decisión que tomó Sain de intervenir la Unidad Regional de San Lorenzo, conducida por Gonzalo “Chino” Paz hasta noviembre, quien dio un paso al costado tras la detención de los uniformados de peso de esa dependencia, como Cristian Di Franco y Gustavo Spoletti, acusados de tener relación con el narco Esteban Alvarado.

Di Franco fue condenado a principios de mayo en un juicio abreviado a tres años de prisión y 6 años de inhabilitación para ejercer cargos públicos. Los fiscales Edery y Luis Schiappa Pietra acusaron a “Chamuyo” de suministrarle a Alvarado "un permiso estatal contrario a ley" tendiente a proveerlo de impunidad. El primer policía condenado fue el suboficial de la policía de la santafesina Pablo Emilio Báncora, condenado en diciembre pasado a un año de prisión. Era el suboficial que trabajaba en el Organismo de Investigación y estaba a cargo de obtener información de las escuchas telefónicas.

Spoletti, ex jefe de Drogas Peligrosas de Rosario, no fue imputado por asociación ilícita ni sigue detenido, pero sí quedó ligado a la causa por vender una casa a Jorge Benegas, un miembro del clan Alvarado.

El rubro histórico del narcotráfico, con la red de producción y distribución, habría quedado en manos de un ex cuñado de Cantero apodado Gordo Bai.

Desde hace meses los investigadores a cargo del fiscal Edery siguen los pasos de este eslabón de Los Monos, con base en Villa Gobernador Gálvez, que aprovechó la quietud de la cuarentena para ampliar su territorio a zonas que eran manejadas por Esteban Alvarado -histórico rival de Los Monos- que está preso desde febrero de 2019, luego de que fuera detenido por el crimen del Lucio Maldonado.

Fuentes judiciales señalaron que en este momento la banda de Los Monos dividió su funcionamiento en dos partes: desde la cárcel de Marcos Paz, Ariel Cantero, el líder de la organización, se ocupa de ordenar las extorsiones a empresarios, que pagan un dinero semanal o mensual a cambio de no ser blanco de ráfagas de disparos. Incluso, esta metodología de recaudación ilegal se expande al plano financiero informal que maneja el dólar blue en el centro de la ciudad.

El rubro histórico del narcotráfico, con la red de producción y distribución, habría quedado en manos de un ex cuñado de Cantero apodado Gordo Bai, que tiene su centro operativo en el sur de Rosario y Villa Gobernador Gálvez. Se presume que la organización elabora cocaína en las afueras de la ciudad, cuyo valor en la cuarentena se duplicó.

Esta rama de la banda es la que está, según la causa que se tramita en los tribunales provinciales, detrás de los hechos de violencia en el otro extremo, en San Lorenzo.

Dejá tu comentario