sábado 8 de agosto de 2020
Ocio | Torta | Receta | Chocolate

Torta de agua: una receta simple ¡sin leche ni huevos!

Preparar una torta para la hora de la merienda es más fácil de lo creés, sobre todo con una receta que no requiere muchos ingredientes.

Preparar una torta para la hora de la merienda es más fácil de lo creés, sobre todo con una receta que no requiere muchos ingredientes. Este el caso de la llamada torta de agua, muy compartida por la cocinera italiana Andrea Soranidis, en su web “The Petite Cook”.

Esta torta es libre de lácteos y huevos, así que ideal para cualquier persona con alergias o intolerancia a lactosa. “El pastel de agua italiano tradicional ha existido durante décadas. Es suave y desmenuzable, con un delicioso toque de vainilla y chocolate, y está hecho con solo 6 ingredientes simples“, explicó Soranidis.

Ingredientes

370 gramos de de harina

Levadura

1 cucharadita de extracto de vainilla

80 ml de aceite

380 ml de agua

240 gr azúcar

4 cucharadas de cacao en polvo (opcional)

“Se puede usar harina con polvo de hornear, pero tené en cuenta que tu torta se elevará mucho más, y la textura podría no ser tan desmenuzable y ligera. Por lo tanto, recomiendo usar la harina normal“, aclara la cocinera experta de la receta.

Asimismo, ella destaca que el agua es “el ingrediente mágico de esta torta fácil”. Si querés, podés sustituirla fácilmente por jugo de naranja fresco, o leche.

Preparación

En primer lugar tenés que mezclar el aceite de oliva, el agua y la vainilla en un taza. En otro recipiente, agregá la harina tamizada, el azúcar y el cacao en polvo (opcional).

Luego, vertí lentamente la mezcla líquida con los ingredientes secos, y revolvé suavemente con una espátula, hasta que quede bien integrado y sin grumos.

Tendrás que hornear la preparación durante 40 minutos aproximadamente, en un molde aceitado, previamente. Trascurrido ese tiempo, deberás insertar un palillo en el centro de la torta, si sale limpio, es porque está listo y podés sacarlo del horno de forma segura. Dejá que se enfríe y si querés, espolvorealo con azúcar impalpable.

FUENTE: La cien