sábado 8 de enero de 2022
Policiales Caso Oldani | Homicidio | Hugo Oldani

Controversia en Tribunales tras el pedido de sobreseimiento del bioquímico imputado en el caso Oldani

Este miércoles la defensa pidió al juez Octavio Silva la desvinculación de Alfredo Sadonio del caso, al argumentar que no existe una sola prueba que lo vincule con la banda que mató a Hugo Oldani. La Fiscalía se opuso y el trámite quedó con un final abierto.

El juez penal Octavio Silva resolvió este miércoles que el pedido de sobreseimiento para Alfredo Sadonio (60), imputado desde hace casi un año en la causa que investiga el crimen del empresario y financista Hugo Oldani, pase a un cuarto intermedio. La medida fue dispuesta luego de una controvertida audiencia en Tribunales en donde la Fiscalía y la Defensa, junto con el imputado, se cruzaron por las pruebas que vincularían al bioquímico con la causa y las que acreditarían que, cuando ocurrió el homicidio, se encontraba en una localidad del departamento Castellanos, a más de 100 kilómetros de a ciudad de Santa Fe.

La resolución del juez dispuso que la Oficina de Gestión Judicial reprograme la audiencia y a su vez garantice todos los medios para que sean expuestas -de manera audiovisual- una serie de entrevistas recolectadas por el abogado defensor, Martín Durando, que tuvieron como objetivo esclarecer que su defendido, el 11 de febrero del 2020, cuando mataron a Oldani en la Galería Rivadavia, había viajado a la localidad de Ataliva, donde tomaba muestras de sangre y también daba clases.

En tanto, deberá reproducirse el video que registró el recorrido que realizó el imputado Brian Damiani (actualmente preso), en donde declaró que el hombre que pasó el dato a la banda, sobre dónde iba a ser el robo, salió de una puerta lindera a la farmacia que es propiedad de la esposa de Sadonio, en barrio Candioti Sur.

Leer más ► Piden archivar la causa contra el bioquímico detenido por error en el caso Oldani

Los planteos fueron solicitados luego de que la Fiscalía, por un lado, interpretara de una manera distinta las entrevistas a las personas que dijeron haber visto a Sadonio en Ataliva el día del homicidio de Oldani. Mientras que la exposición del recorrido de Damiani fue a raíz de que la defensa argumentó que en ese procedimiento el imputado (que declaró en la causa como una especie de "imputado colaborador") le habría sindicado a su abogado particular que la farmacia “era la que le había mostrado en una foto”, situación que generó dudas sobre si a Damiani le exhibieron una fotografía (lo cual sería inválido) o si él mismo fue quien le realizó una muestra a su abogado de confianza.

Recorrido del caso Oldani Damiani.jpg
El recorrido en cuestión se llevó a cabo el 4 de enero del 2021, unas horas antes de que se lleve a cabo la audiencia de prisión preventiva contra Sadonio.

El recorrido en cuestión se llevó a cabo el 4 de enero del 2021, unas horas antes de que se lleve a cabo la audiencia de prisión preventiva contra Sadonio.

Tales pruebas deberán ser analizadas por el juez Silva quien a su vez cotejó este miércoles los múltiples planteos que realizaron los abogados Martín Durando y Gonzalo Fuentes, que pidieron el sobreseimiento de su cliente tras considerar que no existe una prueba contundente que vincule a Sadonio con alguno de los imputados del crimen de Oldani. De hecho, en la audiencia ambos letrados remarcaron que de las computadoras y celulares secuestradas en la casa del bioquímico no surgió ninguna conexión entre Sadonio, o su entorno familiar, con el homicidio.

En otro orden, los abogados ratificaron que su cliente estuvo en Ataliva aquel día en que por lo menos cinco jóvenes (Damiani, Juan Manuel Ruffino, Bruno Figueroa, Agustina González y Andrés Kaipl) realizaron trabajos de inteligencia en Turismo Oldani SRL en horas de la mañana y luego, cerca de las 17.45, fueron en dos autos, irrumpieron en local y cometieron el asalto que terminó con el dueño del local muerto por un balazo en el abdomen.

VIDEO Oldani.jpg
El crimen ocurrió el 11 de febrero del 2021, en el interior de la galería Rivadavia ubicada en La Rioja al 2400.

El crimen ocurrió el 11 de febrero del 2021, en el interior de la galería Rivadavia ubicada en La Rioja al 2400.

El argumento fue a su vez confirmado por el propio Sadonio que declaró ante el juez y recordó que en la época cuando ocurrió el homicidio en cuestión, viajaba en colectivo a Ataliva los lunes y se quedaba en la casa de una conocida hasta el martes para tomar muestras de sangre y orina de distintos vecinos de la localidad. Dichos análisis fueron cargados en un software instalado en una computadora y anotados en un cuaderno particular de Sadonio. En esa línea, tanto el bioquímico como sus defensores, indicaron que cuando ocurrió el crimen de Oldani el hoy imputado se encontraba en la localidad del departamento Castellanos por lo que fueron convocadas las distintas personas que realizaron los análisis y cuyos testimonios fueron incorporados a la causa.

Leer más ► Las llamadas por las que detuvieron a un bioquímico en el caso Oldani jamás existieron

No obstante, sacaron a la luz la confusa situación que se dio con las supuestas “cientos de comunicaciones” que había cotejado el personal del Organismo de Investigaciones (que efectuó la investigación) entre Sadonio y el imputado Andrés “Andrecito” Kaipl. Las mismas jamás existieron y hasta el propio Kaipl supo decir, al momento de ser imputado en Tribunales, que no conocía al bioquímico.

Identifica situación se dio con Damiani en la rueda de reconocimiento que se llevó a cabo en Tribunales, el 8 de enero del 2021, previo a la audiencia en que fue liberado Sadonio. En aquella oportunidad, Damiani no reconoció a Sadonio como el hombre que salió de la farmacia y brindó el dato a la banda sobre Oldani.

Los fundamentos de la defensa fueron luego contrarrestados por los fiscales Gonzalo Iglesias y Ana Laura Gioria que se opusieron al pedido de sobreseimiento de Sadonio luego de argumentar que uno de los puntos que lo vincula al crimen de Oldani es un peritaje basado en un impacto de antena de uno de los teléfonos de Sadonio.

fiscal Gonzalo Iglesias.jpg
Iglesias se desempeña en la Unidad Especial de Homicidios de Santa Fe.

Iglesias se desempeña en la Unidad Especial de Homicidios de Santa Fe.

Tal impacto, según Iglesias, se dio justamente el 10 de febrero del 2020, por la tarde, fecha en la que Sadonio dijo haber viajado y estado en Ataliva. Además, explicó al juez que el software en donde el bioquímico cargó los análisis realizados en aquella localidad -los cuales fueron acreditados por la defensa- se puede “alterar". Sin embargo, no dio ningún indicio de que haya sido adulterado.

El fiscal Iglesias aprovechó la oportunidad para argumentar que las “cientos de escuchas” que habrían vinculado a Sadonio con la banda del homicidio nunca fueron utilizadas como evidencia en la causa. Y, de hecho, aclaró que por esa situación se inició una investigación administrativa a cargo de la auditora del MPA, María Cecilia Vranicich, quien evaluó su desempeño y archivó las actuaciones al no encontrar "ninguna falta" por parte del funcionario judicial.

Finalmente, y sobre el recorrido de Damiani, el funcionario judicial dijo que fue “altamente incriminatorio” contra Sadonio y, durante el mismo, el imputado le expresó a su abogado, en nueve oportunidades, situaciones que vinculaban al bioquímico con el caso Oldani.

En torno a esta última situación, el juez Silva le preguntó tanto a la Fiscalía como a la Defensa por qué, a raíz de la declaración de Damiani, no se hizo otro reconocimiento con los otros imputados en la causa (Figueroa, fallecido este año en la cárcel, Ruffino y Kaipl), situación que generó incomodidad en ambas partes. “Es llamativo que ni la defensa ni Fiscalía lo hayan solicitado teniendo en cuenta que pudo haber sido útil”, resaltó el magistrado que finalmente dispuso un cuarto intermedio y dejó con un final abierto el pedido de sobreseimiento de Sadonio.