Mitos y prejuicios sobre el yoga que son falsos

En los últimos años cada vez proliferan más tipos de entrenamientos y disciplinas físicas para mejorar nuestro bienestar. Sin embargo, el yoga no ha perdido su posición privilegiada por los extensos beneficios físicos y mentales que nos aporta. Aun así, sigue existiendo cierta confusión con qué es realmente el yoga ¿sirve solo para concentrarnos?


La gran mayoría de disciplinas físicas que podemos encontrar en cualquier gimnasio son actividades con música a gran volumen, ritmos pegadizos y emocionantes, y movimientos que claramente implican un esfuerzo físico muy significativo. Sin embargo, el yoga es, aparentemente, todo lo contrario.

El entorno del yoga busca la concentración, se respira un ambiente relajado y alejado de todo lo que implique velocidad y ajetreo. Aun así, el yoga también se recomienda para adelgazar y es una disciplina de entrenamiento muy exigente que consigue trabajar el cuerpo y la mente al más alto nivel.

Leer más► La técnica de yoga facial llegó para rejuvenecer tu piel con ejercicio

El yoga es solo para personas flexibles: falso

Al contrario, trabajando con tu cuerpo en esta disciplina puedes conseguir que tu cuerpo adquiera la flexibilidad que necesitas, y que puedas ir avanzando hacia tipos de yoga más complejos y asanas que requieran un nivel de flexibilidad más avanzado.

Hay varios tipos de yoga, y cada uno potencia unos beneficios y tiene más o menos una complejidad. Por eso, a la hora de iniciarte con esta disciplina resulta muy útil hacer un poco de investigación sobre qué tipo de yoga se adapta mejor a tu flexibilidad.

Para no iniciados, y para quien sus músculos todavía sean muy poco flexibles, es recomendable el hatha yoga, que generalmente se recomienda a los principiantes. Pero que no te privará de una unión de bienestar físico y espiritual, pues trabajarás con la respiración la integración de asanas de fuerza muscular, que potencian que mejores tu flexibilidad y a la vez ayudan a rebajar el nivel de estrés, mejorando tu postura y ayudándote a adquirir un mayor control sobre tu propio cuerpo.

Leer más► Yoga para niños, ¿por qué no?

El yoga es solo puro relax: falso

Este es uno de los mayores malentendidos para quienes no han profundizado en esta disciplina. Porque el hecho de que el yoga busque la armonía entre cuerpo y mente, y exija una gran concentración, no significa que las sesiones sean solo relajación y tranquilidad, sino todo lo contrario. En la mente de quien practica yoga se realiza un trabajo complejo y este a su vez se transmite al cuerpo.

Que el yoga sea un ejercicio físico que no se apoye en música “rítmica” puede generar ese malentendido. Porque al buscar la concentración se persigue un estado mental conectado con nuestro propio control, y no con cierta exaltación de los sentidos que en ocasiones se potencia en otras disciplinas físicas. En el yoga no prima la velocidad y la fuerza, sino el control. Sin embargo, a veces ese control se confunde con un relax que no lleva a nada más, y es todo lo contrario.

Con el yoga no se adelgaza: falso

Existen tipos de yoga bastante duros que ponen nuestro cuerpo a punto porque son muy exigentes con el esfuerzo físico que te requieren. Vinyasa yoga, también llamado vinyasa flow yoga, consiste en la coordinación del cuerpo y de la respiración bajo un trabajo físico perfectamente indicado para perder de peso, pues se trata de un ejercicio aeróbico.

También existe un tipo de yoga que se realiza en una sala especial con una alta temperatura, llegando a los 42ºC y un nivel de humedad muy por encima de lo habitual. Se llama hot yoga, y hace que nuestra frecuencia cardiaca sea mayor, por lo que además de poner a prueba nuestro organismo con el propio ejercicio físico de un yoga muy exigente, estaremos intensificando la sudoración y la aceleración del pulso.

Sin embargo, no corremos peligro con el yoga, ya que las posturas tienden a la búsqueda de un equilibrio integral, y por eso cuando separamos los brazos y piernas del tronco estamos abriendo las vías para que el corazón bombee más sangre y el ritmo cardiaco supere las condiciones físicas y térmicas del yoga sin llegar a colapsarnos.

Fuente: Hola

NOTICIAS DESTACADAS