menu
search
Policiales Homicidio | Maxi Olmos |

Con Pastelito y el Gringo como acusados, comienza este martes el juicio por el crimen de Maxi Olmos

El homicidio ocurrió en septiembre de 2019 para robarle la moto. Ambos acusados también serán juzgados por haber atacado al peluquero Horacio Leguizamón, días antes del asesinato de Olmos.

Chats eliminados en Whatsapp, una heladera con una calcomanía de Harry Potter, la moto del “Gringo” y la declaración de otros dos coimputados fueron algunos de los elementos claves con los que la fiscal Rosana Marcolín logró vincular a dos peligrosos motochorros particularmente con dos violentos robos de motos cometidos en Santa Fe: el del peluquero Horacio Leguizamón y el del joven Maximiliano Olmos, que le costó la vida.

Ambos hechos fueron perpetrados en septiembre de 2019 y comenzarán a ser juzgados el martes 20, un día después del tercer aniversario del crimen de Olmos, atacado a balazos la noche del 19 de septiembre en barrio Mariano Comas. La familia de Maxi es querellante en la causa con representación de los abogados Carolina Walker, Martín Risso Patrón y Matías Pautasso.

En el banquillo de los acusados estarán Cristian Horacio “Pastelito” Martínez y Jesús Ignacio “el Gringo” Noriega, quienes llegan al juicio en prisión preventiva. Al momento de ser vinculados con los ataques a Olmos y Leguizamón, los dos imputados ya se encontraban detenidos por conformar una banda dedicada al robo de motos en la ciudad.

2022 09 20 CREO AZUCENA MAMA DE MAXI OLMOS

Juicio oral y público

Según lo dispuso la Oficina de Gestión Judicial (OGJ), el martes 20 de septiembre, a las 8.30, dará comienzo el juicio oral y público. El tribunal estará compuesto por los jueces Sergio Carraro –presidente–, Sandra Valenti y Pablo Ruiz Staiger, quienes escucharán las declaraciones de más de 50 testigos. Se prevé que el viernes 23 se realicen los alegatos de clausura mientras que el 27 se daría a conocer el veredicto.

"Pastelito", de 22 años, y el "Gringo", de 25, están acusados como coautores del "homicidio doblemente calificado, por haber sido cometido con alevosía y criminis causa" de Maxi Olmos, y de la "tentativa de homicidio calificado criminis causa" en perjuicio de un peluquero, y enfrentan una posible pena de prisión perpetua. La defensa de "Pastelito" está a cargo del abogado particular Luis Rittiner y a "Gringo" lo representa Ignacio Alfonso Garrone.

Entre la prueba que será ventilada en el juicio se encuentra material fotográfico que vincula a los acusados con los ataques, entre las que se encuentran fotos de las motos y capturas de pantallas de grupos de Facebook, fotos que también fueron encontradas en la carpeta de la cámara del celular de Martínez el mismo día del hecho a minutos de haber ocurrido. Se ofrecieron capturas de pantalla de chat de grupo de whatsapp "El chaquito ATR” donde se observa la moto robada a Leguizamón y que fue secuestrada en uno de los allanamientos, con el número de celular que la envía, perteneciente a Pastelito Martínez.

ALLANAMIENTO MAXI OLMOS.jpg
El momento en que la PDI y TOE hicieron un allanamiento para desmembrar la banda de

El momento en que la PDI y TOE hicieron un allanamiento para desmembrar la banda de "Pastelito".

Entre los elementos secuestrados también se cuenta con una manija de freno de moto, levantada en la escena del crimen perteneciente al rodado de Maxi Olmos, y una foto tomada con el celular de Martínez, media hora después del ataque, de una Honda Tornado con el freno roto. Martínez fue detenido en la casa de su pareja, donde se secuestraron siete motocicletas, entre ellas la utilizada en los robos de Leguizamón y Olmos.

Los testigos presenciales del ataque a Olmos y el propio Leguizamón reconocieron esa motocicleta en una rueda realizada en la puerta de la PDI, exhibida junto a otras motos similares. En tanto Noriega fue detenido un par de días después en Villa Dora, y al requisarse su vivienda se secuestró la heladera con la calcomanía de Harry Potter que era vista en las fotos viralizadas de la moto robada a Leguizamón.

Otra prueba fundamental es el informe de geolocalización realizada al teléfono celular de Martínez la noche del crimen de Olmos, que lo ubica cerca de las 21 del 19 de septiembre en inmediaciones del lugar del hecho.

Como testigos serán convocadas unas 50 personas entre las que se encuentran el personal policial interviniente, los peritos que realizaron diferentes informes, testigos presenciales del ataque de Maxi, testigos de actuación de los allanamientos, la mamá y la pareja de Olmos, la pareja del acusado Noriega, y los dos compañeros de celda e integrantes de la banda de robamotos de Martínez y Noriega.

moto maxi.jpg

“Un brindis por el finado”

Todo este cúmulo de evidencia en contra de Pastelito y el Gringo fue ventilado en detalle en la audiencia de prisión preventiva, el 6 de diciembre de 2019, y ahora serán producidos como prueba durante el juicio, sostenido con la declaración de los testigos y los investigadores. En aquella audiencia, Marcolín repasó lo aportado a la causa en especial por cuatro testigos: dos vecinos que presenciaron el ataque a Olmos y dos coimputados junto a "Pastelito" y el "Gringo" como integrantes de la misma asociación ilícita.

Los coimputados, hoy ya condenados, Brian y Alberto Muñoz, aportaron conversaciones mantenidas con "Pastelito" y el "Gringo" en las que se jactaban que nunca podrían involucrarlos con el crimen de Olmos ya que a la motocicleta no la iban a encontrar. En una conversación de whatsapp mantenida el día 11 de septiembre, previo al robo a Leguizamón, se destaca cómo Noriega y Martínez estaban buscando motos Tornado, porque las tenían encargadas.

En tanto, el día del crimen de Olmos se dio una conversación de whatsapp entre Noriega y Martínez en la que coordinaban “salir esa noche” y Noriega le insistía que le lleve un casco. Minutos después de las 21 del 19 de septiembre, posterior al crimen de Maxi, vuelven a comunicarse y se refieren a lo ocurrido: “Ni cabida a nadie, antes de vender la moto, sacale la batería”, “borrá todo”, “¿ya la tenés vendida?” y por último un mensaje de marcado desprecio a la vida: “Vamos a tomar algo por el finado”.