El tétrico plan del femicida Maschio: asesinar a Cecilia Burgadt, quedarse con su auto y descartar el cuerpo

El tétrico plan del femicida Maschio: asesinar a Cecilia Burgadt, quedarse con su auto y descartar el cuerpo

Una serie de elementos recolectados a lo largo de la investigación revelaron cómo fue el crimen de la enfermera del hospital Cullen que fue encontrada hace una semana en una pensión del barrio Las Delicias.


 

Por Ignacio Mendoza

Un cuerpo desnudo, envuelto en una sabana y maniatado. Con más de treinta lesiones “equimóticas, contusas y escoriativas”. Dentro de la habitación de una pensión de barrio Las Delicias. Así de esa manera fue hallado, el sábado pasado, el cadáver de Maria Cecilia Burgdat, la enfermera de de 42 años del hospital José María Cullen, que se convirtió en la nueva víctima de femicidio y por la cual Sebastian Maschio, un changarín de 49 años, quedó en prisión preventiva como el principal sospechoso.

 

La orden para que el imputado en el crimen de Burgdat permanezca detenido fue resuelta el martes luego de una audiencia de tratamiento de la medida cautelar que fue solicitada por los fiscales Andres Marchi y Marcelo Fontana y de la que también participaron las hijas de la víctimas. Estas últimas, fueron quienes minutos previos a que tenga inicio la audiencia de imputación y le solicitaron al juez Sergio Carraro, que Maschio permanezca privado de su libertad hasta que llegue el juicio.

 

Más tarde ingresó a la sala el imputado, quien se identificó ante el juez y contó que tiene 49 años. Que es changarín y que posee un nivel de instrucción educativo que llega al secundario incompleto. Seguidamente habló con su abogado particular, Marcelo Ferreyra y durante toda la audiencia en la sala I del subsuelo de tribunales permaneció cabeza gacha e inmutable a pesar de los detalles que la Fiscalía reveló en un lapso de una hora.

 

Múltiples heridas

 

 

 

Durante la audiencia, los fiscales del caso indicaron que el femicidio de Burgdat fue cometido entre las 14 del viernes 13 y las 4.20 del sábado 14 de septiembre. Para asegurar ello, Marchi aclaró que tanto la víctima como el acusado mantuvieron primero una relación de amistad y después amorosa pero que tiempo atrás, la mujer puso punto final a dicha relación.

 

El tétrico plan del femicida Maschio: asesinar a Cecilia Burgadt, quedarse con su auto y descartar el cuerpo
Los fiscales Marchi y Fontana que investigaron el caso. Maiquel Torcatt/ Aire Digital

 

Sin embargo, Maschio no lo quiso entender y continuó hostigandola. A pesar de que Burgdat inició una relación con otro hombre, el principal sospechoso volvió en más de una oportunidad, según las testimoniales del caso, a seguir acosándola. “No aceptó que lo dejara”, explicó Marchi al juez Carraro, quien además explicó que la víctima en más de una oportunidad estuvo en la pensión donde el sábado fue encontrada en una clara escena dantesca.

 

Leer másQuedó en prisión preventiva el único imputado que tiene el femicidio de la enfermera Bugardt

 

Para los investigadores del caso, Burgdat fue asesinada con elementos contundentes ya que en el interior de la habitación en donde fue encontrado el cuerpo hallaron una pata de madera de una cama y una piedra. Ambos elementos con rastros de sangre por lo que se presume fueron utilizados por Maschio para dar muerte a la mujer.

 

El cuerpo de la enfermera tenía un total de 37 heridas, según reveló el informe de autopsia que llevó a cabo el Cuerpo Médico Forense. Las mismas fueron distribuidas en distintas zonas del cuerpo, lo cual permitió establecer el completo ensañamiento que tuvo el asesino con la víctima al provocarle lesiones “equimóticas, contusas y escoriativas”.

 

Tal crimen, estiman los investigadores, fue cometido entre el viernes por la tarde o sábado por la madrugada ya que la mujer fue vista por última vez, cerca de las 14, fuera del hospital Cullen cuando subió a una motocicleta color cuyo conductor no logró ser identificado ya que circulaba con un casco en dirección al norte.

 

Golf de los noventa

 

 

 

El caso cuenta con un párrafo aparte ya que tiene vinculación con un automóvil que la enfermera Burgdat le compró a un hombre por medio de Maschio. Se trata de un Golf rojo modelo 97 -dominio de AON 055- el cual se encontraba estacionado fuera de la pensión que alquilaba el hoy acusado y que fue visto por las hijas de la víctima cuando las mismas salieron a buscar a su madre al no tener novedades desde las 13.30 del viernes. Tras dar aviso al Comando Radioeléctrico, el auto fue secuestrado mientras que Maschio quedó en calidad de arrestado y fue trasladado a la sede de Trata de Personas para que le tome declaración.

 

El tétrico plan del femicida Maschio: asesinar a Cecilia Burgadt, quedarse con su auto y descartar el cuerpo
El momento del peritaje frente a la Seccional Sexta.

 

Ese auto, que durante el sábado por la mañana fue peritado en la puerta de la seccional Sexta por peritos de la PDI, fue adquirido por la enfermera días antes por un monto de 85 mil pesos y había quedado a cargo de Maschio ya que este se había comprometido a realizarle una serie de arreglos mecánicos. Sin embargo, el plan fue otro.

 

Leer másSecuestraron y peritaron el auto vinculado a la desaparición de la enfermera Burgadt

 

Es que a lo largo de la pesquisa, se comprobó que en el caso existió “violencia de genero económica” ya que Maschio se contactó con el vendedor del auto para solicitarle que el coche sea transferido a su nombre y no al de Burgdat. Justamente, quien estaba fallecida en el interior de la habitación que habitaba en barrio Las Delicias.

 

 

Propósito frustrado

 

De la audiencia del martes pasado, el fiscal Marchi dejó entrever que Maschio tuvo la clara intención de ocultar el cuerpo y después descartarlo ya que sostuvo que la forma en la que estaba atado era la tipa manera en que se sujetan los cadáveres que con posterioridad son arrojados en algún determinado lugar.

 

“La forma en que fue encontrado el cuerpo y algunos otros elementos que pusimos en conocimiento nos demostraron de que estaba intentando ocultar lo que había realizado”, sostuvo el funcionario judicial a cargo del caso.

 

Y por esa razón, el fiscal aclaró que Maschio confesó de manera espontanea -cuando estaba arrestado- que se la “había ido la mano” con Burgdat, por que “estaba acorrolado, porque sabían que estaban detrás del domicilio en donde residía” en barrio Las Delicias.

 

 

 

 

 

NOTICIAS DESTACADAS