Condenaron a un policía a 10 años de prisión por el abuso de su sobrina

homicidio

Este viernes los jueces condenaron a 10 años de prisión al hombre de 29 años, integrante de la fuerza policial. Fiscalía había solicitado 17 años por el agravante de guarda, convivencia y el vínculo de la menor.


Este viernes los jueces condenaron a 10 años de prisión al hombre de 29 años, integrante de la fuerza policial. Fiscalía había solicitado 17 años por el agravante de guarda, convivencia y el vínculo de la menor. Solicitaron la inmediata detención del condenado.

La fiscal Alejandra del Río Ayala dijo que a veces no existe relación directa con las penas y todo lo que a los menores les toca padecer.

El juicio se inició el miércoles en los tribunales de la ciudad de Santa Fe. Los fiscales Alejandra Del Río Ayala y Federico Grimberg solicitaron una condena de 17 años de prisión. De acuerdo a lo programado por la Oficina de Gestión Judicial, la sentencia se conocerá el viernes.


Un hombre de 29 años cuyas iniciales son DAF comenzó a ser juzgado el miércoles como autor de delitos contra la integridad sexual de una niña menor de edad de su entorno familiar.

Leer más►Comenzará el juicio oral a un hombre acusado abusar de una nena de su entorno familiar

Agresiones sexuales

El hombre es integrante de la policía de la provincia de Santa Fe y está acusado de ser autor de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante calificado (por el vínculo, por la guarda y por la convivencia preexistente con la víctima menor de 18 años), en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores agravada (por abuso de autoridad, por intimidación y por coerción).

“Los delitos que investigamos fueron cometidos durante aproximadamente tres años, mientras la víctima era menor de 10 años”, precisó la fiscal Del Río Ayala. “Los ilícitos ocurrieron en una vivienda ubicada en la zona norte de la ciudad, a la que la niña concurría para visitar a su tío”, añadió la funcionaria que integra la Unidad Fiscal de Violencia de Género, Familiar y Sexual (GEFAS).

La fiscal argumentó que “las constantes agresiones sexuales de las que fue víctima la menor, provocaron en ella un real sometimiento y humillación”. En tal sentido, sostuvo que “por la diferencia de edad entre el acusado y la víctima; por la relación de parentesco que los une; y por la modalidad, frecuencia y duración de los hechos, los ilícitos tienen entidad suficiente para adelantar el normal desarrollo de la sexualidad de la niña”.

NOTICIAS DESTACADAS