martes 18 de febrero de 2020
Policiales | robo | sala |

Con dos videos se reveló cómo fue el homicidio de Lautaro Saucedo en barrio Guadalupe

Este mediodía los fiscales Hernández y Torres expusieron ante la jueza Carrara qué sucedió el martes pasado en Risso al 2200. Cerca de las 14, la magistrada ordenó que el agente policial imputado quede en prisión preventiva.

Francisco Aldo Olivares quedó en prisión preventiva este mediodía imputado por el homicidio de Lautaro Saucedo ocurrido el martes pasado entre las 10.30 y las 11 en el barrio Guadalupe. La resolución judicial se dio después de una audiencia que tuvo lugar en la sala I del subsuelo de tribunales y de la que participaron los fiscales Ezequiel Hernández y Martín Torres los cuales solicitaron exhibir los videos que registraron el momento del hecho, para sostener la atribución delictiva. La defensora pública de Olivares, Leticia Feraudo, intentó evitar la proyección de las imágenes, pero la jueza Rosana Carrara avaló la pretensión fiscal y permitió la proyección de las mismas. A partir de allí, se develó el misterio.

Durante la audiencia -de la que participaron familiares de Saucedo como así también Francisco Olivares- los fiscales explicaron que el violento suceso fue registrado por las cámaras de seguridad de una vivienda, donde justamente reside un personal policial que al escuchar lo que ocurrió en la puerta de su casa, se puso el uniforme y salió a prestar colaboración.

Todo ocurrió en la vereda de su casa -Risso al 2200- y quedó registrado en primer plano. En el video se vio a una mujer -de 73 años- que caminaba por la vereda con una bolsa de papel en la mano. La misma fue abordada por Saucedo el cual intentó sustraer dicha bolsa por lo que se dio un forcejeo entre ambos pero también un diálogo.

ladrón-herido-en-la-espalda-en-barrio-Guadalupe.jpg
Lautaro Saucedo murió el martes tras un impacto de bala en la columna.

Lautaro Saucedo murió el martes tras un impacto de bala en la columna.

Al no lograr hacerse de la bolsa, el joven desistió y comenzó a retirarse. Fue en ese momento en que la imagen mostró que la mujer le expresó unas palabras por lo que el chico volvió y la señora le entregó dinero. Seguidamente Saucedo se retiró por el mismo lugar por donde había llegado.

Allí entró en escena Olivares, quien vestido con una campera roja de la firma Coca Cola -y una gorra- mantuvo un breve diálogo con la mujer víctima del confuso episodio. Finalmente, sacó un arma y efectuó un solo disparo y no dio ninguna voz de alto.

“Estoy muy apenado”

Luego de la exposición del video el imputado pidió hacer uso de la palabra y explicó que ese día trabajaba como seguridad en un reparto de gaseosas, y que uno de sus compañeros lo alertó sobre un posible robo. “Le pregunto a la señora si la habían asaltado, me dijo que sí, le pregunté si estaba bien, me dijo que sí; entonces hago dos o tres pasos y digo <> y efectué el disparo, pero no para que falleciera sino para que no se vaya", confesó.

"No fue mi intención, estoy muy apenado de lo que pasó. Quise proceder como personal policial, estoy profundamente mal por lo ocurrido, no era lo que yo quería. A los familiares les pido perdón, es algo irreparable”, agregó.

LADRÓN HERIDO EN BARRIO GUADALUPE 2.jpg
El arma reglamentaria que utilizó el policía para matar al joven de 17 años

El arma reglamentaria que utilizó el policía para matar al joven de 17 años

A raíz de estas palabras fue que la defensora intentó mejorar la situación de Olivares y pretendió que se imputado por una calificación jurídica menos gravosa: la de homicidio preterintencional. “Quiso evitar la evasión, realiza trabajos administrativos, no está acostumbrado a actuar en la calle. No tuvo intención de ocasionar daño, fue un proceder negligente con un resultado no buscado”, insistió Feraudo.

Pedido ratificado

Finalmente, los fiscales Torres y Hernández mantuvieron la grave imputación de homicidio triplemente calificado sobre Olivares, por haber sido cometido por un arma de fuego, por alevosía y por abuso de su condición de policía. Para los funcionarios judiciales, Saucedo disparó por la espalda sin dar una voz de alerta. “Actuó sobre seguro y a traición”, argumentaron.

Los fiscales además precisaron que Olivares desempeñaba una tarea que no le estaba permitida, y con el arma reglamentaria que brinda la fuerza provincial. No obstante ello, Hernández aclaró que si bien el imputado se presentó con el cargo de Subcomisario, con el devenir de la pesquisa se determinó que el mismo no reviste tal jerarquía.

A modo de conclusión, hicieron hincapié en que el imputado fue el primero en contactarse con la Central del 911 y dijo que existió un "enfrentamiento”, con lo cual para los investigadores quedó evidenciado que “desde un primer momento intentó obstruir el trabajo de la Justicia y mejorar su situación”.

Temas

Dejá tu comentario