martes 17 de mayo de 2022
Policiales | robo |

Cómo fue la compleja investigación que permitió esclarecer el crimen de Maxi Olmos

La fiscal Marcolín expuso la abundante carga probatoria que incrimina a "Pastelito" Martínez y al "Gringo" Noriega como los autores del crimen. El juez Falkenberg impuso la prisión preventiva.

El juez Nicolás Falkenberg avaló la pretensión de la fiscal Rosana Marcolín y los abogados querellantes Martín Risso Patrón, Carolina Walker Torres y Matías Pautasso, y dispuso que los dos imputados por el homicidio de Maximiliano Olmos y el robo a Horacio Leguizamón tramiten la causa en prisión preventiva.

La audiencia se desarrolló en la sala 3 del subsuelo de tribunales, y se extendió por dos horas y media bajo la atenta mirada de familiares y allegados del joven víctima del hecho, que rompieron en llanto en más de una oportunidad.

Leer más ► Los cabos sueltos que permitieron esclarecer el caso de Maxi Olmos

Testigos fundamentales

Cristian "Pastelito" Martínez y Jesus "Gringo" Noriega fueron imputados el pasado 19 de noviembre como coautores de los robos de las motocicletas de Horacio Leguizamón y Maximiliano Olmos, como así también la tentativa de homicidio del primero y el homicidio consumado de Olmos, con los agravantes de alevosía y criminis causae.

“Vamos a tomar algo por el finado, que es contundente”, fue el espeluznante mensaje que encontró la Justicia

Durante la audiencia, Marcolín repasó lo aportado a la causa en especial por cuatro testigos: dos vecinos que presenciaron el ataque a Olmos, y dos coimputados junto a "Pastelito" y el "Gringo" como integrantes de la misma asociación ilícita.

Uno de los testigos del hecho relató cómo el joven Olmos era perseguido por otras dos personas en moto, cómo le efectuaron un disparo que lo hizo caer de la motocicleta y cómo, una vez que se hicieron de su rodado, le volvieron a disparar y se dieron a la fuga.

Los coimputados, Brian y Alberto M. aportaron conversaciones mantenidas con "Pastelito" y el "Gringo" en las que se jactaban que nunca podrían involucrarlos con el crimen ya que a la motocicleta no la iban a encontrar.

allanamiento maxi olmos 2jpg.jpg

Dos hechos relacionados

El robo de la motocicleta de Leguizamon ocurrió una semana antes del ataque a Olmos. Leguizamón recibió un disparo en la pierna para que abandone su motocicleta, y otro disparo dirigido a su cabeza cuando los ladrones se retiraban con el vehículo.

El hijo de la víctima aportó a la fiscalía la captura de pantalla de un grupo de whatsapp, “El chakito ATR”, conformado por personas que comparten su interés por las motocicletas. Allí remarcaba la fotografía de una motocicleta que sería la utilizada para el robo del rodado de su padre.

En el mismo sentido aportó dos fotos de la moto de su padre que estaba siendo viralizada por redes sociales para la venta. De estas fotos se destacan dos cosas: la patente y la puerta de una heladera con una calcomanía muy particular.

maxi olmos.jpg
La vícitima tenía 25 años al momento del asesinato.

La vícitima tenía 25 años al momento del asesinato.

Martínez fue detenido en la casa de su pareja, donde se secuestraron siete motocicletas, entre ellas la utilizada en los robos de Leguizamón y Olmos. Esa moto había sido robada en el mes de mayo con la misma modalidad en Blas Parera y Ayacucho.

Los testigos presenciales del ataque a Olmos y el propio Leguizamón reconocieron esa motocicleta en una rueda realizada en la puerta de la PDI, exhibida junto a otras motos similares.

En tanto Noriega fue detenido un par de días después en Villa Dora, y al requisarse su vivienda se secuestró la heladera con la calcomanía particular que era vista en las fotos viralizadas de la moto robada a Leguizamón.

Leer más ► Dieron con los presuntos implicados que tiene el homicidio de Maxi Olmos

Robos por encargo

Las pericias practicadas a los teléfonos celulares secuestrados, especialmente al de "Pastelito" Martínez, fueron reveladores para entender la mecánica de los robos de motos y la vinculación de los dos implicados con los hechos investigados de Olmos y Leguizamón.

ALLANAMIENTO MAXI OLMOS.jpg
El momento en que la PDI y TOE hicieron un allanamiento para desmembrar la banda de "Pastelito".

El momento en que la PDI y TOE hicieron un allanamiento para desmembrar la banda de "Pastelito".

En una conversación de whatsapp mantenida el día 11 de septiembre, previo al robo a Leguizamón, se destaca cómo estaban buscando motos Tornado, porque las tenían encargadas.

En tanto el día del crimen de Olmos se dio una conversación de whatsapp entre Noriega y Martínez en la que coordinaban “salir esa noche” y Noriega le insistía que le lleve un casco. Minutos después de las 21, posterior al crimen de Maxi, vuelven a comunicarse y se refieren a lo ocurrido: “ni cabida a nadie, antes de vender la moto sacale la batería”, “borrá todo”, “¿ya la tenés vendida?” y por último un mensaje de marcado desprecio a la vida: “vamos a tomar algo por el finado”.

Por último, también en el teléfono de Martínez se lograron recuperar diferentes fotografías que los incriminan: una tomada a la foto de Maxi, posterior al robo ya que se percibe que tenía la palanca del embriague partida. El fragmento fue secuestrado como evidencia en el lugar del hecho. Además, capturas de pantalla de la noticia publicada por Aire Digital a los pocos minutos del hecho.

Leer más ► Sospechan que a Maxi Olmos lo mataron porque reconoció a "Pastelito"

Sin lugar a dudas

Al momento de resolver, el juez Nicolás Falkenberg destacó la “excelente investigación" realizada por la División Inteligencia de la Policía de Investigaciones, comandada por la fiscal Marcolín.

Para el magistrado “no hay lugar a dudas de la participación de ambos imputados”, que se corona con la frase “vamos a tomar algo por el finado, que es contundente”. En este sentido también, Falkenberg dio por acreditado que los hechos ocurrieron tal como los atribuyó la fiscalía, tanto en el robo de Leguizamón como en el robo de Olmos.

El juez también avaló la calificación legal de homicidio agravado criminis causae y por alevosía que había sido cuestionada por la defensa de Noriega, el abogado Ignacio Alfonso Garrone. Además dio por acreditada la existencia de riesgos procesales al enfrentar una posible pena a prisión perpetua y resolvió imponer la medida cautelar de máxima para ambos imputados.

Temas

Dejá tu comentario