domingo 5 de julio de 2020
Ocio | Receta | Chocolate |

La mejor (y más fácil) receta de caramelos de chocolate para hacer en casa

Una deliciosa receta para que disfruten los chicos, pero también le conviden a los grandes: caramelos de chocolate caseros.

Con los chicos todo el día encerrados en casa por la cuarentena, los pedidos de golosinas son incesantes. Para no gastar una fortuna en el kiosko, y dejar a todos contentos, te ofrecemos esta receta de caramelos de chocolate. Para hacer en casa, incluso con la ayuda de los chicos, los caramelos de chocolate son fáciles y deliciosos. Cuidando que no se ensucien demasiado (los dedos con chocolate marcados por toda la casa no son recomendables) podemos poner manos a la obra y dejarles rallar el chocolate.

Para que coman mientras miran televisión, o para que los adultos “engañen el estómago” hasta al hora de comer, los caramelos de chocolate son ideales. Y tienen muchas propiedades beneficiosas para la salud: reduce los niveles de colesterol gracias a su poder antioxidante, y ayuda a controlar la diabetes y la sensibilidad de la insulina.

También disminuye la presión sanguínea, y el riesgo de padecer enfermedades cardíacas disminuye la presión sanguínea, el colesterol malo y el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Trabaja sobre la hormona cortisol, que colabora para bajar el estrés, y produce una sensación de bienestar.

Ingredientes:

  • 200 gr de chocolate semiamargo
  • 500 gr de azúcar
  • 1 lt de leche
  • 125 gr de glucosa

Preparación:

1. Rallar el chocolate. Se aconseja ponerlo un ratito en el freezer antes, para que no se derrita en el proceso. También se puede usar un trozo de papel aluminio para no tocar directamente la barrita y transmitirle nuestro calor corporal.

2. Poner en una cacerola, preferentemente de cobre.

3. Agregar el resto de los ingredientes.

4. Llevar a fuego lento y mezclar. Revolver permanentemente hasta que llegue a punto bolita firme.

5. Retirar del fuego y volcar en un molde rectangular (20 x 30 aproximadamente) previamente enmantecado, o con rocío vegetal.

6. Dejar enfriar (no hace falta llevar a la heladera).

7. Cuando está frío y sólido, desmoldar y cortar en cuadraditos.

8. Envolver cada cubito en papel manteca o aluminio para que no se peguen.

FUENTE: La cien radios