sábado 11 de julio de 2020
Policiales | Homicidio | juicio | Narcotráfico

Insisten en la inocencia de los dos condenados por un homicidio con sello narco en la Circunvalación Oeste

Los defensores de "Pacotillo" Fernández y Miguel Bergallo apelaron la sentencia a 22 años de prisión por el ataque a los hermanos Farías, ocurrido en noviembre de 2016.

Los abogados defensores de Miguel Ángel “Pacotillo” Fernández y Darío Miguel Bergallo solicitaron ante la Cámara de Apelaciones que se revierta la condena impuesta a 22 años de prisión por el ataque con resultado fatal a los hermanos Farías, ocurrido el 15 de noviembre de 2016. Carlos y David iban a bordo de una motocicleta por la Circunvalación Oeste de Santa Fe cuando fueron agredidos a balazos desde otro motovehículo. Carlos perdió la vida y David debió ser hospitalizado por las heridas.

Fernández y Bergallo fueron juzgados como autor y partícipe necesario respectivamente y condenados a 22 años de prisión por los delitos de homicidio agravado y tentativa de homicidio agravado. Ahora, sus abogados defensores José Mohamad en representación de “Pacotillo” e Hilda Knaeblein y Sebastián Gervasoni por Bergallo, insistieron ante un tribunal de la Cámara de Apelaciones que sus representados no fueron los autores de tal ataque.

En tanto, los fiscales de homicidios Cristina Ferraro y Martín Torres rechazaron los argumentos de los defensores y solicitaron a los camaristas Fabio Mudry, Roberto Reyes y Fernando Gentile Bersano que confirmen el fallo condenatorio impuesto en juicio.

Leer más ► Condenaron a los dos hombres por un crimen con sello narco ocurrido en Circunvalación

condenados va.jpg
Miguel Ángel

Miguel Ángel "Pacotillo" Fernández y Miguel Bergallo, condenados a 22 años de prisión por el ataque a los hermanos Farías

Apelación

La audiencia de apelación se desarrolló via videoconferencia el pasado jueves, tras saltear una serie de inconvenientes: Mohamad y los fiscales se habían presentado en Tribunales, pero por cuestiones técnicas sólo los jueces podían estar presentes en la sala, mientras que el resto de las partes debían conectarse de manera remota. Por lo tanto el letrado como los fiscales debieron entonces dirigirse a sus oficinas.

Luego la complicación se presentó en la cárcel: Bergallo y Fernandez están enemistados por lo que se debió habilitar otra sala con otra computadora para que los detenidos no estén en el mismo lugar mientras se desarrollaba la audiencia. Finalmente el acto procesal comenzó casi una hora después de lo previsto.

En primer lugar expuso sus pretensiones el defensor de Miguel Ángel Fernández. Al presentar el escrito de apelación, el defensor José Mohamad había solicitado la producción de nueva prueba para demostrar que Fernández estaba en su casa con su familia al momento del ataque a los Farías, sin embargo esta pretensión fue rechazada por los jueces, por lo cual el letrado centró su pretensión de absolución en la defensa defectuosa ejercida por los abogados anteriores.

Mohamad solicitó a los camaristas la nulidad de la sentencia e invalidación por considerar que “Pacotillo” no contó con una defensa adecuada durante el desarrollo de la investigación ni durante el debate oral: “la defensa en juicio como necesaria e inviolable es un mandato constitucional”, remarcó el letrado.

En este sentido sostuvo que se deben evitar condenas que “provengan de actos fraudulentos o viciados (...) como ha sucedido en nuestro caso”, y agregó que “la actividad de la defensa fue nula, especialmente en la IPP y la audiencia preliminar como paso en el que hay que realmente intentar la ruptura de la hipótesis acusatoria”. Mohamad también se refirió al defensor que obró en el juicio, al que calificó como “limitado” ya que el letrado asumió la representación días antes del debate: “es obvio que por razones procesales no estaba en condiciones reales de obtener un resultado distinto por la indefensión previa en que estaba el reo”.

pacotillo carteles.jpg
Allegados a los imputados se manifestaron frente a tribunales durante el juicio

Allegados a los imputados se manifestaron frente a tribunales durante el juicio

Además de varios testimonios que podrían haber excluido a Fernández del lugar del hecho y que no fueron propuestos por quien lo representó durante la etapa de investigación, como que no se haya solicitado la reproducción de las cámaras de vigilancia en la zona fueron perjudiciales para “Pacotillo”.

Por último, Mohamad tomó la coartada presentada por el coimputado Bergallo. Un acta de procedimiento de la seccional 7ma daba cuenta que al momento del ataque a los hermanos Farías, Bergallo estaba aprehendido en la dependencia policial. Este instrumento fue denunciado como falso, realizado con la intención de intentar desvincular a Bergallo del hecho, y los policías implicados cuentan con un proceso en su contra en la Fiscalía de Delitos Complejos y Violencia Institucional. Para Mohamad, si Fernandez hubiera estado con Bergallo, también debería haber sido parte de esa coartada.

A continuación, Hilda Knaeblein y Sebastián Gervasoni, representantes de Miguel Bergallo, también solicitaron que su defendido sea absuelto. Para los defensores no se pudo comprobar que Bergallo haya sido quien conducía la motocicleta Honda Falcon desde la que se produjo el ataque a los hermanos Farías.

Knaeblein hizo referencia incluso a las particularidades de la motocicleta, un vehículo de alta cilindrada, y remarcó que a Bergallo, que es menudo y de baja estatura, se le haría complicado poder conducir una moto de esas características.

La defensora también expuso la coartada de Miguel Bergallo, e insistió que no consta que el acta de detención sea falsa, y que en el juicio declararon los uniformados sin que sea rebatido su testimonio.

Además, Knaeblein argumentó que los propios allegados a las víctimas del ataque reconocieron una enemistad previa con Bergallo, por lo que se puede comprender que lo hayan sindicado como autor a fin de vengarse.

Finalmente sostuvieron que no fue tenido en cuenta tampoco que Bergallo se presentó de manera voluntaria ante la justicia cuando se enteró que estaba siendo buscado, días después del hecho.

En cambio, los fiscales Ferraro y Torres solicitaron al tribunal que el fallo de baja instancia sea confirmado en todos sus extremos. Los acusadores remarcaron que desde el momento del hecho Bergallo y Fernández fueron sindicados como posibles autores, tanto por la propia víctima sobreviviente como por los testigos presenciales. Además, sostuvieron que las coartadas presentadas por los imputados fueron analizadas y descartadas por la Fiscalía.

Al referirse a la valoración de los testimonios de cargo y de descargo realizadas por el tribunal de juicio que condenó a los imputados, los fiscales sostuvieron que “los testigos de la defensa se desmoronaron en el contraexamen” y el tribunal valoró de manera abundante por qué le valía credibilidad a los testigos de la acusación mientras que los presentados por la defensa eran contradictorios y poco solventes.

fiscales.jpg
Los fiscales solicitaron que la sentencia sea confirmada en todos sus extremos

Los fiscales solicitaron que la sentencia sea confirmada en todos sus extremos

Trasfondo narco

La sospecha que el ataque fue motivado por una disputa territorial entre grupos antagónicos que se dedican al narcotráfico sobrevoló la causa desde un primer momento. Fue el letrado que defendió a Fernandez en el juicio quien se refirió a esta posibilidad recién en los alegatos de clausura, para remarcar las circunstancias de vida de los implicados.

Este trasfondo introducido por el anterior defensor de Fernandez fue valorado por el tribunal de juicio, como recordó el fiscal Torres ante los camaristas, sin embargo no significa ningún aporte a la causa ni excluye a “Pacotillo” del lugar del hecho, es irrelevante para el caso juzgado. Además, esas versiones no fueron parte del debate sino aludidas por el defensor en sus alegatos, remarcó Torres.

En tanto, Darío Miguel Bergallo cuenta con una causa en trámite en la justicia federal de Santa Fe, junto con sus hermanos Luis Ángel y Fabián David, por organizar la venta de material estupefaciente en Santa Fe y Cañada Rosquín entre agosto del 2016 y julio de 2017.

Leer más ► Clan Bergallo: piden elevar la causa a juicio

Dejá tu comentario