martes 29 de septiembre de 2020

Despidieron los restos de Lautaro Saucedo, el adolescente baleado por un policía en barrio Guadalupe

Familiares, amigos y hasta el pastor de la Iglesia Evangélica a la que asistía Lautaro, se acercaron a la casa de velatorios para despedirlo. El jueves imputarán al policía que le disparó.

Redacción Aire Digital

Lautaro Saucedo tenía 17 años. El martes por la tarde murió luego de haber sido baleado en la espalda por un policía que se encontraba fuera de servicio. El adolescente huía tras haber sustraído dinero a una mujer de 73 años en inmediaciones de barrio Guadalupe. En medio de la investigación que intenta dilucidar si se trata de un caso de “gatillo fácil”, los restos de Lautaro fueron despedidos.

El móvil de Aire de Santa Fe estuvo presente en la casa de velatorios de Suipacha y 25 de mayo, donde familiares y amigos de Lautaro se concentraron consternados por la brutal muerte. También se acercó el pastor de la Iglesia Evangélica a la que asistía el joven y en la que se le brindaba contención por conflictos personales y familiares que atravesaba.

En la búsqueda de explicaciones a tan temprana y violenta muerte, los testimonios recogidos por por Julián Brochero para Aire de Santa Fe, coinciden en que la víctima del robo cometido por Lautaro no opuso resistencia, algo que allegados al policía que le disparó habían argumentado. También aseguraron que Walter, su padre, logró llegar al lugar donde estaba el cuerpo de su hijo tendido y logró dialogar algunas pocas palabras antes del deceso. No obstante, todas las versiones están siendo investigadas.

Un policía baleó por la espalda a un ladrón que asaltó a una abuela en barrio Guadalupe
Un policía baleó por la espalda a un ladrón que asaltó a una abuela en barrio Guadalupe

Aire Digital pudo saber que el funcionario policial, cuyas iniciales son F.O., efectuaba horas extras con su arma reglamentaria -una 9 milímetros- cuando no estaba habilitado para ello, ya que reviste una jerarquía de Subcomisario por lo que tiene prohibido efectuar “horas adicionales” en la fuerza debido al puesto que ocupa para la fuerza y la escala salarial que percibe.

A la irregular e ilegal situación, se suma que el mismo funcionario policial prestaba “servicios” sin su respectivo uniforme que permitiera identificarse como empleado de la Policía de Santa Fe.

Este martes se confirmó que el joven asaltante abordó a la mujer de 73 años y le intentó sustraer una bolsa, pero después la víctima del robo le entregó un monedero. Seguidamente corrió y fue en ese momento cuando el Subcomisario quiso demorarlo con la “voz de alto” pero ante la negativa efectuó un solo disparo que impactó en la segunda vértebra lumbar de la columna. Para evidenciar ello, trascendió que los investigadores pudieron obtener un registro fílmico que pudo captar la secuencia.

Dejá tu comentario